Diseño Inteligente

El verbo es la parte de la oración o categoría léxica que expresa acción o movimiento, existencia, consecución, condición o estado del sujeto; semánticamente expresa una predicación completa.
Supongamos que un mono inmortal ha sido adiestrado para escribir a máquina. Como no es inteligente, la mayor parte del tiempo escribirá cosas sin ningún sentido. Sin embargo, según el cálculo de probabilidades, después de un período de tiempo suficientemente largo, el mono acabará por escribir, por puro azar, una novela, por ejemplo “El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha”.
Pero hay dos graves dificultades:
En primer lugar, la bajísima frecuencia de aciertos. Por cada éxito (o palabra inteligible) habría una multitud innumerable de fracasos (“palabras” ininteligibles).
En segundo lugar, el larguísimo tiempo requerido. Sólo para escribir el primer verbo necesitaría cientos de años y para la primera frase del Quijote nuestro buen mono necesitaría muchos siglos de intentos fallidos; y para escribir toda la obra precisaría un tiempo inconcebiblemente prolongado.
Una evolución biológica guiada sólo por el azar se parece mucho a la tarea de este mono literato. Cada mutación genética aleatoria se asemeja a la escritura de una letra elegida al azar. La transformación de una especie viable en otra especie viable diferente se asemeja a la escritura completa de una formidable obra literaria. Implica una sucesión enorme de mutaciones y un lapso de tiempo suficientemente largo entre cada par de mutaciones, para permitir el funcionamiento del mecanismo de selección natural.
Ahora bien, si la evolución biológica funcionara de este modo, debería producir una inmensa cantidad de “basura biológica” (con este término nos referimos a plantas o animales defectuosos, no a personas) equivalente a la “basura literaria” que produciría el mono en cuestión. Por cada ser vivo normal debería haber trillones de monstruos: aves sin cabeza, mamíferos de tres o cinco patas, peces con plumas, etc.
ADN, es un ácido nucleico que contiene instrucciones genéticas usadas en el desarrollo y funcionamiento de todos los organismos vivos conocidos, y es responsable de su transmisión hereditaria. El papel principal de la molécula de ADN es el almacenamiento a largo plazo de información. Muchas veces, el ADN es comparado con un plano o una receta, o un código, ya que contiene las instrucciones (verbos) necesarias para construir otros componentes de las células, como las proteínas y las moléculas de ARN. Los segmentos de ADN que llevan esta información genética son llamados genes, pero las otras secuencias de ADN tienen propósitos estructurales o toman parte en la regulación del uso de esta información.
La vida es una palabra, unas instrucciones.
Todo lo que existe Lo hizo el verbo.
Logos la palabra en cuanto meditada, reflexionada o razonada, es decir: “razonamiento”, “argumentación”, “habla” o “discurso”. También puede ser entendido como: “inteligencia”, “pensamiento”, “sentido”, la palabra griega λóγος -lôgos- ha solido y suele ser traducida en lenguas romances como Verbo
Verbo,Logos, palabra que emana acción.
Todos los códigos son verbo
La palabra tiene efectos, los códigos son la instrucción, la especificación
Somos el efecto del desarrollo de una palabra que está implantada en nosotros y cuyo soporte es el adn ,que no es la palabra pero es portadora de la palabra.
“Al principio era el Verbo, y el Verbo estaba en Dios, y el Verbo era Dios. El estaba al principio en Dios. Todas las cosas fueron hechas por EL, y sin El no se hizo nada de cuanto ha sido hecho. En El estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres”. Juan 1:1 Y el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros, y hemos visto su gloria, gloria como de Unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad. Juan 1:14
Al principio creó Dios los cielos y la tierra. La tierra estaba confusa y vacía, y las tinieblas cubrían la haz del abismo, pero el espíritu de Dios se cernía sobre la superficie de las aguas. Dijo Dios: “Haya luz,” y hubo luz. Gen 1:1

TOMA MI CRUZ Y CONSUELAME

sagrado rostro

TOMA MI CRUZ Y CONSUELAME…
Estas palabras son tomadas de “Un Llamamiento al Amor” en que el Corazón de Dios reveló sus designios de Amor a una religiosa coadjutora de la Sociedad del Sagrado Corazón, Sor Josefa Menéndez (1890 – 1923).

El libro apareció en 1938 en francés. Aunque Josefa lo escribió en español en cuadernos que entregaba inmediatamente a sus superioras. Es obvio que más que una traducción la versión española es la original que escribió Sor Josefa, quizás corregida en detalles de la redacción y ortográficos. Apareció con un prefacio del entonces Cardenal Pacelli. El Señor ama la humildad, y la eligió a ella precisamente por su pequeñez; como el mismo le dijo: “he recorrido el mundo para encontrar alguien más miserable que tú. Como no lo he encontrado por eso vengo a ti”.

La humilde religiosa era una costurera madrileña; pasó los primeros años de su vida religiosa hasta su muerte prematura en la casa de las religiosas en Poitiers. Pronto empezó a ser agraciada con visiones del Sagrado Corazón. El Señor quería servirse de ella para dar al mundo un mensaje que ayudara a salvar al mundo a través de su Corazón amante y misericordioso.

Nuestro Señor le descubrió especialmente el valor del sufrimiento. Con frecuencia le pedía uniera sus dolores a los Suyos en la Pasión, para obtener “luz y perdón” para las almas, y cooperar así en la Redención. Insistió en esta unión en los momentos de dolor, como también en medio de las ocupaciones ordinarias.

“Los enfermos y atribulados encontrarán en él el sentido del dolor, un medio de divinizarlo y valor para sobrellevar sus padecimientos. Cuando las almas conozcan Mis deseos, que no perdonen ni trabajo, ni esfuerzo, ni sufrimiento…” Ofreciendo a Dios cada mañana, (la fórmula del sufrimiento es libre), los dolores del cuerpo y las penas del alma, se puede ganar una indulgencia plenaria parcial de 500 días cada vez que, con piedad y contrición, se ofrece a Dios un sufrimiento; así lo aprobó el Papa Juan XXIII lo. Para eso basta una jaculatoria.

