La Oración y la Familia, así se transmite la Fe

Fe sin obras?

Los santos dicen que al orar debemos hacer cuatro acciones: adorar, dar gracias,pedir perdón y suplicar favores.

Cuando rezo, confieso que soy débil, pobre, necesitado.

Que tengo necesidad de Dios.

Experimento ser criatura indefensa.

Por eso Jesús dice que para quienes tienen mucho es mas difícil salvarse, porque disimulan sus necesidades reales con cosas.

Hay que compartir la oración y los problemas en la familia, para que los hijos se involucren en la adoración, en dar gracias, en el pedir perdón, suplicar favores y sepan que hay necesidades, económicas y físicas no solo en la casa sino en la familia y la comunidad cristiana en el mundo.

“Haced que yo sea hermoso por dentro. Que yo considere rico a quien es sabio, y que posea de dinero sólo cuanto pueda tomar y llevar el sabio. No pido más” Sócrates.

«Si el hombre no graba en su corazón que es pecador, Dios no le escucha», sentenciaba un Padre del Desierto. Un hermano suyo le preguntó: «¿Por qué es tan importante sentirse pecador?». Y el anciano contestó: «Si uno tiene presentes sus pecados, no ve los pecados de su prójimo».

Por eso Dios nos llama a la oración, para que nos aceptemos y perdonemos en primer lugar.

La enseñanza mas grande que se puede dar a alguien es enseñarle a rezar y es la herencia divina que legamos a quienes nos rodean,

La oración es dialogo con Dios y ese dialogo es el mismo que debe enseñarse a los hijos, porque de otra manera podrías estar criando herejes y paganos.

La otra forma de orar por excelencia es leer y conocer la biblia y el catecismo.

Escuchar la palabra y planes que Dios tiene y conocer lo que ha hecho y lo que puede es fundamental, quien conoce a Dios lo ama y la biblia es escrita por el “espíritu santo”,  en los hombres que la han plasmado.

El ayuno y el sacrificio son el complemento perfecto a la oración, el mismo Jesús los practicó de muchas maneras y sin ellos y el ejemplo que los hijos reciben por ellos, la fe estaría muerta.

“Porque así como el cuerpo sin el espíritu está muerto, así también la fe sin las obras está muerta”.Santiago 2:14-26

 

 

 

Mesias

Basilica_di_San_Pietro,_Rome_-_2677

EL MESÍAS

OBERTURA

PRIMERA PARTE

(Profecía y Nacimiento de Cristo)

RECITATIVO Isaías 40:1-3
Consolad a mi pueblo, dice vuestro Dios;
hablad tiernamente a Jerusalén,
y anunciadle que su lucha ha terminado,
que su iniquidad le ha sido perdonada.

La voz de aquel que clama en el desierto:
Preparad el camino del Señor,
enderezad una calzada en el desierto
para nuestro Dios.

ARIA Isaías 40:4
Todo valle será exaltado,
y toda montaña y todo monte serán aplanados;
lo torcido será enderezado y
los terrenos accidentados, serán emparejados.

CORO Isaías 40:5
Y la gloria del Señor será revelada
y todos los seres juntos le verán:
porque la boca del Señor lo ha dicho.

RECITATIVO Hageo 2:6,7 · Malaquías 3:1
Así dice el Señor de los Ejércitos:
Incluso una vez más, en un momento,
yo sacudiré los cielos, y la tierra,
y el mar, y la tierra seca, y haré
temblar a todas las naciones,
y el deseado de las naciones vendrá.
El Señor a quién buscáis, vendrá de repente
a su templo, y también el mensajero del convenio,
en quien os deleitáis, he aquí,¨
Él vendrá, dice el Señor de los Ejércitos.

ARIA Malaquías 3:2
¿Pero quién puede soportar
el día de su venida?
¿Y quién será capaz de estar en pie
cuando Él aparezca?
Porque él es como el fuego del refinador.

CORO Malaquías 3:3
Y él purificará a los hijos de Leví,
para que ellos puedan ofrecer al Señor
ofrenda en justicia.

RECITATIVO Isaías 7:14 · Mateo 1:23
He aquí, una virgen concebirá, y
dará luz un hijo,
y le llamará su nombre Emmanuel;
Dios con nosotros.

