Infidelidad a Dios o Divorcio

 

El pecado es «aversio a Deo et conversio ad creaturas» (STh III, 86,4 ad1m; II-II, 118,5; I-II, 71,6). Aversio en latín tiene más el sentido de apartamiento, separación, que el de aborrecimiento, aunque también puede significarlo. «Todo pecado consiste en la aversión a Dios. Y tanto mayor será un pecado cuanto más separa al hombre de Dios. Ahora bien, la infidelidad es lo que más aleja de Dios… Por tanto, consta claramente que el pecado de infidelidad es el mayor de cuantos pervierten la vida moral» (II-II, 10,3).Summa teológica Santo Tomas de Aquino.

El Matrimonio es la fundación misma de la sociedad, el adulterio destruye el matrimonio y la sociedad, la supervivencia de la raza humana depende del matrimonio, el adulterio acarrea estragos psicológicos, sentimentales, económicos, morales, éticos, familiares, y pone en duda la maternidad y paternidad, poniendo en riesgo la relación filial y por ende destruye el amor.

Después de un tiempo de matrimonio, Gómer, la esposa del profeta Oseas vuelve de nuevo a la prostitución. Pero el drama del profeta cede plenamente el lugar al drama de Dios ante la infidelidad repetida de Israel, con un vínculo tan íntimo como el matrimonial: el vínculo de la Alianza. No obstante la infidelidad de su esposa, Oseas sigue amándola. El profeta se fija cómo trata Dios a Israel y así aprende cómo ha de tratar a Gómer. Aprende a perdonar, como Dios perdona.

Ejemplificando la lucha iniciada por Dios para quitar a su pueblo de los cultos paganos, la infidelidad es idolatria, al placer, al tener y al poder, ellos son, el “otro”, Dios no abandona a su pueblo porque el divorcio no esta contemplado, pero si busca la reconciliación, Todo un dios sufriendo por amor?

No hay otro Dios, ni otro marido, solo queda el castigo, pero el castigo se convierte, paradójicamente, en el primer acto de gracia.
Dios ama entrañablemente a Israel, está enamorado de su “esposa”. Por eso, le lleva al desierto, lugar del primer desposorio, de la Alianza, el lugar del pacto del Señor. Es en el desierto, sin baal, donde se juega el futuro. La salvación no es fruto de un esfuerzo del hombre, sino un acto gratuito de la voluntad amorosa y fiel de Dios

Practicar el derecho y la justicia, eso es lo que significa conocerme, dice el Señor (Jer 22,15s).

La concepción, llamada moderna, parece distinguirse por cerrarse en los egoísmos individuales, que miran la institución familiar sólo como fuente de utilidad personal.

“El mundo, que permite todo
No perdona Nada
Dios que no permite todo
Perdona todo”

Excepto el pecado contra el espíritu santo, la infidelidad.

Los evangelios son categóricos en la condena del divorcio (Mt 5,31-32; 19,3-12; Me 10,2-12; Le 16,16-18).
El evangelio de Jesús sobre esta materia no pretende afirmar una normativa más rigurosa, sino, remitiéndose a la tradición bíblica (Gén 1,27; 2,24), reafirmar la original voluntad del Creador sobre la indisolubilidad como precepto divino, y puede verse en las cartas paulinas (1 Cor 7,10-16.39; Rom 7,2-3).

Como se sabe, ortodoxos y protestantes -que no tienen sacramentos- admiten, al menos para el cónyuge inocente, la recuperación de la libertad de estado en caso de adulterio.

La separación de personas se permite y es recomendada cuando el término adulterio se da a la unión ilícita aberrante, como el incesto o el matrimonio mixto inter religioso con peligro para la fe -como cuando se cambia de religión- o cuando uno de los cónyuges constituye un peligro para la vida, pero el vinculo sigue.

Además de estar excomulgados, a los católicos que se han vuelto a casar por lo civil, en cuanto perseveren en su pecado y de forma manifiesta, no se les puede asistir con la unción de los enfermos (can. 1007). Se les niegan también las exequias eclesiásticas si antes de morir no han dado muestras de penitencia (cf can. 1184, que además requiere el extremo del escándalo público de los fieles y que, de todas formas, determina la obligación de consultar al ordinario del lugar, a cuyo juicio hay que atenerse, en caso de duda; cf también Congregación para la doctrina de la fe, carta circ. Complures conferentiae, 29 de junio de 1973).

