Herejía Monofisista

Velazquez

La Herejía Monofisista pretendía que solo había una naturaleza en la persona de Cristo, la divina. Se oponía a la realidad sobre las dos naturalezas de Cristo.
A pesar de haber sido condenado en el año 553, el monofisismo encontró apoyo en Siria, Armenia y especialmente entre los cristianos coptos en Egipto en dónde todavía existe en las Iglesias Armenias y Coptas entre otras.
Dios hace un pacto de sangre con el hombre y lo sella con un sacrificio humano, es el sacrificio del mismo Dios hecho hombre, que derrama su sangre para redimirnos, así lo explica el Papa.

CARTA DEL PAPA LEÓN A FLAVIANO,
OBISPO DE CONSTANTINOPLA,
SOBRE EUTIQUES, HEREJE MONOFISISTA

Selección
¿Qué puede ser peor en realidad que ser impío y no querer someterse a los más sabios y doctos? Caen en esta necedad aquellos que al encontrar alguna oscura dificultad en el conocimiento de la verdad, no recurren a los testimonios de los profetas, a las cartas de los apóstoles o a las afirmaciones del Evangelio, sino a sí mismos, y se hacen en consecuencia maestros del error propio porque no han querido ser discípulos de la verdad.

No sabiendo lo que debería pensar sobre la encarnación del Verbo de Dios, y no queriendo aplicarse al campo de las sagradas escrituras para obtener luces para la inteligencia, habría tenido, por lo menos, que escuchar con atención la común y unánime confesión con que el conjunto de los fieles profesa creer en Dios padre omnipotente, en Jesucristo su único hijo, nuestro señor, nacido del Espíritu Santo y de María virgen: tres afirmaciones con las cuales vienen destruidas las construcciones de casi todos los herejes. Si de hecho cree que Dios es omnipotente y padre, se demuestra con ello que el Hijo le es coeterno, en nada distinto del Padre, porque es Dios nacido de Dios, omnipotente que viene de omnipotente, coeterno que procede de eterno, y no es posterior a él en el tiempo, inferior en poder, distinto en gloria, diverso por esencia. Este eterno unigénito del eterno Padre, por lo demás, nació por obra del Espíritu santo y de María virgen; y este nacimiento en el tiempo no ha quitado nada, como tampoco nada ha agregado, a aquel nacimiento divino y eterno, consagrado enteramente a la redención del hombre, que había sido engañado, – y para, con su poder, vencer la muerte, y destruir al diablo, que poseía el dominio de la muerte. Nosotros no podríamos haber vencido al autor del pecado y de la muerte, si no hubiera asumido y hecha suya nuestra naturaleza aquel al cual el pecado no habría podido contaminar ni la muerte tener en su dominio. Él en realidad fue concebido por el Espíritu santo en el seno de la virgen María, que lo dio a luz en su integridad virginal, del mismo modo que sin disminución de la virginidad lo había concebido.

… Mateo dice: Libro de la genealogía de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abraham.
Carta a los Romanos: Pablo, siervo de Jesucristo, llamado apóstol, elegido para la predicación del evangelio de Dios, que ya había prometido a través de los profetas en las sagradas escrituras con relación a su Hijo, que le nació de la estirpe de David, según la carne.
La promesa de Dios a Abraham, cuando dice: en tu descendencia serán benditas todas las naciones… Las promesas fueran hechas a Abraham y a su descendencia. No dice a sus descendientes, como si fueran muchos; sino, como si fuera una: a su descendencia, que es Cristo….Isaías dice: He aquí, una virgen concebirá y dará a luz un hijo y lo llamará Emanuel, que significa Dios con nosotros….Nos ha nacido un niño, nos fue dado un hijo, su poder estará sobre sus espaldas. Y lo llamarán ángel de suma prudencia, Dios fuerte, príncipe de la paz, Padre del tiempo futuro, y no diría con engaño que el Verbo se hizo carne de un modo tal, que Cristo nacido de la Virgen aunque tuviese la forma de un hombre, no tendría la realidad del cuerpo de la madre….el ángel mandado a la beata virgen María dijo: El Espíritu Santo descenderá sobre ti y la fuerza del altísimo lo cubrirá con su sombra. Y por eso el ser santo que nacerá de ti será llamado hijo de Dios, dado que la concepción de la Virgen fue efecto de una operación divina, el cuerpo por ella concebido no proviniese de la naturaleza de quien lo concebía…el Espíritu santo hizo fecunda a la Virgen, pero la realidad el cuerpo proviene del cuerpo. Y mientras la sabiduría se edificaba una casa, el verbo se hizo carne y puso su morada entre nosotros, con aquella carne que había tomado del hombre y que el espíritu racional animaba.