Es verdaderamente emocionante leer en este libro las confidencias de Jesús a la religiosa. En ellas aparece un Jesús mendigo del amor de los hombres y sufriendo intensamente por sus pecados que los llevan a la perdición. Para evitarlo el da este mensaje en el que les promete su Misericordia y Amor, a cambio de amor reparador y arrepentimiento. El mensaje se extiende en coloquios sublimes. Sor Josefa fue un alma víctima precisamente para salvar a los hombres. Él puede salvarlos con sus gracias eficaces pero el precio a pagar a su divina Justicia es asociar a las almas víctimas a los sufrimientos de su Sagrado Corazón simbolizados por las espinas.

El sufrimiento de Jesús nos puede parecer inexplicable. ¿Cómo es posible si ya está glorioso e inmortal en el cielo? He aquí la profunda explicación que El mismo nos da que nos hace comprender textos similares e incluso la abnegación con que Él mismo se inmola en la Eucaristía.

Así están presentes ante el Señor los sufrimientos de su Pasión y su dolorosísima muerte en la Cruz. El recordar los dolores de la pasión en nuestras oraciones y meditaciones no es un simple recuerdo, es tenerlos tan presentes como el mismo Señor los tiene en su eternidad. Igualmente podemos comprender la inmolación mística del Señor en la Misa y en la eucaristía, donde el Corazón Eucarístico de Jesús también espera nuestro consuelo y reparación. “Busqué quien me consolara y no lo hallé” como proféticamente dice el salmo.

Es imposible resumir y expresar la sublimidad de las palabras del Señor a lo largo de todo el libro. Quien quiera leer un extracto de él lo podrá hacer aquí. Este libro es libro de cabecera de muchos místicos y personas espirituales, quienes han encontrado en sus líneas la esperanza de llegar a conocer más a Jesucristo y así poco a poco llegar a amarlo más y a confiar en las riquezas de su amor personal por cada uno de nosotros.

El consuelo que tú me das hoy y que me darás de ahora en adelante. Mi Corazón lo ha sentido desde toda la eternidad. Lo mismo pasa con la pena que me causan las almas. Mi divinidad no puede sufrir. Mi Humanidad ya es gloriosa pero PARA DIOS TODO ESTÁ PRESENTE.

EXTRACTO TOMADO DEL LIBRO UN LLAMAMIENTO AL AMOR – MENSAJE DEL CORAZON DE JESÚS

“Ama y nada temas; Yo quiero lo que tú no quieres, pero puedo lo que tú no puedes; a ti te toca elegir… Abandónate”.

“Quiero que seas mi Cirineo: me ayudarás a llevar la Cruz”.

“Así como Yo me inmolo víctima de amor, quiero que tú también seas víctima: el amor nada rehúsa”.

“Déjate en mis manos. No me importa tu pequeñez y tu flaqueza, lo que pido es que me ames y lo ofrezcas todo para consolar mi corazón”.

“No tengas miedo de sufrir, pues nunca te faltará la fuerza necesaria. Piensa: hoy solo para sufrir y amar… la eternidad para gozar”.

“Me gusta que me llames… tengo tanta sed de ser amado!”

“¿Eres feliz cuando sufres?” Si Jesús mío, porque sufro por Vos. “¿Quieres llevar el peso de otras almas?” Si con tal que al fin llegue a amaros. “Pues sufrirás porque eres víctima de mi amor, pero con amor, suavidad y alegría en todo y siempre”.

“Ven cuéntame todos tus miedos” (Y señalando Su Corazón:) Si no sabes sufrir, ven aquí. Acércate más a Mí”.

“El amor y el sufrimiento unen el alma estrechamente con Dios hasta hacerla una misma cosa con El. Nada temas. Déjate guiar. Mis ojos están fijos en ti; tú fíjalos en Mí y abandónate”.

“¿Me amas?” “Quiero que tu sed aumente, que me salves muchas almas., que este deseo te consuma…”

“Mi Corazón es tu refugio”. “¿Qué quieres? “Dímelo.

“Tú descansa en Mí y en Mi paz, como yo descanso en tus sufrimientos”.

“Ahora tú vives en Mí y Yo Soy tu fortaleza. ¡Ten ánimo! Lleva Mi cruz”.

“Recoge la Sangre que derramé en mi Pasión. Pide perdón por el mundo entero, por estas almas que conociéndome me ofenden…Y ofrécete para expiar tantos pecados”.

(La Santísima Virgen:) – “No olvides hija mía, que nada sucede que no entre en los planes de Dios”.

“No busco más que amor…No pido más que amor…”

“El alma que se ve tendida en la cruz y en ella se abandona, esta alma me glorifica… Esta alma me consuela. Es la que está más cerca de Mí”.

“Las almas que Mí Corazón escoge están encargadas de distribuir al mundo mis gracias, por medio de su amor y de sus sacrificios”.

“¿Quieres que te de Mi cruz…? Mi camino es de sufrimiento y de cruz. Lo único que da fuerza para seguirlo es el amor, por eso busco AMOR”.

“El alma que sabe aprovechar el valor del sufrimiento vive la verdadera vida”.

“Vive en Mí, como Yo vivo en ti”.

Escóndete en Mi Corazón. Yo cuidaré de ti con toda la delicadeza de Mi Amor”.

“Déjate a Mí cuidado y no dudes nunca de Mi amor. No importa que los vientos te sacudan; he fijado la raíz de tu pequeñez en la tierra de mi Corazón”.

“Si tú me das almas, Yo te daré Mí Corazón. Dime, ¿Cuál de los dos ofrece mejor regalo…?

“Una vez que el alma se arroja a mis pies implorando misericordia, no me vuelvo a acordar de sus pecados”.

“Padre Mío, Dios Santo y misericordioso, recibid mi deseo de consolaros. Quisiera repara todos los pecados de los hombres, más como no me es posible, oz ofrezco los méritos de Jesucristo. Redentor del género humano, para satisfacer con ellos vuestra justicia”.

“Ven, entra en Mi Corazón y descansa en El”, “Después me darás el tuyo para que Yo descanse”.