“Porque, habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios ni le dieron gracias, … jactándose de sabios se volvieron estúpidos, cambiaron la gloria del Dios incorruptible  por una representación …. Por eso Dios los entregó a las apetencias de su corazón hasta una impureza tal que deshonraron entre sí sus cuerpos; a ellos que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, y adoraron y sirvieron a la criatura en vez del Creador…. Por eso los entregó Dios a pasiones infames; pues sus mujeres invirtieron las relaciones naturales por otras contra la naturaleza; igualmente los hombres, abandonando el uso natural de la mujer, se abrasaron en deseos los unos por los otros, cometiendo la infamia de hombre con hombre, recibiendo en sí mismos el pago merecido de su extravío. Y como no tuvieron a bien guardar el verdadero conocimiento de Dios, entrególos Dios a su mente insensata, para que hicieran lo que no conviene: llenos de toda injusticia, perversidad, codicia, maldad, henchidos de envidia, de homicidio, de contienda, de engaño, de malignidad, chismosos, detractores, enemigos de Dios, ultrajadores, altaneros, fanfarrones, ingeniosos para el mal, rebeldes a sus padres, insensatos, desleales, desamorados, despiadados, los cuales, aunque conocedores del veredicto de Dios que declara dignos de muerte a los que tales cosas practican, no solamente las practican, sino que aprueban a los que las cometen”. Rom 1:21-32

Matrimonio invalido? 3

 

Los Mártires del “Matrimonio”

«Yo soy la voz del que clama en el desierto: Rectificad el camino del Señor, = como dijo el profeta Isaías.». Juan 1:23

“Herodes … había enviado a prender a Juan y le había encadenado en la cárcel por causa de Herodías, la mujer de su hermano …, con quien Herodes se había casado. Porque Juan decía a Herodes: «No te está permitido tener esa mujer…» Herodías le aborrecía y quería matarle, pero no podía, pues Herodes temía a Juan, sabiendo que era hombre justo y santo, y le protegía; y al oírle, quedaba muy perplejo, y le escuchaba con gusto. Y llegó el día oportuno, cuando Herodes, en su cumpleaños, dio un banquete a sus magnates, a los tribunos y a los principales de Galilea.

Entró la hija de la misma Herodías, danzó, y gustó mucho a Herodes y a los comensales. El rey, entonces, dijo a la muchacha: «Pídeme lo que quieras y te lo daré.» Y le juró: «Te daré lo que me pidas, hasta la mitad de mi reino.» Salió la muchacha y preguntó a su madre: «¿Qué voy a pedir?» Y ella le dijo: «La cabeza de Juan el Bautista.» Entrando al punto apresuradamente adonde estaba el rey, le pidió: «Quiero que ahora mismo me des, en una bandeja, la cabeza de Juan el Bautista.»

El rey se llenó de tristeza, pero no quiso desairarla a causa del juramento y de los comensales. Y al instante mandó el rey a uno de su guardia, con orden de traerle la cabeza de Juan. Se fue y le decapitó en la cárcel y trajo su cabeza en una bandeja, y se la dio a la muchacha, y la muchacha se la dio a su madre. Mar 6:17-28

Matrimonio invalido?

En el nuevo código de derecho canónico (Dado en Roma, el dia 25 de Enero de 1983) se permite el divorcio, aunque allí mismo dice que el matrimonio es indisoluble, esta contradicción moderna y que deroga las leyes dictadas por Jesús, Mt 19,3-9, Mt 5,31, Mc 10,2-12 y Lc 16,18, parecerían anular uno de los vínculos familiares más conocidos, el de la sagrada familia, nada menos.

“Código de Derecho Canónico

CAPÍTULO IX

DE LA SEPARACIÓN DE LOS CÓNYUGES

Art. 1

DE LA DISOLUCIÓN DEL VÍNCULO

1141 El matrimonio rato y consumado no puede ser disuelto por ningún poder humano, ni por ninguna causa fuera de la muerte.

1142 El matrimonio no consumado entre bautizados, o entre parte bautizada y parte no bautizada, puede ser disuelto con causa justa por el Romano Pontífice, a petición de ambas partes o de una de ellas, aunque la otra se oponga.”

Impedimento de edad (16 años para el varón y 14 para la mujer): c. 1083

Jesus Cristo y el Divorcio

San Lucas (16,18): Todo el que repudia a su mujer es adúltero; y el que se casa con la repudiada por su marido, es adúltero. Aquí, queda en claro que el vínculo permanece en quien fue repudiada y en el repudiador; no hay por tanto, disolubilidad. Y no aparece la aparente excepción.

