Bula Sublimis Deus

Bula
2 de Junio de 1537, Bula Sublimis Deus, el papa Pablo III declara que los indios tienen derecho a su libertad y que la fe debe predicarse con métodos pacíficos evitando todo tipo de crueldad

La bula es conocida por diferentes nombres: Sublimis Deus, Unigenitus y Veritas ipsa. En este documento el papa da por supuesta la racionalidad del indígena -en cuanto que los indios son hombres-, declara que tienen el derecho a su libertad, a disponer de sus posesiones, evitando todo tipo de crueldad.

Dice también la bula que todos son capaces de ser instruidos en la fe que debe serles predicada con métodos pacíficos; que el enemigo del género humano inventó un método para impedir que la Palabra de Dios fuera predicada y excitó a algunos que “deseando saciar su codicia, se atreven a afirmar que los Indios occidentales y meridionales y otras gentes que en estos tiempos han llegado a nuestro conocimientos -con el pretexto de que ignoran la fe católica- deben ser dirigidos a nuestra obediencia como si fueran animales y los reducen a servidumbre urgiéndolos con tantas aflicciones como las que usan con las bestias… haciendo uso de la Autoridad apostólica, determinamos y declaramos… que dichos Indios, y todas las gentes que en el futuro llegasen al conocimiento de los cristianos, aunque vivan fuera de la fe cristiana, pueden usar, poseer y gozar libre y lícitamente de su libertad y del dominio de sus propiedades, que no deben ser reducidos a servidumbre y que todo lo que se hubiese hecho de otro modo es nulo y sin valor, [asimismo declaramos] que dichos indios y demás gentes deben ser invitados a abrazar la fe de Cristo a través de la predicación de la Palabra de Dios y con el ejemplo de una vida buena…”

Alejandro Farnesio, convertido en Papa con el nombre de Pablo III, (1534-1549), tiene claro que debe luchar contra la difusión del protestantismo, contra los turcos y evitar la dispersión de los católicos. Su aguda intuición política (y misericordia) le lleva a escuchar y a decidir sobre el asunto de los abusos de los encomenderos.

El poner en duda la racionalidad de los indígenas no obstaba para que los encomenderos no tuvieran escrúpulo para considerar lícito reducirlos a la esclavitud y aprovecharse de ellos como de animales irracionales; algunos religiosos franciscanos, los declaraban incapaces de todos o al menos de algunos sacramentos, lo cual, conforme a las ideas teológicas de la época, equivalía a declararlos por irracionales. Esta idea servía de base a soldados, encomenderos, teólogos y jurisconsultos para justificar las conquistas, para probar que era lícita la esclavitud de los indios o para disculpar las crueldades y tiranías de los españoles denunciadas con tanta energía por frailes de la orden de Santo Domingo, como fray Pedro de Córdoba, fray Antonio de Montesinos y más tarde fray Bartolomé de Las Casas quienes sostenían la racionalidad de los indígenas americanos; y, ante las múltiples quejas no escuchadas, enviaron una comisión al Papa que llevaba muchas cartas de personas que informaban de la situación.

Los dominicos, demostraron gran valentía e inteligencia, al enfrentar a conquistadores, encomenderos y hasta a “los monarcas mismos, para proclamar que la espada no debía abrir el camino del Evangelio, ni la esclavitud y la dura explotación de los vencidos podían ser las armas de cristiana conquista ni de católico monarca”.

La misión para acudir al Papa fue organizada por fray Domingo de Betanzos y fray Bernardino de Minaya fue designado para realizarla. Minaya, viajó a Roma para informar sobre el mal trato al que eran sometidos los indios; a su testimonio se sumó una carta del primer obispo de Tlaxcala, fray Julián de Garcés –que es notable por sus argumentos y la más conocida-. Al llegar a Roma, Minaya, que también llevaba recomendaciones de Carlos V, fue recibido por Pablo III; sus cardenales consejeros –entre ellos Carafa quien le sucedería-estudiaron los documentos. Debido a esto, el Papa promulga la bula mencionada y otros dos documentos: Altitudo divini consilii y Pastorale officium en los que trata temas relativos a la Sublimis Deus.

