Católicos Clandestinos

2425 La Iglesia ha rechazado las ideologías totalitarias y ateas asociadas en los tiempos modernos al “comunismo” o “socialismo”. Por otra parte, ha rechazado en la práctica del “capitalismo” el individualismo y la primacía absoluta de la ley de mercado sobre el trabajo humano (cf CA 10. 13. 44). La regulación de la economía por la sola planificación centralizada pervierte en su base los vínculos sociales; su regulación únicamente por la ley de mercado quebranta la justicia social, porque “existen numerosas necesidades humanas que no pueden ser satisfechas por el mercado” (CA 34). Es preciso promover una regulación razonable del mercado y de las iniciativas económicas, según una justa jerarquía de valores y con vistas al bien común. Catecismo

Oracion de :San Juan María Vianney

” TE AMO, OH MI DIOS “
San Juan María Vianney

Te amo, Oh mi Dios.
Mi único deseo es amarte
Hasta el último suspiro de mi vida.
Te amo, Oh infinitamente amoroso Dios,
Y prefiero morir amándote que vivir un instante sin Ti.
Te amo, oh mi Dios, y mi único temor es ir al infierno
Porque ahí nunca tendría la dulce consolación de tu amor,
Oh mi Dios,
si mi lengua no puede decir
cada instante que te amo,
por lo menos quiero
que mi corazón lo repita cada vez que respiro.
Ah, dame la gracia de sufrir mientras que te amo,
Y de amarte mientras que sufro,
y el día que me muera
No solo amarte pero sentir que te amo.
Te suplico que mientras más cerca estés de mi hora
Final aumentes y perfecciones mi amor por Ti.
Amén.

Oración antes de dormir

397467_10151465853437677_496898482_n

OFRENDA DE LA PROPIA VIDA EN LA HORA DE LA MUERTE A LA VOLUNTAD DE DIOS

Mi dulce Jesús, quiero morir en tu Voluntad. Uno mi agonía a la tuya, y tu agonía sea mi fuerza, mi defensa, mi luz y la dulce sonrisa de tu perdón.
Mi último aliento lo pongo en el último respiro que diste por mí en la Cruz, para que pueda presentarme ante Ti con los méritos de tu misma muerte.
Sí, oh Jesús, ábreme el Cielo y ven a mi encuentro a recibirme con aquel mismo Amor con el que Te recibió el Padre, cuando Tú exhalaste en la Cruz tu último respiro; introdúceme después con tus brazos, y yo Te besaré y me saciaré de Ti eternamente.
Mamá mía, y vosotros, Ángeles santos, venid a asistirme como asististeis a Jesús en su muerte. Ayudadme, defendedme y llevadme al Cielo. Así sea.

Inválido espiritual o Sacrílego?

 

Consolacion

Todos los sacramentos se exigen cosas al que los va a recibir, es decir, se discrimina justamente de algún modo a los posibles participantes.

Ningún sacramento se imparte indiscriminadamente a todo el mundo.

Para el Bautismo, por ejemplo, se exige tener la fe de la Iglesia, ya sea al propio catecúmeno o a los padres que piden el bautismo para los niños sin uso de razón. Y, para que no haya ninguna duda, se hace un pequeño examen, preguntando al catecúmeno o a los padres/padrinos:
¿Crees en Dios, Padre todopoderoso…?
¿Crees en Jesucristo…?
¿Creéis en el Espíritu Santo, la Santa Iglesia Católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de los muertos y la Vida eterna?
Y no acaba aquí la cosa.
También deben renunciar públicamente a Satanás, a todas sus obras y engaños.

Lo mismo sucede con la Confirmación. ¿Es esto un elitismo injusto? ¿Acaso esta profesión de fe previa significa, en algún posible sentido de la palabra, convertir el Bautismo en un “premio” para los que tienen fe? Difícilmente podría sostenerse algo así.

Para el Orden sacerdotal, además de ser varón (y célibe), se requieren una serie de condiciones, como una edad mínima (de 23 años para el diaconado, 25 para el presbiterado y 35 para el episcopado), el estado de gracia, la recepción previa del sacramento de la Confirmación, la admisión previa a órdenes decidida por la Iglesia, etc. De hecho, el ritual establece que el obispo, antes de ordenar a los candidatos, pregunte:
¿Sabes si son dignos? Y a los que no son dignos, según los criterios mencionados y otros muchos, no se les ordena.

Para la Confesión, como todos sabemos, se requiere examen de conciencia, dolor de los pecados, decir los pecados al confesor y cumplir la penitencia. Si intencionadamente se omiten esos requisitos, simplemente no hay confesión.

