Loreto

casa_loreto

jose loreto

Este señor atendió a unas monjas del colegio la enseñanza de Bogotá, en Loreto, Italia, hace mas de 20 años.

El día que las religiosas en peregrinación asistieron a la iglesia no había mas personas y el señor les dio todas las indicaciones sobre la casa.

Casa de Loreto

Esta es la casa donde vivieron san José, la virgen y el niño hasta que Éste empezó su vida pública a los 30 años.

La casa llegó milagrosamente, cuando los moros trataron de destruirla y los ángeles la llevaron por los aires en varias etapas hasta e Loreto.

Por esa razón la virgen es patrona de los Aviadores.

El señor en cuestión fue tan amable y les contó la historia de la casa, el lugar donde el niño jugaba, donde había resucitado un pajarito, cómo la virgen tejía los propios vestidos y los de la familia, en que lugar estaba el taller de san josé y la cocina, que era un espacio de la montaña anexo a la casa y otros hechos históricos de manera tan familiar que las monjas en agradecimiento, decidieron regresar otro día, a darle las gracias y llevarle un detalle.

Para su enorme confusión ni el sacristán, ni el personal de aseo correspondían a la descripción del amable anfitrión. Así que buscaron al párroco y otros miembros del clero que para su sorpresa les informaron que el día en cuestión la iglesia no abre por el ser día de descanso.

Al regresar a Bogotá, una de las hermanas mandó a revelar los rollos fotográficos y apareció esta foto que ninguna recuerda haber tomado y que corresponde al ilustre anfitrión.

Loreto

La legítima defensa

kdtCBnonegociables

La Biblia describe que todos los hombres tienen una “ley escrita en sus corazones”, una ley natural que fue dada por Dios.

“En verdad, cuando los gentiles, que no tienen Ley, cumplen naturalmente las prescripciones de la Ley, ellos mismos, sin tenerla, son para sí mismos Ley. Y con esto muestran que los preceptos de la Ley están escritos en sus corazones” Rom 2:14

Para el sofista “lo justo no es otra cosa que lo que conviene al más fuerte”, es decir, al hombre egoísta, el que quiere todo para sí y se vale de los otros para alcanzar su propio beneficio.

Esa es la ley del enemigo de Dios. Que imponen los tiranos.

El Derecho Natural sostiene que la legitimidad de las leyes positivas, que son el conjunto de normas efectivamente vigentes en un Estado, dependen en último término de su concordancia con el Derecho Natural, la validez de la ley depende también de su Justicia (o corrección material) y por eso: “la ley injusta no es verdadera ley”.

“sería legítimo resistirse a la autoridad cuando se intenta imponer el cumplimiento de una ley que no es compatible con la ley natural”.

* Existen ciertos principios morales y universales: leyes naturales o derechos naturales.
* El contenido de dichos principios es cognoscible por el hombre mediante la razón.
* Si estos principios no son recogidos o sancionados por el ordenamiento jurídico positivo, este último no puede considerarse un verdadero ordenamiento jurídico.

* Platón: En su obra “La República” esboza el derecho natural de lo justo.
* Aristóteles: En su política, sobre los mandatos divinos; La ley eterna es fuente del raciocinio del hombre y la ley Natural. La verdad de las conclusiones depende de la verdad de las premisas.
* Cicerón: Afirma que para el hombre culto la ley es la inteligencia.
* Tomás de Aquino: Dios ha establecido una legislación eterna para el mundo natural y el mundo humano, y eso es lo que conocemos como ley natural.

Catecismo

1954 «La ley natural […] está inscrita y grabada en el alma de todos y cada uno de los hombres porque es la razón humana que ordena hacer el bien y prohíbe pecar. Pero esta prescripción de la razón humana no podría tener fuerza de ley si no fuese la voz y el intérprete de una razón más alta a la que nuestro espíritu y nuestra libertad deben estar sometidos»

1960 Los preceptos de la ley natural no son percibidos por todos, sin dificultad, con firme certeza y sin mezcla alguna de error. En la situación actual, la gracia y la revelación son necesarias al hombre pecador para que las verdades religiosas y morales puedan ser conocidas “de todos y sin dificultad, con una firme certeza y sin mezcla de error”.

2263 La legítima defensa de las personas y las sociedades no es una excepción a la prohibición de la muerte del inocente que constituye el homicidio voluntario. “La acción de defenderse […] puede entrañar un doble efecto: el uno es la conservación de la propia vida; el otro, la muerte del agresor” (Santo Tomás de Aquino, Summa theologiae, 2-2, q. 64, a. 7). “Nada impide que un solo acto tenga dos efectos, de los que uno sólo es querido, sin embargo el otro está más allá de la intención” (Santo Tomás de Aquino, Summa theologiae, 2-2, q. 64, a. 7).

2264 El amor a sí mismo constituye un principio fundamental de la moralidad. Es, por tanto, legítimo hacer respetar el propio derecho a la vida. El que defiende su vida no es culpable de homicidio, incluso cuando se ve obligado a asestar a su agresor un golpe mortal:

«Si para defenderse se ejerce una violencia mayor que la necesaria, se trataría de una acción ilícita. Pero si se rechaza la violencia en forma mesurada, la acción sería lícita […] y no es necesario para la salvación que se omita este acto de protección mesurada a fin de evitar matar al otro, pues es mayor la obligación que se tiene de velar por la propia vida que por la de otro» (Santo Tomás de Aquino, Summa theologiae, 2-2, q. 64, a. 7).