Una de las consecuencias de esta bula, será la expedición por parte de Carlos V de las Leyes Nuevas y entre los dominicos, que Bartolomé de Las Casas tomara el hábito de religioso de esa orden.

Doralicia Carmona: MEMORIA POLÍTICA DE MÉXICO.

1517 la confusion del Libre examen

las-peores-masacres-de-la1
Luteranos matando cristianos

judas 2

En 2017 se “celebran” los 500 años de Lutero, La Libertad del hombre “cristiano” y el libre examen.

O la confusion entre el sacerdocio real que todos tenemos por el bautismo y el sacerdocio ministerial u orden sacerdotal.

Es decir que para justificar la herejia de irse a vivir con una monja y tener 8 hijos con ella, les dijo a los demas hombres que como todos somos sacerdotes, todos pecamos, y estamos predestinados a pecado, no vale la pena esforzarse más por no hacerlo.

El libre examen es libertad de interpretar las escrituras como cada cual quiera.

Todo esto quiere decir que no existe autoridad que me diga lo que debo hacer, algo así como que, “los mandamientos quedan abolidos”.

Actuando en consecuencia de su doctrina sin mandamientos; aconsejó literalmente a los príncipes alemanes que “exterminasen como a perros” a los campesinos y a todo aquel que se les opusiera para implantar este “modernismo”.

Esta corta visión del protestantismo o “modernismo” nos deja entrever el modus operandi del “padre reformador”.

Lo que nadie puede creer, es que el Papa católico vaya a celebrar con estos asesinos los 500 años de Herejía.

 

Martín Lutero exige a los príncipes, matar a los campesinos rebeldes

“Sorprendentes son los tiempos hoy, que un pueblo pueda alcanzar el cielo más bien derramando sangre, que del otro modo con rezos “herid, degollad y estrangulad cuanto podáis; y si haciéndolo así sobreviene la muerte, mejor para vosotros, que no podrais encontrar nunca muerte más bienaventurada, porque moriréis en obediencia a la palabra y al mandato de Dios …”

(Contra las bandas rapaces y asesinas de los campesinos, Edicione de Weimar (= EW) 18, pág. 357-361)

Nota: Algunos líderes campesinos fueron colgados cabeza abajo, por los luteranos, y aserruchados lentamente con el serrucho desde los testículos hasta el ombligo, hasta que murieran bajo los más espantosos dolores (Hubertus Mynarek, Die neue Inquisition, [La nueva inquisición] Marktheidenfeld 1999, S. 42).

Jesús hace referencia al mandamiento “No matarás”. Él enseña la reconciliación y la generosidad en el conflicto

a) Si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos. No matarás. No adulterarás. etc.

b) Ponte de acuerdo con tu adversario pronto, entre tanto que estás con él en el camino.

c) A cualquiera que te golpea en la mejilla derecha, vuélvele también la otra.

(a) Mateo 19, 17;  b) Mateo 5, 25;  c) Mateo 5, 39)

caza brujastortura luterana

http://www.theologe.de/martin-lutero_jesus-de-nazaret.htm

Semana Santa

ultima-cena-2

La Semana Santa es la conmemoración anual de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús de Nazaret. Por ello, es un período de intensa actividad litúrgica.

Da comienzo el Domingo de Ramos y finaliza el Domingo de Resurrección, aunque su celebración suele iniciarse en varios lugares el viernes anterior (Viernes de Dolores) y se considera parte de la misma el Domingo de Resurrección.

La fecha de la celebración es variable (entre marzo y abril según el año) ya que depende del calendario lunar, no antes del 22 de marzo y el 25 de abril como muy tarde.

El Triduo Pascual inicia el Jueves Santo, con la ultima cena, el Viernes Santo en el que se conmemora la muerte de Cristo; Sábado Santo, en el que se conmemora a Cristo en el sepulcro. Y la renovación del bautismo, el Domingo de Pascua de la Resurrección .