Salvada entonces las propiedades de cada una de las dos naturalezas, que concurrieron a formar una sola persona, la majestad se reviste de humildad; la fuerza, de debilidad; la eternidad, de lo que es mortal; y para poder anular la deuda de nuestra condición, una naturaleza inviolable se une a una naturaleza capaz de sufrir… un idéntico mediador entre Dios y los hombres, el hombre Jesucristo podía morir según una naturaleza, y no morir según la otra. En la completa y perfecta naturaleza de hombre verdadero, entonces, nació el Dios verdadero, completo en sus facultades, completo en las nuestras. Cuando decimos “nuestras” entendemos aquellas facultades que el creador puso en nosotros desde el principio, y que ha asumido para restaurarlas. Pero, de hecho, aquellos elementos que el engañador introdujo, y que el hombre engañado aceptó, no dejan huella alguna en el salvador. Ni porque quiso participar en todo en las humanas miserias, fue por ello partícipe de nuestros pecados. Tomó la forma de un siervo sin la mancha del pecado, elevando lo que era humano sin rebajar lo que era divino, porque por ese rebajamiento por el cual de invisible se hace visible, y aun siendo señor y creador de todas las cosas, quiso ser de los mortales, fue condescendencia de la misericordia, no debilidad del poder.

Porque conservando la forma de Dios, hizo de hombre, se hizo hombre en la forma de siervo. Cada naturaleza conserva, de hecho, sin defecto aquello que le es propio. Y como la naturaleza divina no suprime la de siervo, así la naturaleza de siervo no trae ningún daño a la divina. Pero el diablo, se gloriaba de que el hombre, engañado por su astucia, había perdido los dones divinos, había sido despojado de la dote de la inmortalidad, había de enfrentar una dura sentencia de muerte, y, en consecuencia, el diablo en sus males había encontrado un cierto consuelo en la común suerte de los prevaricadores, y de que también Dios, según la exigencia de la justicia para con el hombre, (con aquel hombre que tanto había honrado al crear), había tenido que modificar su designio. Fue necesario entonces, que en la economía de su secreto consejo, Dios, que es inmutable, y cuya voluntad no puede ser privada de su innata bondad, completara, por así decirlo, el primitivo designio de su benevolencia hacia nosotros con un más profundo y misterioso plan divino, y así el hombre, arrastrado a la culpa por el engaño de la maldad diabólica, no pereciera contraviniendo con ello el designio de Dios.

El Hijo de Dios, descendiendo de la sede de los cielos, sin cesar de ser partícipe de la gloria del Padre, hace ingreso en este mundo bajo, generado según un orden y un nacimiento totalmente nuevos, porque, siendo invisible por su naturaleza divina, se hizo visible en la nuestra, porque siendo incomprensible, quiso ser comprendido; siendo atemporal, comenzó a existir en el tiempo; siendo Señor de todas las cosas, asumió la naturaleza de siervo, escondiendo la inmensidad de su majestad; siendo, en cuanto Dios, incapaz de sufrir, no desdeñó hacerse hombre sujeto al sufrimiento, finalmente, porque siendo inmortal, quiso someterse a las leyes de la muerte. Generado según un nuevo nacimiento, porque la virginidad inviolada no conoció la pasión, y suministró la materia de la carne. De la madre el Señor asumió la naturaleza, no la culpa. Y en nuestro señor Jesucristo, generado en el seno de la virgen, el nacimiento admirable no le da a la naturaleza una condición distinta de la nuestra. Este, en verdad es verdadero Dios, aquél es verdadero hombre. En esta unión nada hay de incongruente, encontrándose contemporáneamente juntos la bajeza del hombre y la alteza de la divinidad.