San Marcos (10,11): El que repudia a su mujer y se casa con otra, adultera contra aquélla, y si la mujer repudia al marido y se casa con otro, comete adulterio. Por más repudio mosaico que se practique, el nuevo matrimonio de la repudiada o del repudiador constituye adulterio.
¿No habéis leído que al principio el Creador los hizo varón y mujer? Y dijo: ‘Por esto dejará el hombre al padre y a la madre y se unirá a la mujer, y serán dos en una sola carne’ (Mt 19,4-5); y termina su razonamiento diciendo: Así, pues, lo que Dios ha unido no lo separe el hombre
Jesucristo no concede ninguna posibilidad y por tanto, debe explicar cómo se interpreta la actitud de Moisés y defender su posición intransigente, lo que hará apelando nuevamente a la intención originaria del Creador Mat 19:8 “Díjoles El: Por la dureza de vuestro corazón os permitió Moisés repudiar a vuestras mujeres, pero al principio no fue así. Y yo digo que quien repudia a su mujer (salvo caso de fornicación) y se casa con otra, adultera. Dijéronle los discípulos: Si tal es la condición del hombre con la mujer, preferible es no casarse”.
Ahora bien, Jesucristo, después de recordar la permisión mosaica, va a legislar reinstaurando el matrimonio en su fuerza original. Él tiene conciencia de estar abrogando una ley transitoria del Antiguo Testamento; por eso introduce la nueva legislación (al menos en el texto de Mt 5) con las palabras “Mas yo os digo”, locución con la cual en el sermón del monte opone precisamente a la enseñanza de los antiguos su propia superioridad. ¿Y cuál es la enseñanza que él opone a lo que fue dicho a los antiguos? Quien repudia a su mujer (salvo caso de adulterio) y se casa con otra, adultera (Mt 19,9; cf. Mt 5,32).

Aquí está el problema. Mt 19,9: Salvo en caso de adulterio (mé epì porneía); Mt 5,32: excepto en caso de fornicación (parectós logou porneías). Esto aparece en cuatro lugares evangélicos: Mt 19,3-9, Mt 5,31, Mc 10,2-12 y Lc 16,18 El núcleo del problema consiste, en realidad, en la interpretación correcta de las dos expresiones griegas. Porque el adulterio tiene pena de muerte.
Lev 20:10 “Si adultera un hombre con la mujer de su prójimo, hombre y mujer adúlteros serán castigados con la muerte”.

Nulidad Matrimonial?

El matrimonio Católico es indisoluble, a la mujer encontrada en adulterio, se le iba a aplicar la pena de muerte, pero Jesús la salva de la pena y le advierte,”no Peques Más”, porque se te puede aplicar la pena¡¡¡¡¡¡¡

De hecho en el judaismo actual, la pena se “dulcifica”, pero no ha sido levantada la pena de la lapidario, lo que han cambiado son las leyes del mundo, así que a la adultera se le condena al ostracismo.

La relación de Dios con el hombre ha sido un matrimonio desde la creación de Adán y por ello la renovación del pacto o los 10 mandamientos son la relación de un Dios celoso con su esposa, como se percibe en el cantar de los cantares, pero más aún la renovación de la nueva alianza, que perfecciona el antiguo pacto, de Jesucristo claramente es una relación de amor “amaos como Yo os he amado” exige.

En el apocalipsis la forma de explicar el cielo en la nueva Jerusalén son las Bodas eternas del cordero con la humanidad que se ha salvado, los que se han santificado.

Para entender lo que Dios siente cuando le somos infieles, usa al profeta Oseas, Dios ordena a Oseas casarse con una prostituta y tener hijos con ella. La razón? al ser la mujer de Oseas una meretriz, seguiría frecuentando noche tras noche a otros hombres; de esta manera Oseas, en su dolor de esposo engañado, descubriría lo que Dios estaba sintiendo cuando el pueblo se iba detrás de otros dioses y lo abandonaba a él (Os 1,2).

El matrimonio es un sacramento y está, por su propia naturaleza, por encima de la ley humana. Fue instituido por Dios, está sujeto a la ley Divina, y por tal razón, no puede ser anulado por ninguna ley.