La semana santa es precedida por la cuaresma que empieza el miércoles de ceniza, durante estos 40 días los cristianos se abstienen por respeto a Dios, de tener relaciones sexuales los viernes y como recordatorio no consumen carne este día. Cosa que también se repite durante toda la semana Santa, en conmemoración de la pasión de Nuestro Señor Jesucristo.

Lo que celebramos es el misterio de nuestra redención.

La participación se hace con fervor para sentir la verdad del triunfo de Jesús sobre el demonio, autor del mal, la muerte y el pecado.

Los cristianos durante los tres siglos de persecución Romana, la celebraban en las catacumbas.

Como los primeros discípulos se basaban en el calendario hebreo y estos ahora son Deicidas, los cristianos adoptaron en 325 la luna de parasceve, que es la primera luna llena de primavera , que coincide exactamente con la fecha histórica del domingo de resurrección, para la celebración del triunfo sobre la muerte.

Todos los evangelistas afirman que Jesús murió en el día de la parasceve (Mt. 27,62; Mc. 15,42; Lc. 23,54; Juan 19,14.31), y no puede haber duda a partir de Lc. 23,54-56 y Jn. 19,31 que era viernes.

Sexto Julio Africano en una parte de su obra por conducto de Jorge Sincelo, dijo que Thallus atribuyó la oscuridad a un eclipse solar. Sexto Julio Africano objetó que tal fenómeno no ocurriría durante la pascua ya que había luna llena, por lo que la tierra estaba entre dicho satélite y el sol. No se sabe el porqué Thallus llegó a tal conclusión.

Eusebio de Cesarea (264 – 340), en su Crónica, citó a Flegón quien mencionó que durante el cuarto año de la olimpiada 202 (32/33 ) “un gran eclipse solar ocurrió a la hora sexta y que duró excepcionalmente respecto a otras, convirtiendo el día en noche pudiéndose ver las estrellas en el cielo y la tierra en Bitinia y los edificios de Nicea”. Eusebio también mencionó que un cronista griego anónimo hace referencia al mismo fenómeno y algunos sismos, por lo que concluyó que fueron los eventos ocurridos durante la crucifixión.

Tertuliano en su Apologeticus, dice que los que no estaban al tanto de las profecías “atribuyeron indudablemente la oscuridad a un eclipse”. Él sugiere que la evidencia es clara: “ustedes se dieron cuenta del portento que estaba escrito.”

3 de abril del año 30

The Ointment of the Magdalene (Le parfum de Madeleine)

“Entretanto una gran multitud de judíos, luego que supieron que Jesús estaba allí, vinieron, no sólo por Jesús , sino también por ver a Lázaro, a quien había resucitado de entre los muertos.
Por eso los príncipes de los sacerdotes deliberaron quitar también la vida a Lázaro, visto que muchos judíos por su causa se apartaban de ellos, y creían en Jesús”. Juan 12:9-11

Lázaro, Marta y María vivían en el castillo de Magdala, y eran miembros de una noble y poderosa familia descendiente de reyes, sus padres se llamaban Ciro y Euca. La familia tenía este castillo, próximo a Nazaret, las tierras de Betania y una parte de las de Jerusalén, que repartieron entre los tres: María, el castillo de Magdala (de ahí el nombre de María Magdalena), Marta Betania y Lázaro, la parte de Jerusalén.
María se entregó a la vida disoluta y los placeres.
Lázaro se hizo caballero.
Marta era la única que se ocupaba de los asuntos domésticos y administrar sabiamente la riqueza de los tres, y a la caridad con los necesitados.

El llamado “Informe de Pilato”, un fragmento apócrifo del Nuevo Testamento cuenta que en el momento de la Crucifixión “el Sol se oscureció; las estrellas aparecieron y en todo el mundo la gente encendió lámparas desde la hora sexta hasta el anochecer; la Luna parecía de sangre”.