Así como, de hecho, Dios no muda por su misericordia, así el hombre no es anulado por la dignidad divina. De hecho, cada una de las dos naturalezas, opera conjuntamente con la otra en aquello que le es propio: y así el Verbo, aquello que es del Verbo; la carne, a su vez, aquello que es de la carne. La una brilla por sus milagros, la otra, sometida a las injurias. Y como al verbo no le conviene nada menos que la igualdad con la gloria paterna, así la carne no abandona la naturaleza humana. La misma e idéntica persona, de hecho, – algo que debemos repetir frecuentemente – es verdadero hijo de Dios y verdadero hijo del hombre: Dios, porque en principio existía el Verbo, y el Verbo estaba junto a Dios y el Verbo era Dios; hombre porque: El Verbo se hizo carne y estableció su morada entre nosotros, Dios, porque todas las cosas fueron hechas por medio de él, y sin él nada se hizo de cuanto fue hecho, hombre, porque nació de una mujer sometida a la ley. El nacimiento de la carne manifiesta la naturaleza humana; el parto de una Virgen es el signo del poder de Dios. La infancia el niño está testimoniada por la humilde cuna, la grandeza del Altísimo es proclamada por las voces de los ángeles. En su nacimiento es similar a los otros hombres, aquellos que Herodes intenta matar; pero es señor de todas las cosas aquel que los magos tuvieron la dicha de poder postrados adorar. Ya cuando se dirigió a Juan su precursor para el bautismo, para que no quedara oculto que bajo el velo de la carne se escondía la divinidad, la voz del Padre, tronando desde el cielo, dijo: Este es mi hijo predilecto, en el cual me he complacido. Aquel que la astucia del demonio tentó como hombre, como a un Dios sirven los ángeles.
Tener hambre, tener sed, cansarse y dormir, evidentemente que es propio de hombres, pero saciar cinco mil hombres con cinco panes, dar agua viva a la samaritana, la que producía el efecto de que quien la bebía no tenía nunca más sed, caminar sobre la superficie del mar sin que se hundan sus pies, y poner dóciles los vientos furiosos después de haber amonestado a la tormenta, todo esto, sin duda, es cosa divina. Como, por ejemplo, para evocar muchas cosas, no es de la misma naturaleza llorar con piadoso afecto a un amigo muerto y reclamarlo a la vida, resucitado, con el solo mandato de la voz, sacando de en medio la piedra de una tumba sellada ya hacía cuatro días; colgar de una cruz y conmover los elementos de la naturaleza, transformando la luz en tinieblas; o ser traspasado por clavos y abrir las puertas del paraíso, a la fe del ladrón; lo mismo que no es de la misma naturaleza decir: El Padre y yo somos una sola cosa y decir: El Padre es mayor que yo. Aun cuando en realidad, en el señor Jesucristo haya una sola persona para Dios y el hombre, otro es el elemento del cual surja para uno y otro la ofensa, como es otro el elemento del cual emana para uno y otro la gloria. Por nuestra naturaleza posee una humanidad inferior al Padre, del Padre le deriva una divinidad igual a la del Padre.

Precisamente por esta unidad de persona, que ha de entenderse como propia de cada una de las dos naturalezas, se lee que el Hijo del hombre descendió de los cielos, mientras que el Hijo de Dios asumió la carne de la Virgen María, de la cual nació, y, por otra parte, se dice que el Hijo de Dios fue crucificado y sepultado, aun cuando no haya sufrido esto en la misma divinidad, por la cual el unigénito es coeterno y consubstancial al Padre, sino en la limitación de la naturaleza humana. Precisamente por esto, confesamos todos, incluso en el Símbolo que el Hijo unigénito de Dios fue crucificado y sepultado, según las palabras del apóstol: Si lo hubieran conocido, no habrían jamás crucificado al Señor de la gloria. Y nuestro mismo Señor y Salvador, queriendo instruir en la fe con sus preguntas a los discípulos; ¿Quién, dijo, dicen los hombres que sea el Hijo del hombre? Ellos refieren las varias opciones de los otros. Y ustedes, continuó, ¿quién dicen que soy yo? Yo, que soy el Hijo del hombre y que ustedes ven bajo el aspecto de un siervo y en la verdad de la carne, ¿quién dicen ustedes que soy? Fue entonces cuando San Pedro, divinamente inspirado y destinado a confortar a todas las naciones con su confesión, Tú eres el Cristo, dijo, el Hijo del Dios vivo. Y bien, con razón fue llamado feliz por el Señor y de la piedra principal obtuvo la solidez y el nombre, aquel que por revelación del Padre reconoció en él al Hijo de Dios y Cristo, porque aceptar una cosa sin la otra no habría llevado a la salvación. Y había igual peligro en creer que el Señor Jesús fuese solo Dios, sin ser hombre, o sólo hombre sin ser Dios.