“Permanece muy unida a Mí, y acepta con entera sumisión todos los sufrimientos de eta hora”.

“Mi corazón busca víctimas que conquisten el mundo para el amor, y aquí las encuentro”.

“La Eucaristía es invención del Amor, es vida y fuerza de las almas, remedio para todas las necesidades, viático para el paso del tiempo a la eternidad”.

“Cada vez que me deseas, Mi Corazón se consolará”.

“Mi amor y Mi misericordia sobrepujan en mucho tu miseria, y por grande que sea tu debilidad, nunca será mayor que mi fortaleza”.

“Recibid, ¡Oh Padre Santísimo! Los sufrimientos y los méritos de todas las almas, que, unidas a los méritos y sufrimientos de Jesucristo se ofrecen a Vos en El y por El, para que perdonéis al mundo”.

“Te voy a dar una prueba de amor: hoy te haré sentir el dolor que me causaron los clavos”.

“Sufres para aliviar a tu Amado. ¿No basta esto para animarte a sufrir?

“Abandónate a Mi corazón y no pienses más que en darme gusto”.

“¿Qué prefieres, tu voluntad o la Mía?”.

“Yo Soy la misma Fortaleza”.

“Dime que me amas, es lo que más me consuela”.

(La Santísima Virgen:) – “Si quieres consolar a Jesús, yo te daré lo que le agrada, ofrécele todo por las almas sin interés alguno personal, sólo para gloria de Su Corazón”.

“Quiero servirme de tus sufrimientos para la salvación de muchas almas”.

“Mañana ofrecerás a Mi Padre todas tus acciones unidas a la Sangre que derramé en mi Pasión. Procurarás no perder un momento la presencia divina, alegrándote, en cuanto sea posible, de lo que hayas de sufrir. Piensa todavía en las almas… en los pecadores… Tengo sed… Sí, tengo sed de almas”.

“El Amor todo lo borra”.

“Por muy oscura que te parezca esta hora, mi poder está sobre todo. Todo está dispuesto por Mí para bien de todas y cada una de las almas”.

“Ofrécelo todo a mi Eterno Padre en unión de mis sufrimientos”.

“Tenía sed y me has dado de beber. Yo seré tu recompensa”.

(La Santísima Virgen:) – “Mira hija mía, cuanto más te pida Jesús, más debes alegrarte”.

“Mírame… y deja que te mire… eso nos basta”.

“Como eres nada, ven… entra en Mi Corazón… a la nada le es fácil entrar en este abismo de Amor”.

“Este Sol de Amor te purifica, para que tus sufrimientos sirvan de reparación por los pecados del mundo”.

(La Santísima Virgen:) – “Si hija mía, todavía puedes más… Es por las almas… Es para consolar a Jesús”.

“Porque eres pequeñita has podido entrar tan adentro de Mí Corazón”.

“El Amor todo lo transforma y diviniza”.

“Ama y sufre, pues el amor no puede separarse del sufrimiento. Déjate cuidar por el mejor de los padres. Abandónate al amor del más tierno de los esposos”.

“Hoy día de CELO. Sentirás en ti la sed que por las almas padece Mi Corazón. Ah, ¿Las almas… las almas…!”.

“Cuida de mis intereses que Yo cuidare de ti”.

“Tú me amas y Yo te amo. Tu eres Mía y Yo Soy tuyo, ¿Qué más quieres?

“No olvides que las almas que Yo escojo tienen que ser víctimas”.

(La Santísima Virgen:) – “Medita la Pasión de Jesús. Te mantendrá en la presencia de Mi Hijo”.

“Yo voy tras los pecadores, como la Justicia tras los criminales: pero la Justicia los busca para castigarlos y Yo para perdonarlos”.

“Consuélame llamándome y deseándome. Con esta hambre apagarás mi sed”.

“No, Yo no cambiaré jamás, y hasta el fin de los siglos os amaré con predilección y con ternura”.

“Si os pido algo costoso a la naturaleza, os doy juntamente la gracia y la fuerza necesarias para venceros”.

“Almas queridas” “Aprended de vuestro Modelo que la única cosa necesaria, aunque la naturaleza se rebele, es someterse con humildad y entregarse con un acto supremo de la voluntad al cumplimiento de la Voluntad Divina, en cualquier ocasión y circunstancia”.

“Permanece a Mi lado en Getsemaní, y deja que Mi Sangre riegue y fortifique la raíz de tu pequeñez”.

“Cuando pronuncias esta palabra: ¡Padre! Mi Corazón se obliga a cuidar de ti”.

“¡Que Mi Voluntad triunfe en ti!, ¡Que Mi Amor te destruya! ¡Que tu Misericordia me glorifique!”.

“Déjate conducir con los ojos cerrados, que Yo Soy tu Padre y los tengo abiertos para conducirte y guiarte”.

“Por todo lo que tú me das, Yo te doy Mi Corazón”.

“Si me amas, estaré siempre a tu lado”.

“No temas, Yo estoy contigo”.

“Si un niño tiene que subir una cuesta empinada y va con “su padre”: ¿le dejaré caer?”.

“Lo que más me ha consolado hoy, es que no me has dejado solo, y lo que en ti más me agrada es tu pequeñez”.

(La Santísima Virgen:) – “Vengo hija mía, a decirte que conviene que sufras. El amor y el sacrificio todo lo alcanzan. No te canses. Es por las almas”.

“Si te ocupas de Mi Gloria, Yo me ocuparé de ti. Estableceré en ti Mi Reino de paz y nada podrá turbarte. Fijaré en tu alma Mi Reino de Amor y nadie podrá robarte tu alegría”.

“¿No sabes lo que está escrito en el Santo Evangelio? Pedid y recibiréis”.

“Mira Mi Corazón, es todo Amor y Ternura… Pero hay almas que no lo conocen”.

“Yo trabajo en la oscuridad y sin embargo Soy la Luz”.

“Padre Eterno, mirad estas almas bañadas con La Sangre de Vuestro Hijo, víctima que se ofrece sin cesar, esa Sangre que purifica, consume y abrasa, ¿no tendrá eficacia bastante para ablandar estas almas?