Los Apócrifos no pueden ser utilizados como evidencia histórica, sin embargo Tertuliano asegura que Pilato escribió un informe para el emperador Tiberio sobre todos los sucesos que rodearon la Crucifixión.

Los fragmentos manuscritos del “informe de Pilato” son todos de fecha posterior, pero están basados en el original perdido .

Iesu dulcis memoria

Texto Latino Traducción castellana
Iesu dulcis memoria
Dans vera cordis gaudia
Sed super mel et omnia
Eius dulcis praesentia.
Nil canitur suavius
Nil auditur iucundius
Nil cogitatur dulcius
Quam Jesus Dei Filius.
Iesu, spes paenitentibus
Quam pius es petentibus
Quam bonus Te quaerentibus
Sed quid invenientibus?
Iesu dulcedo cordium
Fons vivus lumen mentium
Excedens omne gaudium
Et omne desiderium.
Nec lingua valet dicere
Nec littera exprimere
Expertus potest credere
Quid sit Iesum diligere.
Iesu Rex admirabilis
Et triumphator nobilis
Dulcedo ineffabilis
Totus desiderabilis.
Mane nobiscum Domine
Et nos illustra lumine
Pulsa mentis caligine
Mundum reple dulcedine.
Quando cor nostrum visitas
Tunc lucet ei veritas
Mundi vilescit vanitas
Et intus fervet Caritas.
Iesum omnes agnoscite
Amorem eius poscite
Iesum ardenter quaerite
Quaerendo in ardescite.
Iesu flos matris Virginis
Amor nostrae dulcedinis
Tibi laus honor numinis
Regnum beatitudinis.
Iesu summa benignitas
Mira cordis iucunditas
In comprehensa bonitas
Tua me stringit Caritas.
Iam quod quaesivi video
Quod concupivi teneo
Amore Iesu langueo
Et corde totus ardeo.
O Iesu mi dulcissime
Spes suspirantis animae
Te quaerunt piae lacrymae
Et clamor mentis intimae.
Sis, Iesu, nostrum gaudium,
Qui es futurus praemium:
Sit nostra in te gloria

Per cuncta semper saecula. Amen.

Es dulce el recuerdo de Jesús,
que da verdaderos gozos al corazón
pero cuya presencia es dulce
sobre la miel y todas las cosas.
Nada se canta más suave,
nada se oye más alegre,
nada se piensa más dulce
que Jesús el Hijo de Dios.
¡Oh Jesús!, esperanza para los penitentes,
qué piadoso eres con quienes piden,
qué bueno con quienes te buscan,
pero ¿qué con quienes te encuentran?
¡Oh Jesús!, dulzura de los corazones,
fuente viva, luz de las mentes
que excede todo gozo
y todo deseo.
Ni la lengua es capaz de decir
ni la letra de expresar.
Sólo el experto puede creer
lo que es amar a Jesús.
¡Oh Jesús! rey admirable
y noble triunfador,
dulzura inefable
todo deseable.
Permanece con nosotros, Señor,
ilumínanos con la luz,
expulsa la tiniebla de la mente
llena el mundo de dulzura.
Cuando visitas nuestro corazón
entonces luce para él la verdad,
la vanidad del mundo se desprecia
y dentro se enardece la Caridad.
Conoced todos a Jesús,
invocad su amor,
buscad ardientemente a Jesús,
inflamaos buscándole.
¡Oh Jesús! flor de la Madre Virgen,
amor de nuestra dulzura
a ti la alabanza, honor de majestad divina,
Reino de la felicidad.
¡Oh Jesús! suma benevolencia,
asombrosa alegría del corazón
al expresar tu bondad
me urge la Caridad.
Ya veo lo que busqué,
tengo lo que deseé
en el amor de Jesús desfallezco
y en el corazón todo me abraso.
¡Oh Jesús, dulcísimo para mí!,
esperanza del alma que suspira
te buscan las piadosas lágrimas
y el clamor de la mente íntima.
Sé nuestro gozo, Jesús,
que eres el futuro premio:
sea nuestra en ti la gloria

por todos los siglos siempre. Amén.