Después de la resurrección del Señor, que ciertamente ocurrió en el verdadero cuerpo, pues no resucitó sino aquel que había sido crucificado y muerto, ¿qué otra cosa hizo sino purificar íntegramente nuestra fe de todos los errores? Para esto, Él hablaba con sus discípulos, y viviendo y comiendo con ellos, les permitía, sobrecogidos como estaban de las dudas, acercársele y tener frecuente contacto con Él; estando las puertas cerradas entró donde estaban los discípulos, y son su soplo les dio el Espíritu santo, y daba luces a la inteligencia y develaba el sentido misterioso y profundo de las Sagradas Escrituras, mostraba repetidamente la herida de su costado, y las llagas de los clavos, y todos los signos de la recientísima pasión, diciendo: Miren mis manos y mis pies, soy yo, toquen, un espíritu no tiene ni carne ni huesos, como, en cambio, ustedes ven que los tengo yo, para que pudiesen constatar que las propiedades de las naturalezas divina y humana permanecían en él, y así supiéramos que el Verbo no es la misma cosa que la carne y confesásemos que el Verbo y la carne constituyen un solo Hijo de Dios.

Juan, apóstol y evangelista, dice: Cualquiera que confiese que Jesucristo apareció en la carne, es de Dios, y cualquiera que divide a Jesús, no es de Dios, más aún, es el anticristo. Y ¿qué dividiríamos en Jesús, sino separar en él la naturaleza humana y con vanísima decisión negar el único misterio por el cual fuimos salvados?
Juan, dice; La sangre de Jesús, hijo de Dios, nos purifica de todo pecado. Y también: esta es la victoria que derrota al mundo, nuestra fe. ¿Quién es aquel que vence al mundo, sino ese que cree que Jesús es el hijo de Dios? Al que ha venido a través del agua y la sangre, Jesucristo, no sólo en el agua, sino en el agua y la sangre. Y es el Espíritu el que da testimonio. Porque el Espíritu es la verdad. Porque son tres los que dan testimonio: el Espíritu, el agua y la sangre. Y estos tres son una sola cosa.
Naturalmente, debe entenderse el espíritu de santificación, la sangre de la redención, el agua del bautismo: tres cosas que son una misma, aun cuando conservan su individualidad, y ninguna de ellas está separada de las otras. Porque la iglesia católica vive y progresa en esta fe: que en Cristo Jesús no hay humanidad sin divinidad, ni divinidad sin verdadera humanidad.

Nuestro Señor, de hecho, verdadero y buen pastor, que da su vida por las ovejas, que viene a salvar a las almas de los hombres y no a perderlas, desea que seamos imitadores de su piedad. Y si la justicia ha de reprimir al que comete falta, la misericordia no puede rechazar al que se convierte. Y es entonces, que la fe verdadera resulta defendida con abundantísimo fruto cuando el error es condenado aun por aquellos que lo sostienen.

Sangre de Cristo

Jesus Flagelado por nuestros pecadosLa religión, el sacrificio y la efusión de sangre.

En la conciencia del hombre desgraciado quedó el recuerdo de su felicidad paradisiaca y la amargura de su deslealtad para con el Creador; si en la sangre está la vida —que manchó el pecado—, extirpar la vida, sería borrar el pecado.
El sacrificio es la ofrenda a Dios, de algo útil al hombre, que se destruye en reconocimiento del supremo dominio del Señor sobre todas las cosas como expiación.