De hecho, los que contraen matrimonio lo hacen bajo su propia voluntad, pero deben asumir el contrato y sus obligaciones incondicionalmente. El matrimonio es natural en propósito, pero Divino en su origen. Es sagrado, concebido por el Autor de la vida para perpetuar su acto creativo, engendrar los hijos de Dios, la unión de la pareja en el amor.

La Ley humana, ciertamente reconoce el matrimonio, pero el matrimonio al no haber sido instituido por el hombre, tal ley, no puede anular sus propiedades indispensables.

El matrimonio es monógamo e indisoluble; sólo la muerte disuelve la unión una vez consumada. Cuando los hombres pretenden ser los árbitros definitivos del contrato matrimonial, éstos basan su reclamo en la suposición de que este contrato es meramente de institución humana y que no está sujeto a otras leyes que vayan más allá de las leyes humanas.

Un Decreto de Nulidad no disuelve el matrimonio. Si alguien está aprovechándose del proceso con engaño, esto sería un pecado muy grave para esa persona. Una persona que entra inocentemente en un segundo matrimonio no es culpable de pecado, pero la persona que se aprovechó del proceso para obtener fraudulentamente el decreto, y así poder casarse de nuevo cometería adulterio en su nuevo casamiento.

Ahora te invitamos a analizar lo que según el nuevo código de derecho canónico puedes hacer para anular un sacramento que es equivalente al bautismo el orden sacerdotal etc.

Nulidades derivadas de impedimentos

Impedimentos que nacen de circunstancias personales

• Impedimento de edad (16 años para el varón y 14 para la mujer): c. 1083-

• Impedimento de impotencia antecedente y perpetua: c. 1084 –

Impedimentos que nacen de causas jurídicas

• Impedimento de vínculo o ligamen: c. 1085
• Impedimento de disparidad de cultos: c. 1086
• Impedimento de orden sagrado: c. 1087
• Impedimento de voto público y perpetuo de castidad en un instituto religioso: c. 1088

Impedimentos que nacen de delitos

• Impedimento de rapto: c. 1089
• Impedimento de crimen: c. 1090

Impedimentos de parentesco

• Impedimento de consanguinidad: c. 1091
• Impedimento de afinidad: c. 1092
• Impedimento de pública honestidad: c. 1093
• Impedimento de parentesco legal: c. 1094

Nulidades por vicio de consentimiento

• Nulidad por carecer de uso de razón: canon 1095, 1º
• Nulidad por grave defecto de discreción de juicio: canon 1095, 2º
• Nulidad por incapacidad de asumirlas obligaciones esenciales del matrimonio por causas de naturaleza psíquica (incapacitas assumendi): canon 1095, 3º
• Ignorancia de las propiedades esenciales del matrimonio: canon 1096.
• Error acerca de la persona: canon 1097 § 1
• Error acerca de una cualidad de la persona directa y principalmente pretendida (error redundans): canon 1097 § 2
• Dolo provocado para obtener el consentimiento: canon 1098.
• Error determinante acerca de la unidad, de la indisolubilidad o de la dignidad sacramental del matrimonio (error determinans): canon 1099.
• Simulación total del matrimonio o exclusión de una propiedad esencial: canon 1101
• Nulidad por atentar matrimonio bajo condición de futuro (canon 1102 § 1) o bajo condición de pasado o de presente que no se verifica (canon 1102 § 2).
• Matrimonio contraído por violencia o por miedo grave: canon 1103.

Nulidades por defecto de forma

• Matrimonio nulo por celebrarse sin la asistencia del ordinario del lugar o párroco, o sin su delegación: canon 1108.
• Matrimonio por procurador nulo por vicio del mandato: canon 1105.

Santo Tomas Moro

Santo Tomás Moro (Londres, 1478,  6 de julio de 1535), pensador, teólogo, político, y escritor inglés, que fue además poeta, traductor, lord canciller de Enrique VIII, profesor de leyes, juez de negocios civiles y abogado.

Moro fue un importante detractor de la Reforma protestante y, en especial, de Martín Lutero y de William Tyndale.

En 1535 fue enjuiciado por orden del rey Enrique VIII, acusado de alta traición, por no aceptar la Iglesia anglicana, de la cual el rey se auto- proclamaba “Papa” y oponerse al divorcio con la reina Catalina de Aragón. Ya que en la religión fundada por Dios No existe el divorcio.

Fue declarado culpable y recibió condena de muerte. Permaneció en prisión en la Torre de Londres hasta ser decapitado el 6 de julio de ese mismo año.