“Quiero que me ames de tal modo y con tal ardor que no te acuerdes de ti para nada y Yo sólo ocupe tus pensamientos y deseos. No temas sufrir. Bastante poderoso Soy para cuidar de ti”.

“¡Padre Bueno, Padre Santo, Padre Misericordioso!, Recibid la Sangre de Vuestro Hijo, Sus Llagas, Su Corazón. Mirad su Cabeza traspasada por las espinas… ¡No olvidéis que aún no ha llegado el tiempo de la justicia sino de la misericordia!”.

”Vive Conmigo… Escóndete en Mí. Yo me esconderé en ti. Los dos nos consolaremos mutuamente, porque tus penas serán mías y mis penas serán tuyas”.

(La Santísima Virgen:) – “Ofrécete para curarle las heridas que le causan los pecados del mundo. Ya sabes cómo goza Su Corazón cuando las almas se le ofrecen para consolarle”.

“Participa del fuego que devora Mí Corazón, tengo sed de que las almas se salven. Que las almas tengan confianza en Mí”.

“Te amo y tengo tanta compasión de ti, que no te abandonaré. Tú, ámame, consuélame y abandónate”.

“Dime una vez más, que por Mi Amor quieres tu abrazar también la Cruz de mi Voluntad”.

“La Misericordia todo lo perdona”.

(La Santísima Virgen:) – “Si quieres dar mucha gloria a Jesús y que se salven muchas almas, déjale que haga de ti lo que quiera y abandónate a su amor”.

“Ayer me consolaste porque no me dejaste solo”.

“Padre Eterno, que por amor a las almas habéis entregado a la muerte a vuestro Hijo único, por su Sangre, por sus Méritos y por su Corazón, tened piedad del mundo y perdonad los pecados de los hombres”. “Deja que tu alma se abrase en deseos de desagraviar a un Dios ultrajado y toma mis méritos para reparar tantos pecados”.

“Ofrece todo tu ser para reparar tantas ofensas y satisfacer a la Divina Justicia”.

“Te dejo mi Cruz para que me alivies. Yo Soy tu fortaleza. Consuélame”.

“Un alma que me ama puede reparar las ofensas de muchos pecadores y aliviar la amargura de mi corazón”.

“No sabes cuánto me consuelas cuando te entregas a Mí con entero abandono”.

“Prométeme que hoy no me dejarás solo”.

“Ahora te dejo Mi Cruz… queda unida a mis sufrimientos. Presenta sin cesar a Mi Padre las Llagas de su Hijo”.

“Ven Yo Soy el que te ama y he derramado toda Mí Sangre por ti… Tengo tal compasión de tu debilidad, que estaré esperándote con ansia, para estrecharte en Mis Brazos”.

“Oh Dios de Misericordia y de Amor” “Sed la Fortaleza de los débiles, la Luz de los ciegos y el Amor de todas las almas”.

El “Dogma” de la evolución

el mas fuerte

El “Dogma” de la evolución cada vez resulta mas absurdo.

Kas Thomas en un artículo “The Trouble with Darwin”, en Big Think, señala que hasta ahora Charles Darwin y sus discípulos no han podido explicar como es que tiene lugar la especiación o la formación de una nueva y diferente especie en el curso de la evolución.
Una explicación muy popular en su momento fue la de que la fuerza detrás de la evolución son las mutaciones del DNA. Sin embargo, esta idea está actualmente desacreditada. La gran mayoría de las mutaciones no neutrales son perniciosas, o sea reducen la posibilidad de supervivencia en lugar de aumentarla. Tal como afirma Thomas, la mayoría de las mutaciones conllevan una pérdida de función o funciones y no traen consigo una ganancia de función o funciones. La teoría de la evolución es útil para explicar como se pierden funciones (por ejemplo, la pérdida de la vista en criaturas que viven mucho tiempo en cuevas o en entornos sin luz). Pero no dice nada sobre cómo emerge una nueva función en esas criaturas.
Durante la “explosión del Cámbrico” (Creacion), período en el que hace cerca de “542 millones de años” (según los evolucionistas, 6.000 según la biblia) la vida en la Tierra floreció, con el dramático y repentino surgimiento de todas las especies vivas. Luego de mas de 100 años de examen y análisis por parte de la comunidad científica, no solamente no han podido explicar esta explosión de vida y las dudas no solo persisten sino que se han multiplicado..
Así que para justificarse, han implantado el “dogma de fe científica” que consiste en hacer creer ciegamente, en que las cosas son como ellos dicen y que es indiscutible (cada vez hay menos posibilidades de que sea cierto) ademas que, hay que enseñarlo y deslizarlo en cada enseñanza de cualquier materia para ratificarlo.
La teoría de la evolución que se basa en “la supervivencia del mas fuerte”. Pero hace mucho se había explicado que “no es de los ágiles el correr, ni de los valientes el vencer, ni aun de los sabios el pan, ni de los entendidos la riqueza, ni aun de los cuerdos el favor, sino que el tiempo y el acaso en todo se entremezclan. Y ni aun su hora conoce el hombre; como pez que es cogido en una mala red y como pájaro que se enreda en el lazo, así se enredan los hijos de los hombres en el mal tiempo cuando de improviso los coge.” Eclesiastes 9:11

Santa Bernardette

bernardita

Santa Bernardette nació el 7 de enero, de 1844 en el pequeño pueblo de Lourdes, en las hermosas montañas de los Pirineos franceses. En su bautismo le pusieron el nombre de Marie-Bernard, pero desde pequeña la llamaban por el diminutivo “Bernardette”.

Su padre Francisco era un hombre honesto y recto pero no muy capaz en los negocios. Trabajó como molinero para los Casterot, una familia acomodada. Vivía con su familia en el molino de Boly. Su madre, Luisa Casterot, se casó a los 16 años. Se pensaba que así su futuro estaría asegurado pero las cosas no resultaron de esa manera. Cuando los clientes venían a moler su trigo, la joven pareja les servía una comida completa. Esto podía hacerse en tiempos de abundancia, pero llegó a hacer crisis en tiempos de estrechez.