Lo hace Abel, a la salida del paraíso Gen. 4, 4
Noé, al abandonar el arca Gen. 8, 20-21.
Abraham, a quien Dios había pedido como sacrificio a su propio hijo. Gen. 15, 10.
Moisés emplea sangre para salvar a los hijos de Israel en Egipto Ex. 12, 13, para adorar a Dios en el desierto Ex. 14, 6 y para purificar a los israelitas Heb. 9, 22.

Así que la sangre es, no solo para el pueblo elegido, sino para todos los pueblos, símbolo de reconciliación con el creador, pero los paganos y los pueblos idólatras ofrecían a los dioses falsos, la sangre caliente de víctimas humanas. Niños, doncellas y hombres fueron inmolados.

Como pueblo elegido, no podían derramar su propia sangre ni la de sus hermanos, como sustituto tomaron la vida de los animales, especialmente la de aquellos que le prestaban mayor utilidad, y los colocaron sobre los altares, sacrificándolos en adoración y en acción de gracias, para impetrar los dones celestes y para que le fueran perdonados los pecados; estos sacrificios ofrecidos por un pueblo que honraba a Dios con los labios, pero cuyo corazón estaba lejos de Él, molestaban a Dios. Mt. 15, 8.

“¡Si todo es mío! ¿Por qué me ofrecéis inútilmente la sangre de animales, si me pertenecen todos los de las selvas? No ofrezcáis más sacrificios en vano” Is. 1, 11-13; 40, 16; Sal. 49, 10.

Para reconciliar al mundo con Dios se necesitaba sangre limpia, incontaminada; sangre humana, porque era el hombre el que había ofendido a Dios; pero sangre de un valor tal que pudiera aceptarla Dios como precio de la redención y de la paz; sangre representativa y sustitutiva de la de todos los hombres, porque todos estaban enemistados con Dios.

¡Ninguna sangre bastaba, pues, sino la de Cristo, Hijo de Dios!

“Sacrificio y ofrenda no quisiste, pero me diste un cuerpo a propósito; holocaustos y sacrificios por el pecado no te agradaron; entonces dije: Heme aquí presente” Heb. 10, 5-7.

Y ofreciendo su sacrificio, con una sola oblación, la del Calvario, perfeccionó para siempre a los santificados Heb. 10, 12-14.

La reconciliación estaba hecha por medio de Jesucristo; Dios y el hombre habían sido puestos cerca por la Sangre de Cristo Jesús. Todo había sido reconciliado en el cielo y en la tierra por la Sangre de la Cruz 2 Cor. 5, 18-19; Efes. 2, 16; Col. 1, 20.

La religión, con la que Dios ha querido ser honrado a lo largo de los siglos está basada en un pacto, que regula las relaciones entre Dios y el hombre; pacto sellado con sangre Gen. 17, 9-10,13; Ex. 24, 3-7,8; Mt. 26, 8; Mc. 14, 24: Lc, 22, 20; 1 Cor. 11, 25.
La Sangre purísima de Jesucristo es la Sangre del Pacto nuevo, del Nuevo Testamento, que debe regular las relaciones de la humanidad con Dios hasta el fin del mundo.

“No os pertenecéis a vosotros mismos. Habéis sido comprados a alto precio. Glorificad, pues, y llevad a Dios en vuestro cuerpo”, advierte San Pablo 1 Cor. 6, 19.20

“Sed. Santos, sed santos en toda vuestra conducta, a semejanza del Santo que os ha llamado a la santidad… Conducíos con temor durante el tiempo de nuestra peregrinación en la tierra, sabiendo que no habéis sido rescatados con el valor de cosas perecederas, el oro o la plata, sino con la preciosa Sangre de Cristo, que es como de Cordero incontaminado e inmaculado” 1 Pe. 1, 15-18.

‘Esta copa es la Alianza Nueva sellada con mi sangre, que va a ser derramada por ustedes”. Lc. 22, 19-20.