ARIA Y CORO Isaías 49:9
¡Oh, tú que anuncias buenas nuevas a Sion,
levántate en el monte alto!
¡Oh, tú que anuncias buenas noticias a Jerusalén,
álzate, no temas!;
dile a las ciudades de Judá:
He aquí vuestro Dios
Levantaos, resplandeced,
porque ha venido tu luz,
y la gloria del Señor
se alza sobre ti.

RECITATIVO Isaías 60:2,3
Y he aquí, la oscuridad cubrirá la tierra,
y las tinieblas, a los pueblos:
pero el Señor se levantará sobre ti,
y Su gloria se verá sobre ti.
Y los gentiles vendrán a tu luz,
y los reyes al resplandor de tu ascensión.

ARIA Isaías 9:2
El pueblo que caminaba en la oscuridad
ha visto una gran luz,
y aquellos que viven
en la tierra de la sombra de la muerte,
sobre ellos ha brillado la luz.

CORO Isaías 9:6
Porque para nosotros un niño ha nacido,
para nosotros nos es dado un Hijo,
y el gobierno será sobre Sus hombros,
y Su nombre será Maravilloso,
Consejero, Dios Poderoso,
Padre eterno, Príncipe de Paz.

SINFONÍA PASTORAL

RECITATIVO Lucas 2:8
Había pastores descansando en el campo,
vigilando su rebaño en la noche.

Lucas 2:9
Y he aquí, el ángel del Señor vino a ellos,
y la gloria del Señor brilló a su alrededor,
y ellos tuvieron gran temor.

Lucas 2:10,11
Y el ángel les dijo:
No tengáis miedo,
porque he aquí, les traigo
buenas nuevas de gran gozo,
las que serán para todos los pueblos:
Porque para vosotros nace hoy
en la ciudad de David
un Salvador, Cristo el Señor.

Lucas 2:13
Y de repente, había con el ángel
una multitud del ejército celestial,
y alababan a Dios, diciendo:

CORO Lucas 2:14
¡Gloria a Dios
en lo más alto,
y paz en la tierra,
buena voluntad
para los hombres!

ARIA Zacarías 9:9,10
Regocíjate grandemente,
oh hija de Sion;
grita, oh hija de Jerusalén,
he aquí, tu Rey viene a ti.
Él es tu Salvador justo,
y hablará paz a los gentiles.

RECITATIVO Isaías 35: 5,6
Entonces los ojos de los ciegos serán abiertos,
y los oídos de los sordos destapados;
entonces, el cojo saltará como un ciervo,
y la lengua del mudo cantará.

ARIA Isaías 40:11 · Mateo 11:28,29
Él alimentará a su rebaño como lo hace un pastor,
y Él juntará los corderos con sus brazos,
y les llevará en su pecho, y tiernamente les conducirá
con los menores.
Venid a Él, todos vosotros que trabajáis,
que estás con carga pesada, y Él os dará descanso.
Tomad Su yugo sobre vosotros, y aprended de Él,
porque Él es manso y humilde de corazón,
y vosotros hallaréis descanso para vuestras almas.

CORO Mateo 11:30
Su yugo es fácil,
y su carga es ligera.

SEGUNDA PARTE

(Ministerio y Pasión de Cristo)

CORO Juan 1:29
Mirad al Cordero de Dios,
que quita el pecado del mundo.

ARIA Isaías 53:3 – 50:6
Él fue despreciado y desechado por los hombres,
un hombre de dolores y experimentado en quebranto.
Él dió su espalda a los que le castigaban,
y Sus mejillas a aquellos
que le tiraban del cabello;
Él no ocultó Su cara a la humillación
y a ser escupido.

CORO Isaías 53:4,5
Ciertamente Él ha cargado nuestro quebranto
y ha llevado nuestros dolores.
Él fue herido por nuestras transgresiones,
y Él fue magullado por nuestras iniquidades,
el castigo de nuestra paz fue sobre Él.

CORO Isaías 53:5
Y por Sus llagas nosotros somos sanados.

CORO Isaías 53:6
Todos, como ovejas, nos hemos extraviado,
cada uno se ha vuelto por su propio camino.
Y el Señor ha puesto en Él
la iniquidad de todos nosotros.