Las deudas forzaron a los Soubirous a dejar el molino y albergarse en una celda, propiedad de un primo de Francisco, que había sido parte de una prisión. En un solo cuarto vivían los seis, el padre, la madre y los cuatro hijos. Los mayores eran las mujeres, Bernardette la primera, después de ella venía Toinette (dos años y medio más joven), y luego los dos varones, Jean-Marie y Justin. Para conseguir el escaso pan para los niños, Francisco y Luisa tomaban todo tipo de trabajos que podían encontrar.

Cuando nació Bernardette la familia todavía tenía recursos. Una prueba de ello es que la niña fue confiada a una nodriza por seis meses. La nodriza, llamada Marie Avarant y de casada Lagues, vivía en Bartres, en el campo a 5 millas de Lourdes. Marie Lagues amamantó a Bernardette por 15 meses, desde junio de 1844 a octubre de 1845. De acuerdo con la costumbre ambas familias quedaron muy unidas entre sí.

Las dificultades económicas de la familia Soubirous dio oportunidad a Marie para pedir hacerse cargo de Bernardette. El pretexto fue que le ayudase con otros niños, pero en realidad la quería para el pastoreo de ovejas. Quedó así como una pastorcita contratada aunque sin paga.

Al ir a Bartres le prometieron que podría prepararse con el sacerdote del lugar para hacer su Primera Comunión. Tenía casi 14 años y era la única niña de su edad en Lourdes que no la había recibido. Pero al ver que era muy buena en su trabajo, la obligaban a pasar más tiempo cuidando las ovejas, lo que no le permitía asistir a las clases de catecismo. Los dos niños de la familia donde vivía se marchaban todas las mañanas a las clases de catecismo, mientras a ella le exigían marcharse al campo a pastorear. Esto le dolía mucho en su corazón.

Ha surgido un interrogante sobre la inteligencia de Bernardette. Muchos sugieren que no era inteligente. Es cierto que ella aprendía con dificultad y hasta ella misma decía que tenía “mala cabeza”, queriendo decir que tenía poca memoria. Al habérsele negado la posibilidad de estudiar, Bernardette, a los 13 años de edad, todavía no sabía ni leer ni escribir. El maestro Jean Barbet, quién en una ocasión le dio clases de catecismo, decía de ella: “Bernardette tiene dificultad en retener las palabras del catecismo porque no puede estudiarlas, ya que no sabe leer, pero ella hace un gran esfuerzo en comprender el sentido de las explicaciones. Aún mas, ella es muy atenta y, especialmente, muy piadosa y modesta”. Sin duda Bernardita había sabido cultivar un gran tesoro de Dios: un corazón adornado de las mas bellas virtudes cristianas: inocencia, amabilidad, bondad, caridad y dulzura.

El sacerdote de Bartres, Abbé Arder, si bien se marchó a un monasterio poco después que llegara Bernardette, en los pocos contactos que tuvo con ella pudo captar la excelencia de su corazón. El tenía mucha fe en las apariciones de La Salette (1846), ocurridas once años atrás y así comparaba a Bernardette con los niños de La Salette.

Decía: “Ella me parece una flor toda envuelta con perfume divino. Yo le aseguro que en muchas ocasiones cuando la he visto, he pensado en los niños de La Salette. Ciertamente, si la Santísima Virgen se le apareció a Maximino y a Melania, lo hizo en orden a que ellos se convirtieran en simples y piadosos como ella.”

Ni la ignorancia, ni la pobreza, ni el aspecto enfermizo de Bernardette le previnieron de apreciar en ella la simplicidad y la piedad.

Decía el Sacerdote en una ocasión: “Mira a esta pequeña. Cuando la Virgen Santísima quiere aparecerse en la tierra, ella escoge niños como esta”

Sus palabras fueron proféticas ya que a los pocos meses la Virgen se le comienza a aparecer en la gruta de Massabielle, cerca de Lourdes.

Cuando Bernardette vio que su deseo de prepararse para recibir la Comunión no era posible en Bartres, le pidió a María Lagues que le permitiera ir a Lourdes donde insistió a sus padres que le concedieran regresar a casa. Quería recibir la Primera Comunión y tendría que empezar las clases de catecismo inmediatamente quería recibirla en 1858. Sus padres accedieron y regresó a Lourdes el 28 de enero, de 1858, solo 14 días antes de la primera aparición de la Virgen.

Es importante, por lo tanto, comprender la razón por la que Bernardette se encontraba en Lourdes cuando tenía 14 años y comenzaron las apariciones: ella buscaba con todo su corazón recibir la Santa Comunión. Las Virgen visita a un alma muy pura llena de amor por su Hijo, un alma dispuesta a cualquier sacrificio para llevar a cabo la obra de Dios. Bernardette, al verse impedida de recibir la comunión, recurre a la Virgen, reza diariamente el rosario y la Virgen le abre las puertas. La Virgen sabe que puede confiar en ella el trascendente mensaje que desea comunicar al mundo.

Virgen Sabiduria

“Hijo mío, si te das al servicio de Dios, prepara tu ánimo a la tentación”. Eclesiastico 2,1

“El principio de la sabiduría es el temor de Yahvé; son necios quienes desprecian la sabiduría y la disciplina.” Pro 1:7

Según el catecismo 216 “La verdad de Dios es su sabiduría que rige todo el orden de la creación y del gobierno del mundo”.   “Vanos son por naturaleza todos los hombres que carecen del conocimiento de Dios, y por los bienes que disfrutan no alcanzan a conocer al que es la fuente de ellos, y por la consideración de las obras no conocieron al artífice. Sino que al fuego, al viento, al aire ligero, o al círculo de los astros, o al agua impetuosa, o a las lumbreras del cielo tomaron por dioses rectores del universo. Pues si, seducidos por su hermosura, los tuvieron por dioses, debieron conocer cuánto mejor es el Señor de ellos, pues es el autor de la belleza quien hizo todas estas cosas. Sb 13,1-9

Dios, único Creador del cielo y de la tierra Sal 115,15, es el único que puede dar el conocimiento verdadero de todas las cosas creadas en su relación con Él Sb 7,17-21”.