“El Don de Dios le ha sido confiado a la Iglesia… Porque donde está la Iglesia, allí está también el Espíritu de Dios, y donde está el Espíritu de Dios allí está también la Iglesia. No participan de él los que no se alimentan a los pechos de su Madre para la vida y no beben en la fuente purísima que brota del cuerpo de Cristo sino que se excavan ‘cisternas agrietadas’ y, haciéndose fosas en la tierra, beben el agua putrefacta de los pantanos” (1 IRENEO, Contra las herejías, III, 24,2.)

http://www.mercaba.org/SANTORAL/Vida/07/07-01_Preciosa_sangre.htm

La confesion que hace?

dedo

“Rodéanme de palabras de odio y me combaten sin causa
En pago de mi amor me acusaban, y yo no hago más que orar.
Me vuelven mal por bien, y odio por amor.
Suscita contra él al malvado y esté a su diestra el acusador”. Sal 109:3-6

El sacramento de la confesión de los pecados encierra la promesa más hermosa para todos: “Si alguno está en Cristo, es una nueva criatura: lo viejo pasó, ya ha llegado lo nuevo. Y todo proviene de Dios, que nos reconcilió consigo por medio de Cristo y nos confirió el ministerio de la reconciliación (confesión de los pecados) Porque en Cristo, Dios estaba reconciliando al mundo consigo, sin imputarle sus delitos, y puso en nosotros la palabra de reconciliación”. 2Co 5:17-19

“Entonces oí una voz sonora en el cielo que decía: He aquí el tiempo de salvación, de la potencia, y del reino de nuestro Dios, y del poder de su Cristo; porque ha sido ya precipitado del cielo el acusador de nuestros hermanos, que los acusaba día y noche ante la presencia de nuestro Dios”. Apo 12:10

“Yo, Yo soy quien borra tus delitos por mí mismo, y no recordaré tus pecados”. Isa 43:25

Cuando el demonio te recuerde tu pasado, recuérdale a él su futuro.

“Y el Diablo, el seductor, fue arrojado al estanque de fuego y azufre, donde están también la bestia y el falso profeta, y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos”. Apo 20:10

Los paganos tienen Fe.

SIUPER~1

Los paganos tienen mas Fe.

Creen en cosas concretas, agüeros, la mala suerte de pasar debajo de una escalera o tirar sal por el hombro para alejar los malos “augurios” o creen en sus rituales paganos a dioses caídos y cumplen lo que esos “dioses” les piden, cargan vidrios, nidos, “llamadores”, entre sus supersticiones, evitan salir de viaje un martes, no rompen un vidrio, tocan madera, a pesar de saber que se van a separar pronto, hacen cabalas, se casan y alli si que llevan supercherias, algunos incluso se casan por la iglesia porque trae “buena suerte” aunque no crean en los sacramentos, etc.

Pero los supuestos católicos buscan “señales”, son peores que los paganos, algunos esperan la venida del Mesías que se encarnó hace 2 mil años y fue asesinado por sus propios ancestros¡¡¡¡

Las revelaciones privadas, (sobre las que No está fundada la Iglesia).Han sido una constante en la historia sagrada, desde el antiguo testamento el señor habla con su creatura, le hablaba a Adán, a Abraham, a los profetas, a los jueces, a los reyes, a todos en su encarnación y luego de ella, a los santos, etc…

Estas revelaciones contienen mensajes de conversión o advertencias, algunas de estas manifestaciones místicas están aprobadas por la Iglesia, como en el caso del Sagrado Corazón, Lourdes o Fátima.

Pero la plenitud de la revelación se ha dado en Cristo, nuestro señor y de allí para acá como lo testimonia San Pablo, han sido revelaciones para apuntalar la Fe, para dar consuelo y esperanza.

“Para que no me engría, me fue clavado un aguijón en la carne, un ángel de Satanás, para que me abofetee, y no me envanezca.
Por esto, rogué tres veces al Señor que lo apartase de mí; pero Él me dijo:
«Te basta mi gracia, porque la fuerza se perfecciona en la flaqueza».
Por eso, con sumo gusto me gloriaré más todavía en mis flaquezas, para que habite en mí la fuerza de Cristo.
Por lo cual me complazco en las flaquezas, en los oprobios, en las necesidades, en las persecuciones y angustias, por Cristo; pues cuando soy débil, entonces soy fuerte”. 2Co 12:7-10

La fuerza se perfecciona en la flaqueza, por eso Cristo pasa por la Cruz y todos estamos llamados a tomar la cruz del perfeccionamiento.