Para la Unción de enfermos, hay que estar bautizado y enfermo.

Para el Matrimonio se requiere la capacidad natural y canónica de los contrayentes, un válido consentimiento y la forma canónica de la celebración. Si no se cumple alguna de estas condiciones, el matrimonio es nulo.

¿Estamos discriminando injustamente por eso a los que no se arrepienten de sus pecados, a los que no están enfermos o a los niños de cinco años que quieran casarse? Sería una afirmación absurda.
Los sacramentos no son “para todos” de forma indiscriminada y uniforme. Las condiciones que pone la Iglesia para recibirlos no son absurdas normas que obstaculizan el acceso a los sacramentos de “los que más los necesitan”, sino que cumplen dos misiones fundamentales. En primer lugar, son criterios mediante los cuales la Iglesia discierne quién está llamado a recibir una gracia en particular y a quién Dios le lleva por otros caminos.
Si una persona no cumple los requisitos necesarios para ser sacerdote, por ejemplo por una enfermedad mental que le incapacite para ello, no es que la Iglesia le prive del “premio” de la ordenación, sino que la vocación a la que Dios le llama es otra. Si un muchacho de dieciocho años y fuerte como un roble no recibe la unción de enfermos no es porque esté siendo castigado o discriminado injustamente por la Iglesia en comparación con su abuelo enfermo, sino porque no necesita esa ayuda especial que Dios quiere regalar a los enfermos. En esos casos, la Iglesia discierne que Dios no llama a esas personas en concreto a los sacramentos que querían recibir, sino a otros sacramentos, como la Eucaristía o el Bautismo.
Del mismo modo, cuando la Iglesia dice a una persona divorciada en una nueva unión que no debe comulgar, lo que está haciendo no es “cerrarle la puerta a los sacramentos”, sino abrirle la puerta del sacramento que le conviene en ese momento, que es la confesión, para que pueda convertirse y recibir el perdón de Dios.

Si la Iglesia hiciera otra cosa, estaría fallando en su misión de discernimiento.

“¿Cómo puede ser que una persona que dice estar arrepentida continuaría y perseveraría en la conducta de la cual pretende arrepentirse y por la cual expresa su arrepentimiento?” “es algo inaudito en la historia de la Iglesia, que debiéramos ofrecer la Sagrada Comunión a personas que se encuentran objetivamente en estado de pecado grave.”

“La absolución concedida a una persona que no está dispuesta a cambiar su vida es una absolución invalida”

El que quiere comulgar y a la vez permanecer en pecado grave, está engañándose a sí mismo. En cambio, quien se arrepiente de su pecado y recibe el sacramento de la Confesión, puede participar de la comunión y encontrará en ella, como dice el Papa, “un generoso remedio y un alimento para los débiles”.
Admitir a la comunión a los que no están dispuestos a romper con el pecado grave es, por un lado, destruir el sacramento de la Confesión, que ya no tendría sentido. Y también es destruir la misma Eucaristía, ya que una comunión con el Cuerpo y la Sangre de Cristo compatible con la ruptura de esa unión producida por el pecado grave sería una falsa comunión, una comunión meramente aparente, sin sustancia real.

No se puede permitir “La profanación sacrílega” del Cuerpo y Sangre de Cristo, por quienes viven en pecado mortal, en este caso en adulterio. 

http://infocatolica.com/blog/espadadedoblefilo.php/1405140451-polemicas-matrimoniales-i-la

50% Nulos?

infidelidad-de-boda

“Los hijos de este mundo son más sagaces en lo suyo que los hijos de la luz”.  Lucas 16:8

Un fulano en un alto cargo salió diciendo que el 50% de los matrimonios católicos son nulos porque mintieron…

Cómo sabe que el 50 ó el 80% o Todos los casados mintieron en el altar?

Podria ser que siendo maduritos y libres en realidad no sabian lo que hacian y no eran conscientes de lo que prometian?

En cambio cuando despues piden la nulidad, entonces, ahí sí dicen la verdad.

Los indicios nos dicen lo contrario: que cuando piden la nulidad son mas pecadores (adulteros y herejes) que cuando se casaron, y por lo tanto menos libres, y mas alejados de Dios.

Porque entraron en el “nuevo amor” con el pecado.

A ver cuántos de los que piden la nulidad no lo hacen en adulterio y herejia, muchas veces despues de haber hecho brujeria a su exconyuge.

Mas credibilidad tienen las palabras dadas la primera vez en el altar, que en pecado pidiendo la nulidad.