Pero la virgen en el libro del eclesiastico se considera “La madre del Amor hermoso, del temor, de la ciencia y de la Santa Esperanza “ Eclo 24.24   Y en proverbios “Desde la eternidad fui constituida; desde los orígenes, antes que la tierra fuese.” Antes que los abismos fui engendrada yo; antes que fuesen las fuentes de abundantes aguas.” Antes que los montes fuesen cimentados, antes que los collados fui yo concebida;” antes que hiciese la tierra, ni los campos, ni el polvo primero de la tierra. fundó los cielos, allí estaba yo; cuando puso una bóveda sobre la faz del abismo,” cuando daba consistencia al cielo en lo alto, cuando daba fuerza a las fuentes del abismo;” cuando fijó sus términos al mar para que las aguas no traspasasen sus linderos; cuando echó los cimientos de la tierra,” estaba yo con El como arquitecto, siendo siempre su delicia, solazándome ante El en todo tiempo, recreándome en el orbe de la tierra, siendo mis delicias los hijos de los hombres, Oídme, pues, hijos míos; bienaventurado el que sigue mis caminos.” Pro 8:23-31

Porque la caída del enemigo se dio por no servir a esta criatura, a La santisima Virgen.   “Proclamamos la sabiduría de Dios en el misterio; sabiduría que está escondida, que Dios predestinó antes de los siglos para gloria nuestra, que ninguno de los principes de este mundo ha conocido…; pero a nosotros Dios nos la ha revelado por medio de su Espíritu. Porque el Espíritu, todo lo escudriña, aun las profundidades de Dios 1 Cor. 2, 7, 8 y 10. Y el Unigénito mismo alaba al Padre, porque escondió estas cosas a los sabios y prudentes y se las reveló a los pequeñuelos Mt. 11, 25~   “María, trono de la sabiduría”. Sir 24:30 “El que me escucha jamás será confundido y los que me sirven no pecarán”.  “Ella [la sabiduría] Es el libro de los mandamientos de Dios y la Ley perdurable para siempre. Los que la guardan alcanzarán la vida; los que la abandonan caerán en la muerte.”Felices nosotros, Israel, pues lo que agrada al Señor nos ha sido revelado”. Bar 4,1.4   “Sabe las cosas pasadas y entrevé las venideras, conoce los artificios del lenguaje y las soluciones de los enigmas; conoce de antemano los signos y prodigios, y la sucesión de las estaciones y de los tiempos” Sab 8,8 1Co/01/24/30, en que el Apóstol afirma que Cristo es sabiduría de Dios. Algunos exegetas sacan la conclusión de que la figura de Jesús queda identificada con la sabiduría misma.

Prov 8 y eclesiastico 24

La sabiduría es el pensamiento, el proyecto de Dios ideado desde la eternidad en Cristo, hemos pues de reconocer que en ese proyecto, existente en la mente del Padre antes de la fundación del mundo, estaba incluida también aquella que debía ser la madre de Cristo, el trono viviente de la sabiduría.   “De cada cosa he visto el límite; pero tu ley no tiene confines” Sal 119,96.

Así como la sabiduría tiene su origen en Dios y viene de Dios Si 24,3-4, Prov 8,22-30; Sab 9,4.9-10.17…, así la proximidad íntima con ella garantiza una comunión estrecha con Dios mismo.   Si alguno me ama, observará mi palabra, y el Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada en él” Jn 14,23. Eso exactamente aconteció a la virgen.

Espíritu de Orfandad

 

 

• La palabra huérfano se aplica a la persona menor de edad que no tiene padre, madre o ninguno de los dos, porque han muerto.

• Por extensión, abandonado.

• Que no tiene una cualidad o característica necesaria; especialmente, que carece de alguna cosa; que carece de protección, cuidado o de ayuda. Fig. Falto de amparo.

El Espíritu de Orfandad opera en los sentimientos de:
Soledad, Alejamiento de Dios, Indigno de las Promesas,Culpabilidad, mediocridad Espiritual, timidez , Idolatría.

Rom 8:15 Que no habéis recibido el espíritu de siervos para recaer en el temor, antes habéis recibido el espíritu de adopción, por el que clamamos: ¡Abba, Padre!

La orfandad es palpable dentro de la iglesia, la escritura habla como los judíos habían sido privados de vivir en Jerusalén, esto es una situación similar con nosotros, tanto en lo espiritual como en lo físico, la ausencia de padre o madre en nuestra niñez, maltrato o abandono marca nuestras relaciones personales en la iglesia con las autoridades y aun con el mismo Dios.

Eze 36:26 Os daré un corazón nuevo y pondré en vosotros un espíritu nuevo; os arrancaré ese corazón de piedra y os daré un corazón de carne.”

Heb 12:9 Por otra parte, hemos tenido a nuestros padres carnales que nos corregían y nosotros los respetábamos; ¿no hemos de someternos mucho más al Padre de los espíritus para alcanzar la vida?” En efecto, aquéllos, según bien les parecía, nos corregían para proporcionarnos una felicidad de pocos días; pero éste, mirando a nuestro provecho, nos corrige, para hacernos participantes de su santidad.” Ninguna corrección parece por el momento agradable, sino dolorosa; pero al fin ofrece frutos apacibles de justicia a los ejercitados por ella.”

Pero que pasa con los que nos hemos quedado huerfanos a corta edad y no tenemos aquella figura correctiva?

La orfandad hoy, mayormente se da por la ausencia del padre o madre en la casa o su desinterés por la crianza de su familia, lo cual es aun peor porque hace el sentimiento de orfandad mas injusto.

Este es el trabajo que el demonio hace en este siglo. Que nos sintamos huerfanos aun teniendo padres.