Vivimos ya la época profetizada, donde muchos están teniendo visiones y sueños y revelaciones y las masas se movilizan de aquí para allá, buscando señales, pero debemos tener presente que “Si yo mismo, o un ángel del cielo, les anuncia un Evangelio distinto al que hemos predicado nosotros, ¡caiga sobre él una maldición!” Gal 1,8

El mandamiento nuevo es amarnos los unos a los otros, con esto en mente estemos alerta, en gracia de Dios, así podremos crecer y multiplicarnos en la alegría de la espera de las “bodas reales”, que es lo que Dios manda.

Curiosidad u Ocultismo?

CURIOSIDAD

“Ninguna curiosidad para nosotros después de Cristo, ninguna búsqueda después del Evangelio”. Tertuliano

“Ya no os llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor; a vosotros, en cambio, os he llamado amigos, porque todo lo que oí de mi Padre os lo he hecho conocer”. Jua 15:15

Aunque no se pueden circunscribir al ámbito de la piedad mariana, en ésta especialmente se dan las “apariciones” y los consiguientes “mensajes”.
“Porque surgirán falsos mesías y falsos profetas, y se presentarán con grandes señales y prodigios para engañar, si fuera posible, incluso a los elegidos.
Mirad que os lo he predicho.Y si os dijeran que está en el desierto, no vayáis; o que está en un lugar oculto, no os lo creáis. De la misma manera que el relámpago sale del oriente y brilla hasta el occidente, así será la venida del Hijo del Hombre”. Mat 24:24

Las revelaciones privadas han sido desde san Pablo motivo de curiosidad.

“A lo largo de los siglos ha habido revelaciones llamadas ‘privadas’, algunas de las cuales han sido reconocidas por la autoridad de la Iglesia. Estas, sin embargo, no pertenecen al depósito de la fe. Su función no es la de ‘mejorar’ o ‘completar’ la Revelación definitiva de Cristo, sino la de ayudar a vivirla más plenamente en una cierta época de la historia.” Catecismo de la Iglesia Católica

“Guiado por el Magisterio de la Iglesia, el sentir de los fieles (sensus fidelium) sabe discernir y acoger lo que en estas revelaciones constituye una llamada auténtica de Cristo o de sus santos a la Iglesia” (Congregación para el culto Divino y disciplina de los sacramentos. Directorio de la piedad popular y la liturgia)

“No apaguéis el Espíritu, no despreciéis las profecías; examinad cada cosa y quedaos con lo que es bueno.” 1Tes (5, 19-21)

«Mucho tengo todavía que deciros, pero ahora no podéis con ello. Cuando venga Él, el Espíritu de la verdad, os guiará hasta la verdad completa; pues no hablará por su cuenta… Él me dará gloria, porque recibirá de lo mío y os lo anunciará a vosotros» (Jn 16, 12-14).

“Si te tengo ya habladas todas las cosas en mi Palabra, que
es mi Hijo, y no tengo otra, ¿qué te puedo yo ahora responder o
revelar que sea más que eso? Pon los ojos sólo en El, porque
en El te lo tengo dicho todo y revelado, y hallarás en El aún más
de lo que pides y deseas. Porque tú pides locuciones y
revelaciones en parte, y si pones en El los ojos, lo hallarás en
todo; porque El es toda mi palabra y mi respuesta, y es toda mi
visión y toda mi revelación. Lo cual os he ya hablado,
respondido, manifestado y revelado, dándoosle por Hermano,
Compañero y Maestro, Precio y Premio. Porque desde aquel dia
que bajé con mi Espíritu sobre El en el monte Tabor diciendo:
“Este es mi amado Hijo, en quien me he complacido;
escuchadle”, ya alcé Yo la mano de todas esas maneras de
enseñanzas y respuestas y se la di a El. Oídle a El, porque ya
no tengo más fe que revelar, ni más cosas que manifestar”
San Juan de la Cruz

PERSECUCIÓN¡¡¡¡

ley-obama-norman-weslin

“¿Por qué arrestarían ustedes a un Sacerdote Católico en una Universidad católica por tratar de que no maten a un bebé?”

Mientras tanto dentro de la ex-católica universidad los “Poderes del Mundo” festejaban su diabólica alianza en una especie de ritual anti-eucarístico, donde en sacrificio se ofrecían los millones de BEBES asesinados antes de nacer.