RECITATIVO Salmos 22:7
Todos aquellos que le ven,
se ríen con burla:
le escupen, y moviendo sus cabezas,
dicen:

CORO Salmos 22:8
Él confió en que Dios le liberaría:
Que Dios le libere, si en Él se complacía.

RECITATIVO Salmos 69:20
Tu rechazo ha roto Su corazón;
Él está aconjogado:
Miró buscando a alguien
que le tuviera misericordia,
pero no había nadie,
ninguno que pudiera consolarle.

ARIA Lamentaciones 1:12
Mirad y ved
si existe dolor semejante
a su dolor.

RECITATIVO Isaías 53:8
Fue cortado de la tierra de los vivos,
por la transgresión de Tu pueblo fue
golpeado.

ARIA Salmos 16:10
Pero no dejaste Su alma en el infierno,
ni permitiste que Tu Santo sufriera
al ver corrupción.

CORO Salmos 24:7-10
Levantad vuestras cabezas, oh portales,
y que se alcen, las puertas eternas,
y el Rey de Gloria entrará.
¿Quién es el Rey de Gloria?
El Señor fuerte y poderoso,
el Señor poderoso en batalla.
El Señor de los Ejércitos:
Él es el Rey de Gloria.

RECITATIVO Hebreos 1:5
¿A cuál de los ángeles Él, alguna vez, le dijo:
“Tú eres my Hijo, hoy Te he engendrado”?

CORO Hebreos 1:6
Alabadle, todos los ángeles de Dios.

ARIA Salmos 68:18
Subiste a lo alto,
a la cautividad has conducido cautiva,
y guardaste dones para los hombres,
incluso para Tus enemigos,
para que el Señor Dios pueda morar
entre ellos.

CORO Salmos 68:11
El Señor dió la palabra,
grande fue la compañía de los que la predicaban.

ARIA Romanos 10:15
¡Cuán hermosos son los pies de aquellos
que predican el evangelio de paz,
y que llevan gratas noticias de
cosas buenos!

CORO Romanos 10:18
El sonido de ellos
ha salido por toda la tierra,
y las palabras de ellos
han llegado hasta el fin del mundo.

ARIA Salmos 2:1,2
¿Por qué las naciones se reunen con tanta rabia?
¿y por qué los pueblos piensas cosas vanas?
Los reyes de la tierra se levantan,
y los regidores juntos se ponen de acuerdo,
contra el Señor y contra Su Ungido?:

CORO Salmos 2:3
“Rompamos los lazos del Señor y de su Ungido,
y también quitémonos y tiremos sus yugos.”

RECITATIVO Salmos 2:4
El que habita en el cielo,
se reirá y se burlará
de ellos con escarnio:

ARIA Salmos 2:9
Tú los romperás con vara de hierro;
Tú los quebrantarás en pedazos
con si fueran una vasija de greda.

CORO Apocalipsis 19:6 · 11:5 · 19:16
¡Aleluya!
Porque el Señor Dios omnipotente reina.
Los reinos de este mundo se han convertido
en el reino de nuestro Señor y de Su Cristo;
y Él reinará por todos los siglos.
Rey de reyes, y Señor de señores.

TERCERA PARTE

(Resurrección y Gloria)

ARIA Job 19:25,26 – I Corintios 15:20
Yo sé que mi Redentor vive,
y que Él se levantará en el último día sobre la tierra:
y aunque los gusanos hayan destruído este cuerpo,
aun así en mi carne veré a Dios.
Porque hoy Cristo ha resucitado de los muertos,
el primer fruto de aquellos que duermen.

CORO I Corintios 15:21
Como por un hombre vino la muerte,
así por un hombre vino la resurrección de los muertos.
Porque como en Adán todos mueren,
Sin embargo en Cristo todos serán vivificados.

RECITATIVO I Corintios 15:51,52
He aquí, os digo un misterio:
nosotros no dormiremos,
sino que seremos transformados en un momento,
en un abrir y cerrar de ojos, cuando suene la trompeta final.

ARIA I Corintios 15:52,53
La trompeta sonará,
y los muertos serán levantados incorruptibles,
y nosotros seremos transformados.
Porque esto corruptible debe vestirse de incorrupción,
y esto mortal debe vestirse de inmortalidad.