Pero Dios ha previsto la maldad del hombre “Porque nos ha nacido un niño, nos ha sido dado un hijo que tiene sobre los hombros la soberanía, y que se llamará maravilloso consejero, Dios fuerte, Padre sempiterno, Príncipe de la paz, para dilatar el imperio y para una paz ilimitada sobre el trono de David y de su reino, para afirmarlo y consolidarlo en el derecho y en la justicia desde ahora para siempre jamás. El celo de Yahvé de los ejércitos hará esto. Isa 9:6 “Por eso El Señor mismo os dará por eso la señal: He aquí que la virgen grávida da a luz, y le llama Emmanuel. Isa 7:14

Es a traves de la virgen que Dios nos da un consuelo eterno, desde la Cruz “dijo al discípulo: He ahí a tu madre.” Juan 19:27

De aquí la gravedad de perder el amor a nuestra iglesia y aun mas a María, cuando perdemos el amor de María madre nuestra, perdemos el escudo contra el enemigo y ya no tenemos quien nos defienda, cualquiera nos podrá engañar y conducirnos a la muerte espiritual. Pero “El padre de los huérfanos, el defensor de las viudas, es Dios en su santo tabernáculo”. Salmo 68:6

Deu 10:17 porque Yahvé, vuestro Dios, es el Dios de dioses, el Señor de los señores, el Dios grande, fuerte y terrible, que no hace acepción de personas ni recibe regalos, hace justicia al huérfano y a la viuda,

Deu 24:19 “Cuando en tu campo siegues tu mies, si olvidas alguna gavilla, no vuelvas a buscarla; déjala para el extranjero, el huérfano y la viuda, para que te bendiga Yahvé, tu Dios, en todo trabajo de tus manos.” Cuando varees tus olivos, no harás rebusco. Lo que quede será para el forastero, el huérfano y la viuda.

Zac 7:10 no oprimáis a la viuda, al huérfano, al extranjero y al pobre;

Se calcula que después de la Primera Guerra Mundial 9.000.000 de niños perdieron a sus padres. También se cree que el mismo número de niños tuvieron la misma suerte después de la Segunda Guerra Mundial. Es a consecuencia de esto que la herencia divina, no llego a muchos que crecieron en odio y soledad produciendo la espantosa secularizacion que se ha dado en Europa en los ultimos 100 años.

En la actualidad, esta terrible tragedia sigue afectando a niños a través del mundo, gracias al divorcio y el “amor libre” haciendo que los huérfanos de hoy sean 1 de cada 2 nacidos así como 1 de cada 2 matrimonios termina en divorcio, pero lo mas grave es que los padrastros y “novios” son introducidos en hogares sin mayores miramientos y allí se convierten en violadores, lo que hace de una situación ya grave, una tragedia que crea monstruos sedientos de venganza contra sus propios padres.
De aquí que Dios profetiza sanación “He aquí que yo enviaré a Elías el profeta antes que venga el día de Yahvé, grande y terrible. El convertirá el corazón de los padres a los hijos, y el corazón de los hijos a los padres, no sea que venga yo y entregue la tierra toda al anatema”. Mal 4:5-6

Ser amado es una de las necesidades mas grandes que los seres humanos experimentamos. Los padres son fuente de amor, del amor del Padre Celestial, ya que el amor de cualquier padre solamente es un pálido reflejo del amor de Dios. (Filipenses 1:8)

Un padre es fuente de seguridad de su hijo, pues representa una figura de autoridad y de superioridad frente a los enemigos. Una tarea fundamental de un padre es proporcionar esta seguridad a sus hijos, al tratarlos con ternura, con amor, y enfrentar con valentía todo adversario que se levanta en contra de sus hijos. (1ª Tesalonicenses 2:7-9)

SÚPLICA A SAN JOSÉ

José dulcísimo y Padre amantísimo de mi corazón, a ti te elijo como mi protector en vida y en muerte; y consagro a ti este día, en recompensa y satisfacción de los muchos que vanamente he dado al mundo, y a sus vanísimas vanidades. Yo te suplico con todo mi corazón que por tus siete dolores y goces me alcances de tu adoptivo Hijo Jesús y de tu verdadera esposa, María Santísima, la gracia de emplearlos a mucha honra y gloria suya, y en bien y provecho de mi alma. Alcánzame vivas luces para conocer la gravedad de mis culpas, lágrimas de contrición para llorarlas y detestarlas, propósitos firmes para no cometerlas más, fortaleza para resistir a las tentaciones, perseverancia para seguir el camino de la virtud; particularmente lo que te pido en esta oración que me adoptes espiritualmente, me guies y me des una cristiana disposición para morir bien. Esto es, Santo mío, lo que te suplico; y esto es lo que mediante tu poderosa intercesión, espero alcanzar de mi Dios y Señor, a quien deseo amar y servir, como tú lo amaste y serviste siempre, por siempre, y por una eternidad. Amén.

ORACIÓN DE RENUNCIA Y LIBERACION

En tu nombre Jesucristo, yo (dí tu nombre completo) de manera personal y a nombre de mis antepasados.
Renuncio a satanás, a todas sus fascinaciones, seducciones y mentiras.
Renuncio a toda práctica de brujería, magia blanca, negra, de cualquier color, santería, hechicería o vudú.
Renuncio a toda limpia con huevo, yerbas, bálsamos, vino, sangre o fuego.
Renuncio a todo pacto, reto, sello, alianza o consagración al demonio; a conjuros, perjuros, maleficios e invocaciones diabólicas.
Renuncio a toda maldición, mal deseo, envidia, odio, rencor, resentimiento, codicia, avaricia, soborno, robo, fraude, despojo o enriquecimiento ilícito.
Renuncio a todo acto de orgullo, soberbia, prepotencia, vanidad y egolatría.
Renuncio a todo rito de iniciación chamánica, espiritista, espiritualista, masonería, filosofía rosacruz, dianética y a toda secta o sociedad secreta.
Renuncio a todo conocimiento de la nueva era, creencia en la re-encarnación, esoterismo, metafísica, meditación trascendental, yoga, a todo acto de curanderismo, a las operaciones espirituales, hipnotismo con regresiones, baños con flores, especies, yerbas, sangre de animales o humana o con otras substancias con fines mágicos.

