Carita Divina

Envidia tiene la fuente de color
de su carita divina,
de su carita divina.
Y yo estoy viendo en la frente de mi Dios
una corona de espina.
Que dolor; que dolor
una corona de espinas.

Pastores de la laguna,
ponerse tos a llorar
que el niño que está en la cuna
en una cruz morirá,
que el niño que está en la cuna
en una cruz morirá.

Envidia tiene la fuente de color
de su carita divina,
de su carita divina.
Y yo estoy viendo en la frente de mi Dios
una corona de espina.
Que dolor; que dolor
una corona de espinas.

La noche de nochebuena,
ponerse tos a cantar
que esa carita morena,
sonríe por no llorar.
Que esa carita morena,
sonríe por no llorar.

Envidia tiene la fuente de color
de su carita divina,
de su carita divina.
Y yo estoy viendo en la frente de mi Dios
una corona de espina.
Que dolor; que dolor
una corona de espinas

las barbas de san jose

San Jose al niño Jesus
un beso le dio en la cara
y el niño Jesus le dijo
que me pinchas
con las barbas

Pastores venid
Pastores llegad
Adorar al niño
Adorar al niño que
a nacido ya.

Oiga usted señor Jose
no le arrime usted
la cara que se va asustar
el niño
con esas barbas
tan largas.

Pastores venid
Pastores llegad
Adorar al niño
Adorar al niño que
a nacido ya.

Las barbas de San Jose
el niñito acariciaba
y el santo se conreia cuando
de ellas tiraba

Pastores venid
Pastores llegad
Adorar al niño
Adorar al niño que
a nacido ya.

Riu riu chiu

Riu, riu, chiu,
La guarda ribera,
Dios guardó del lobo
a nuestra cordera.

El lobo rabioso
la quiso morder,
mas Dios poderoso
la supo defender.
Quisole hacer que
no pudiese pecar,
ni aun original
esta Virgen no tuviera.

Riu, riu, chiu,
La guarda ribera,
Dios guardó del lobo
a nuestra cordera.

Este que es nacido
es el gran monarca,
Cristo patriarca
de carne vestido.
Hanos redimidos
con hacerse chiquito,
aunque era infinito,
finito se hiciera.

Riu, riu, chiu,
La guarda ribera,
Dios guardó del lobo
a nuestra cordera.

Yo vi mil garzones
que andaban cantando.
Por alli volando
haciendo mil sones,
diciendo a gascones,
Gloria sea en el cielo,
Y paz en el suelo
Pues Jesús naciera.

Riu, riu, chiu,
La guarda ribera,
Dios guardó del lobo
a nuestra cordera.

Pues que ya tenemos
lo que deseamos,
Todos juntos vamos
presentes llevemos;
Todos le daremos
nuestra voluntad,
pues a igualarse
con nosotros viniera

Riu, riu, chiu,
La guarda ribera,
Dios guardó del lobo
a nuestra cordera.

Riu Riu Chiu

Los primeros himnos de Navidad para los cristianos que conocemos aparecen en siglo IV Roma. Himnos latinos como Veni Redemptor gentium , escrito por San Ambrosio , arzobispo de Milán , declaraciones austeras de la doctrina teológica de la Encarnación.

En los siglos IX y X, la Navidad “Secuencia” o “Prosa” se introdujo en los monasterios del norte de Europa, desarrollando bajo Bernardo de Clairvaux en una secuencia de rimadas estrofas .
En el siglo XII el Adam monje parisino de San Víctor comenzó a derivar música de canciones populares, introduciendo algo más cerca del villancico tradicional de Navidad.

En el siglo XIII, en Francia, Alemania, y en particular, Italia, bajo la influencia de Francisco de Asís una fuerte tradición de villancicos populares en el idioma nativo se desarrolla, Villancicos en Inglés aparecen por primera vez en una obra de 1426 de John Awdlay.” Adeste fideles “(” O Come All Ye Faithful “) aparece en su forma actual en el siglo 18th, aunque pueden tener su origen en el siglo XIII. El origen de la melodía está en disputa.

La forma musical y poética en castellano y portugués, tradicional de España, Latinoamérica y Portugal, se hizo muy popular entre los siglos XV y XVIII, comenzaron a cantarse en las iglesias y a asociarse específicamente con la Navidad. Compositores notables de villancicos fueron, entre otros, Juan del Enzina, Pedro de Escobar, Francisco Guerrero, Gaspar Fernandes y Juan Gutiérrez de Padilla.
Tradicionalmente, los villancicos se han basado en los patrones y acordes de la Edad Media , y esto es lo que les da su sonido musical y característica única .