Si el 50 ó el 80% o Todos de los matrimonios son nulos, mas razon para que por sus “antecedentes” no les den la “nulidad” ni les permitan casarse de nuevo, ya que se sabe que lo harán mintiendo frente a Dios, en su altar, en la iglesia que Él fundó .

Por ahí hay muchas iglesias piratas que los casan y los divorcian, en las condiciones y con el género o cosa que les provoque, pueden ir alla sin necesidad de insultar a la verdad que es Dios y sin manipular con sus palancas y su dinero a sus representantes.

Quien es mas hereje, el que miente para que lo casen o el que miente y engaña para que lo “Anulen”?.

O el perro mudo que permite que esto suceda?
Familia-Tradicional

http://infocatolica.com/blog/cura.php/1405091235-bocazas-eclesiales

Divorcio Antisocial

Rubens saturno destruye su familia

La sociedad Canibaliza los Hijos

Un estudio publicado por el Center for Marriage and Families, parte del Institute for American Values, con sede en Nueva York, revela la tragedia del divorcio sobre los hijos.

La estructura familiar afecta a todos los niveles de la educación, desde el preescolar hasta el universitario.

Lo que ocurre en la familia tiene una gran influencia sobre toda una serie de comportamientos en los hijos, como el mal comportamiento escolar, el consumo de drogas y alcohol, la actividad sexual y el embarazo adolescente, y los problemas psicológicos.

Destruye al Individuo

Entre los adolescentes, las consecuencias negativas debidas a la estructura familiar son notablemente más graves. Afectan a temas tales como el índice de abandonos escolares, el índice de graduaciones, y la edad del primer embarazo.

A los que viven en familias divididas les va peor a nivel educativo. De hecho, cada año que pasa con su madre sola o en adopción reduce los logros educativos generales a la mitad.

Cuando llegan a la universidad, los adolescentes de familias divididas siguen pagando un alto precio. Esto incluye consecuencias negativas como un nivel de asistencia a la universidad más bajo.

— Mala conducta en la escuela. La desintegración familiar se asocia, en los chicos, con una incidencia mayor de comportamiento anti social en el aula.

 

Los niños de hogares con sus propios padres casados tienen muy pocas incidencias de mala conducta en la escuela.

— Asistencia escolar y retraso. Los estudiantes de familias divididas abandonan las clases en un índice de un 30% superior al de los hogares unidos. Estas diferencias existen debido en parte a que los hogares divididos parecen menos capaces de supervisar y controlar a sus hijos.

— Fumar, consumo de drogas ilegales y alcohol. Los adolescentes de familias divididas es más probable que fumen, consuman drogas y alcohol, incluso cuando se controlan factores importantes como la edad, el sexo, la raza y la educación familiar. Un estudio encontró que la estructura familiar tiene una relación significativa con el apego familiar, con las familias unidas con un mayor apego. A su vez, el apego familiar tiene un efecto directo y disuasorio sobre el tabaquismo adolescente y el consumo de drogas ilegales.

— Actividad sexual y embarazo adolescente. Los adolescentes de familias divididas son más proclives a ser activos sexualmente. No parece que haya diferencias significativas en el comportamiento sexual entre adolescentes de familias adoptivas y los de familias de un solo progenitor. La similitud en el comportamiento sexual de estos dos grupos de adolescentes sugiere que el volverse a casar presenta algunos riesgos con respecto a controlar de forma efectiva el comportamiento adolescentes y el trasmitir valores que disuadan de las relaciones sexuales tempranas.

— Actividades ilegales. Estar en una familia adoptiva o de un solo progenitor a los 10 años eleva a más del doble la probabilidad de que un niño sea arrestado a los 14 años. Un estudio encontró era más probable que los chicos adolescentes en familias sin el padre biológico fueran encarcelados que los adolescentes de las familias unidas. Los jóvenes que nunca han vivido con sus padres biológicos tienen más probabilidades de ser arrestados.

— Problemas psicológicos. Para los niños, crecer sin sus propios padres casados está relacionado con altos niveles de estrés, depresión, ansiedad, y baja autoestima, durante sus años de adolescencia; problemas que pueden reducir su capacidad de concentración y atención en la escuela. La investigación muestra de modo fundado que el divorcio de los padres tiene efectos emocionales negativos durante la infancia, adolescencia y edad adulta.

Necesitamos consolidar las familias. Apoyar el matrimonio permitirá que un número mayor de niños tenga éxito a nivel educativo y prospere socialmente.