Renuncio a toda lujuria, aborto, adulterio, homosexualidad, bisexualidad, incesto, violación, pornografía, bestialismo, promiscuidad y prostitución. A todo lo que yo u otras personas hayan hecho ilícitamente para controlar, nulificar o desbordar mi sexualidad.

En el nombre de Jesucristo, renuncio al culto y veneración a la llamada “santa muerte” o al vampirismo, a todo encantamiento, invocación y evocación de muertos, a espíritus custodios, guardianes, cósmicos, protectores, espías, vigilantes, a seres espirituales nombrados “maestros de sabiduría”, o a cualquier otro ser maléfico en forma oculta o manifiesta.

Renuncio a todo acto o juego de mediumnidad, a la ouija, al control mental, al manejo del péndulo, a instrumentos para encontrar “tesoros ocultos” o dinero enterrado.
Renuncio también a toda clase de adivinación, sortilegio, lectura de cartas, café y caracoles, a toda forma de astrología, horóscopos o cartas astrales.

Renuncio a los amuletos y talismanes, a las herraduras, pirámides, cuarzos, imanes, agujas, sábilas o ajos con moños rojos, imágenes de santos mezcladas con tierra de panteón, velas y veladoras de colores “curadas”, fetiches y representaciones de mi persona de cualquier material y forma que se encuentren enterrados o sean manipulados por mí mismo u otras personas.
Renuncio a toda forma equivocada de “medicina alternativa” que bajo engaños haya ritualizado mi ser al demonio.

En el nombre de Jesús, renuncio a toda comida o bebida mezclada con brujería que haya yo ingerido, y a todo lo que haya sido tirado, rociado o untado en mi cuerpo, ropa, zapatos, casa, trabajo, negocio o cualquier pertenencia u objeto que esté cercano a mí, que haya sido maldecido o consagrado al mal.

En el nombre de Jesucristo denuncio, renuncio y echo fuera de mí a todo espíritu de traición, destrucción, muerte, esclavitud, ausencia de Dios, miseria, mendicidad, soltería, infelicidad matrimonial, viudez, orfandad, amargura, envejecimiento o muerte prematura, persecución, problemas con las leyes o la justicia humana, esterilidad, humillación, rechazo, insomnio, deseos de suicidio, aislamiento, locura, soledad, neurosis, depresión, obsesión, miedo, angustia, debilidad, enfermedades crónicas, invalidez, ceguera, sordera, mudez, falta de olfato, imposibilidad de saborear la comida, insensibilidad, celos, inconformidad, incapacidad para vivir, conseguir o conservar un trabajo, una pareja, un matrimonio o una familia.

En el nombre de Jesús denuncio, renuncio y echo fuera de mí todo espíritu de alcoholismo o de cualquier otra adicción, de mal carácter, de falta de memoria, de falta de control y dominio de mi ser, irrealidad, inconsciencia, envidia, abandono, gula, suciedad, desorden, malos olores crónicos en mi cuerpo, ropa o casa, de falta de fe, esperanza y caridad, de falta de interés en la vida, de desprecio a la eucaristía y de aborrecimiento o flojera para tener vida de oración. Corto, destruyo y nulifico los medios a través de los cuales fueron hechos los daños antes mencionados, si fueron veladoras, fotos, ropa, tijeras, agujas, fetiches, entierros, lo que haya sido.

Renuncio a lo que en forma consciente o inconsciente haya yo hecho o haya sido hecho por otra persona en mi nombre para obtener poderes, dinero, éxito, buena suerte o pretender saber el futuro, o bien para conseguir el amor y la salud propios o ajenos, o tener dominio y control sobre personas, objetos, animales, lugares, espíritus y fuerzas de la naturaleza.
Nulifico los efectos de cualquier práctica contraria al compromiso adquirido a través de mi bautismo, de fidelidad y reconocimiento a Jesucristo como mi único Salvador, a los Sacramentos, a la Virgen María y a la iglesia católica.
A lo que impida el ejercicio de mi sentido común, capacidad de juicio, entendimiento y voluntad.

Echo fuera de mí todo aquello con lo que haya intentado sustituir el amor y la confianza de Jesús. Renuncio al rechazo de mis padres desde el instante de mi concepción y durante mi vida en el seno materno. Renuncio al mal que me causaron por intentar abortarme: con yerbas, sustancias químicas o con objetos punzo cortantes. Renuncio a todo el rencor que tengo si fui dado en adopción o abandonado sin haber conocido a mis padres biológicos o a maldiciones recibidas durante mi gestación.

Nulifico por las llagas de Jesús todo mandato de fracaso, muerte en vida y suicidio que hay en mí por estas causas, la incapacidad para aceptar el amor de Dios, para aceptarme a mí mismo o a las personas, para estudiar, trabajar y ser feliz.

Renuncio a todo lo que sea contrario a la salud, el respeto y la dignidad que como templo del Espíritu Santo, necesita todo mi ser y que esté impidiendo relacionarme con Dios, conmigo mismo (a), con mi entorno en una forma sana, tener una familia unida y un trabajo digno y bien remunerado.

Porque Jesucristo se manifestó para deshacer las obras del diablo: habiendo denunciado, renunciado y echado fuera de mí todos los espíritus del mal, los envío atados y amordazados a los pies de la Santa Cruz y les prohíbo regresar.

Habiendo nulificado todos los efectos, causas y consecuencias, tomo autoridad, en el nombre de Jesús, para que caigan todos los bloqueos, tinieblas y barreras que satanás construyó a mi alrededor y le ordenó a todo ser demoníaco que despojó a mi familia o a mí mismo (a), que nos devuelva, lo que nos quitó.

Padre Santo, te lo ruego, sana toda mi vida, toda mi historia personal, perdóname, ayúdame, libérame, bendíceme.

Padre Dios, acepto que Tú seas mi Padre, Jesucristo mi Hermano, la Virgen María mi Madre, porque hoy, yo (dí tu nombre completo) les pertenezco para siempre.

A través de Tu Santo Espíritu, guíame para la reparación de todas las faltas que cometí y enséñame a amar Tu Voluntad. Gracias Padre.

Amén, amén, amén