RECITATIVO I Corintios 15:54
Entonces, se cumplirá lo que estaba escrito:
La Muerte ha sido consumida por la victoria.

DÚO I Corintios 15:55,56
¿Dónde está tu aguijón, oh Muerte?
¿Dónde está tu victoria, oh Sepulcro?
El aguijón de la muerte es el pecado,
y la fuerza del pecado es la ley.

CORO I Corintios 15:57
Pero gracias a Dios que nos dio la victoria,
a través de nuestro Señor Jesucristo.

ARIA Romanos 8:31,33,34
Si Dios está por nosotros,
¿quién puede estar en nuestra contra?
¿quién acusará a los elegidos de Dios?
Es Dios el que justifica,
¿quién es el que condena?
Es Cristo el que murió,
y aún más, se levantó nuevamente,
y está a la diestra de Dios,
e intercede por nosotros.

CORO Apocalipsis 5:12,13
Digno es el Cordero que fue inmolado,
y que con su sangre nos ha redimido para Dios,
de recibir poder, y riquezas, y sabiduría,
y fuerza, y honra, y gloria, y bendición.
Bendición y honra, gloria y poder
sean a Aquel que se sienta en el trono,
y al Cordero, por siglos y siglos.

Amen

Burgos y el Cid

burgos

Cid

Rodrigo Díaz, Príncipe de Valencia (Burgos 1048 -Valencia, 1099) fue un caballero castellano que llegó a dominar al frente de su propio ejercito el Levante de la península ibérica a finales del siglo XI de forma autónoma respecto de la autoridad de rey alguno.
Consiguió conquistar Valencia y estableció en esta ciudad un señorío independiente de los moros, desde el 17 de junio de 1094 hasta su muerte; su esposa Jimena Díaz lo heredó y mantuvo hasta 1102, cuando pasó de nuevo a dominio musulmán.

Espada del Cid

La espada del Cid tenía una característica especial, una hendidura en el centro que permitía que el aire entrase en las venas provocando la muerte más rápida del enemigo.

Cid Campeador

El Cid en su Yegua Babieca

Cristo Reina en…

Christ the King

“Cristo reina en la inteligencia de los hombres…por ser Él la misma Verdad y por la necesidad que tienen los hombres de saber en Cristo la verdad y aceptarla de Él”; ” reina en la voluntad de los hombres… porque con sus mociones e inspiraciones influye en nuestra libre voluntad, encendiendo en ella los más altos propósitos”; “es rey de los corazones, porque con su supereminente caridad… se gana el amor de las almas”

Se ha de atribuir a Jesucristo hombre, el título y la potestad de rey; pues sólo como hombre se puede afirmar de Cristo que recibió del Padre la potestad, el honor y el reino (Dan. 7, 13-14)

Santo Tomás, al establecer con Aristóteles, que La Verdad es el fin del universo; a partir de la encarnación, esa Verdad, entrevista por el Filósofo, no es otra que la Verdad Encarnada, fundamento y fin de toda sabiduría humana, fundamento y fin de toda potestad sobre la tierra.

“Y vi el cielo abrirse, y he aquí corcel esplendente, y el sentado sobre él llamado «Fiel y Veraz»; y en justicia juzga y guerrea.
Y sus ojos, llama de fuego, y sobre su cabeza, diademas muchas; teniendo nombre escrito que nadie sabe sino él mismo; y vestido de vestidura tinta en sangre y se llama su nombre: el «Verbo de Dios».
Y las milicias las del cielo, seguíanle sobre corceles esplendorosos, vestidas de biso esplendoroso, puro. Y de la boca de él sale espada aguda, para en ella percutir las gentes; y él los regirá, en vara férrea; y él huella el lagar del furor de la ira de Dios el omnipotente. Y tiene sobre su vestidura y sobre su muslo un nombre escrito: «Rey de reyes y Señor de señores». Apo 19:11-16

Pilato le dijo: “¿Entonces tú eres rey?”. Jesús respondió: “Tú lo dices: yo soy rey. Para esto he nacido y he venido al mundo: para dar testimonio de la verdad. El que es de la verdad, escucha mi voz”. Juan 18,37

Bitschnau cristo