El Padre Weslin dio su testimonio y lo pagó con 5 meses en la cárcel. Murio pocos meses despues de alcanzar su libertad.

Cantaba el Himno a la Inmaculada cuando se lo llevaron…

Monseñor Juan Claudio Sanahuja, Ecologismo

CartaTierrayArcaAlianza

Texto carta tierra que junto con la conferencia del cairo, busca dar “derechos humanos” a los animales y el medio ambiente.

Dijo Dios. “-Hagamos al hombre a nuestra imagen, según nuestra semejanza. Que domine sobre los peces del mar, las aves del cielo, los ganados, sobre todos los animales salvajes y todos los reptiles que se mueven por la tierra.
Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y mujer los creó.
Y los bendijo Dios, y les dijo. -Creced, multiplicaos, llenad la tierra y sometedla; dominad sobre los peces del mar, las aves del cielo y todos los animales que reptan por la tierra.
Y dijo Dios. -He aquí que os he dado todas las plantas portadoras de semilla que hay en toda la superficie de la tierra, y todos los árboles que dan fruto con semilla; esto os servirá de alimento.
A todas las fieras, a todas las aves del cielo y a todos los reptiles de la tierra, a todo ser vivo, la hierba verde le servirá de alimento. Y así fue.
Y vio Dios todo lo que había hecho; y he aquí que era muy bueno”. Gén 1:26

La Carta de la Tierra es una declaración internacional de principios y propuestas de corte comunista.
El ecologismo busca rebajar la dignidad del hombre, al situarlo por debajo o a ras, de los animales y la naturaleza. busca crear una moral alternativa a la cristiana.
https://es.wikipedia.org/wiki/Carta_de_la_Tierra

Alabad a Dios con arte

51TP4A05GWL._SY300_

Es la propuesta del papa emérito Benedicto XVI “Si la Iglesia debe transformar, mejorar, ‘humanizar’ el mundo, ¿cómo puede hacer esto y renunciar al mismo tiempo a la belleza, que es una con el amor y con ello el consuelo verdadero?
La Iglesia debe ser ambiciosa, debe ser una casa de lo bello, debe guiar la lucha por la ‘espiritualización’, sin la cual el mundo se convierte en el ‘primer círculo del infierno’.
La Iglesia “debe ser el lugar de la ‘gloria’ y así también el lugar en el cual los lamentos de la humanidad son conducidos al oído de Dios… debe despertar la voz del cosmos glorificando al Creador y debe convertir al mismo cosmos en glorioso, y por tanto bello, habitable, amable”.
“En Mozart todo está en perfecta armonía, cada nota y cada frase musical; los opuestos se reconcilian y la ‘serenidad mozartiana’ envuelve todo. Es un don de la gracia de Dios, pero también el fruto de la fe viva de Mozart que, sobre todo en su música sacra, consigue reflejar la respuesta luminosa del amor divino que da esperanza incluso cuando la vida humana está lacerada por el sufrimiento y la muerte”. “El Réquiem de Mozart es una elevada expresión de fe, que conoce muy bien la tragedia de la existencia humana y no oculta sus aspectos dramáticos, y por lo tanto una expresión de fe propiamente cristiana, consciente de que toda la vida del ser humano está iluminada por el amor de Dios”, concluyó.
“Beethoven Con la novena sinfonía sorprende al público con una composición que rompe la forma tradicional de la sinfonía y que, en cooperación con la orquesta, el coro y los solistas, se eleva a un extraordinario final de optimismo y de alegría, la música misma deja intuir algo que está en la base de esta explosión de júbilo”
“Schubert con su trama melódica penetra el alma con dulzura, y lleva a quien lo escucha a sentir el mismo llamamiento a la verdad del corazón, la verdadera alegría está radicada en aquella libertad que, en última instancia, sólo Dios puede donar”.
Benedicto vive en un convento dentro de los jardines del Vaticano, protegido por la mirada atenta de la Guardia Suiza. Es atendido por cuatro asistentas que trabajaban con él cuando era Papa y por Gänswein y su hermano Georg, que acaba de cumplir 90 años.