2265 La legítima defensa puede ser no solamente un derecho, sino un deber grave, para el que es responsable de la vida de otro. La defensa del bien común exige colocar al agresor en la situación de no poder causar prejuicio. Por este motivo, los que tienen autoridad legítima tienen también el derecho de rechazar, incluso con el uso de las armas, a los agresores de la sociedad civil confiada a su responsabilidad.

El derecho de hacer la guerra, en ciertas circunstancias es un deber que no sólo abarca acciones defensivas, sino que incluye también acciones ofensivas.

Como entender la guerra musulmana

islam

Para entender la guerra musulmana, que causa millones de victimas, primero cristianas y luego entre ellos mismos, hay que comprender que luego de la muerte del “profeta” empezó una guerra por el dominio, que los separo en sunnitas y chiitas que decían que el poder debía designarse por gracia divina y que un parentesco familiar con Mahoma era más que una señal para elegir al futuro líder. En ese sentido, ese pequeño grupo (‘Shi’atu Ali’, en árabe, o ‘partidarios de Alí’) creía que el mejor postor para el califato era Alí, primo y yerno de Mahoma.

Otros expresaron su desacuerdo con el privilegio exclusivo de los sucesores de sangre del Profeta. Según ellos, la cabeza del Califato debía ser elegido por la mayoría de los miembros de la comunidad, estos son los sunnitas, de los 1,500 millones de musulmanes, aproximadamente 1200 millones se identifican como sunitas y 300 millones como chiitas. Al-Qaeda, lo mismo que Boko Haram de Nigeria, Al-Shabab de Somalia, y el ISIS son sunitas.
El Irán de los ayatolas y Hezbolá son chiitas. Saddam Hussein el dictador Iraquí era sunita.
El islam gobierna 55 países de Asia y África, básicamente iguales en el fondo, pero antagónicos en la forma, ninguna de las doctrinas y sus diversas ramas ponen en duda el dogma, porque respetan la tradición, cumplen los cinco pilares del islam y lo que hacen como las decapitaciones y las violaciones de esclavas cristianas, esta mandado en el coran.

Corán 4:23-24: En adelante, os están prohibidas vuestras madres, vuestras hijas, vuestras hermanas, …  Y las mujeres casadas, a menos que sean esclavas vuestras. ¡Mandato de Alá!

Sura 8 , aleya 12, ‘Estoy con vosotros; dad firmeza a quienes creen. Yo infundiré el terror en los corazones de aquellos que no han creído, herid, pues en la parte superior de sus cuellos…”.
La guerra del golfo y posteriores revivió los ancestrales conflictos tribales y racismos entre diversos pueblos en Irak, Siria, Pakistán, Afganistán, Líbano, Libia, Siria etc, donde se han reactivado viejos antagonismos tribales y de intolerancia. Ya que islam significa sometimiento o sumisión y todos estos pueblos diversos se hicieron islámicos a la fuerza.

El grupo terrorista Estado Islámico es una organización suníta que practica la yihad (muerte a quien no sea musulman) que busca la instauración de un califato o Estado regido por la ley islámica (sharia) en todos los países.

Asentado actualmente en territorios de Siria y el norte de Irak, su objetivo es expandirse a países próximos como Jordania, Líbano y Arabia Saudita. Para sus seguidores, la única manera de alcanzar sus objetivos es a través de las armas y el terror.

Por sus siglas, se le conoce también como:

EI (Estado islamico)
ISIS (Islamic State of Iraq and Syria).

¿QUÉ ES UN CALIFATO?
El califato es un sistema político que, regido por un califa (o sucesor del profeta Mahoma), busca gobernar a la umma o comunidad de creyentes del islam en todo el mundo.

Según explicó a la BBC Javier Rosón , experto en estudios islámicos de Casa Árabe en España, la instauración de un califato implica “el seguimiento riguroso de la tradición islámica” y, por ende, la abolición de cualquier norma que se le oponga. Cualquier otro credo.

La guerra de Siria es pues una guerra de musulmanes que quieren hacerse con el poder total para aplicarle la ley de blasfemia (sharia) a todo aquel que no sea musulman.

Para hacerlo, primero deben unir a los “hermanos” y esa es la guerra.

Se están uniendo contra su enemigo, el gran satán, Occidente.

Lo que nadie entiende es porque se vienen a “refugiar” a occidente cuando occidente es visto como tierra satánica?

El mundo conoce lo que hacen a los cristianos por el camino…
Nadie da razón de los 25 millones de cristianos que había en el medio oriente al inicio de la guerra del desierto, los 5 millones de Irak, desaparecieron, los 1.5 millones de cristianos de Siria, desaparecieron…

Había mas católicos en damasco 10 años después del asesinato de Jesús cuando Saulo de Tarso iba en su persecución, que hoy.

El islam se organiza, una vez surja un líder, se volverán contra su verdadero enemigo…

El estado Islámico es dirigido por Abu Bakr al Baghdadi, conocido como Abu Dua o Califa Ibrahim, “gobernante de los musulmanes allá donde estén”.

Refugiados?