Oracion para librar a Colombia de los demonios liberados.

cristo expulsa

Servidor: Dios todopoderoso y eterno, que enviaste a tu Hijo al mundo para que nos librara del dominio de Satanás, el espíritu del mal, y una vez arrancados de las tinieblas, nos llevara al reino admirable de tu luz, te pedimos que en Colombia habite el Espíritu Santo, y sea así templo de tu majestad. Por Cristo nuestro Señor.
Todos: AMEN.

Servidor: Que venga sobre Colombia y sobre esta Familia (Empresa, Comunidad, Finca) la fuerza de Cristo el Salvador, que vive y reina por los siglos de los siglos.
Todos: AMEN.

Servidor: ¿Renuncian ustedes a Satanás?
Sí renunciamos.

Servidor: ¿Renuncian a todas sus obras?
Sí renunciamos.

Servidor: ¿Renuncian a todas sus seducciones?
Sí renunciamos.

Servidor: ¿Creen en Dios Padre todopoderoso, creador del cielo y de la tierra?
Sí creemos

Servidor: ¿Creen en Jesucristo, su único Hijo, Señor nuestro, que nació de María Virgen, padeció, fue sepultado, resucitó de entre los muertos y está sentado a la derecha del Padre?
Sí creemos

Servidor: ¿Creen en el Espíritu Santo, en la santa Iglesia católica, en la comunión de los santos, en el perdón de los pecados, en la resurrección de los muertos, y en la vida eterna?
Sí creemos

Servidor: Esta es nuestra fe. Esta es la fe de la Iglesia, que nos gloriamos de profesar, en Jesucristo nuestro Señor.
Todos AMEN.

Servidor: ¿Quieren que Colombia y este lugar particular (casa, negocio, finca) sea consagrada en esta fe de la Iglesia que todos juntos acabamos de profesar?
Sí queremos.

Servidor: Señor consagra y sella a esta Familia y esta comunidad en tu Sagrado Corazón, y líbrala del Maligno, por Jesucristo nuestro Señor
AMEN

Esparcir agua bendita, Quemar incienso (no sahumerio), Medalla de San Benito.

Abandono de Dios

te-llama-por-tu-nombre

Se apartaron de Yahvé, el Dios de sus padres… y se fueron tras Otros dioses… Apartándose de Yahvé, sirvieron a Baal y Astarté. Encendióse en cólera Yahvé… los entregó en manos de sus enemigos. Jue 2:12-14

Jesús gritó desde la cruz “Eloi, Eloi, lema sabactani?” (que quiere decir), !Dios mío, Dios mío! ¿por qué me has abandonado?

Jesús se hace verdadero hombre y asume el pecado del mundo, así que experimenta las consecuencias del pecado, siendo Dios, se hace pecado por los pecadores…

Dios no se aparta ni abandona a su criatura.

Es la criatura la que abandona al creador, se aparta de Dios y experimenta la realidad del infierno mientras está en pecado, el infierno es la ausencia de Dios, nada impuro puede estar con Dios…

Por eso, quien está en pecado o acoge al pecador contumaz que no se arrepiente, se aparta de Dios y está bajo la acción del enemigo de Dios, así viva en la más grandiosa opulencia, vive infestado y hasta poseído por la acción del príncipe de este mundo y dirá… “Lejos estás de mi socorro, de las palabras de mi gemido”. Sal 22:2.

Es el cristo muerto el que mora en los que están separados de Dios. Por eso Cristo se deja crucificar, en solidaridad con los pecadores y es por eso que se encarna, para salvarlos, es por eso que carga sobre Si los pecados del mundo entero, de esto se trata la redención, Cristo nos muestra lo que nos espera si seguimos por el camino del pecado…

El infierno es la realidad que experimenta el que ha abandonado a Dios y después de la muerte ya no existe el arrepentimiento, porque se desvela la realidad revelada, llega el tiempo de la justicia…

En Cambio el justo, o el pecador arrepentido, así este en tribulación, en el nombre del señor, dira…

“No te alejes. Fuerza mía, date prisa en socorrerme… Los que teméis al Señor, alabadle… glorificadle, temedle… pues no desprecia ni desdeña la miseria del mísero, ni le oculta el rostro; cuando a Él clama le escucha”. Sal 22:20-25

Esta es una muerte diferente, muerte al mundo y al pecado y vida eterna CON Dios.

Virgen María en China

sheshan

La Basílica de Nuestra Señora de She Shan , es el santuario católico más importante de China y uno de los principales lugares de peregrinación cristiana de Asia. La basílica se encuentra en el distrito de Songjiang, al oeste del área metropolitana de la ciudad de Shanghái.

El nombre She Shan deriva de un cerro al este de la ciudad donde se ubica esta basílica. A pesar de esto, el nombre original de la basílica es “Iglesia de la Santa Madre en China”. Actualmente es la única Basílica menor que existe en China y está consagrada a Nuestra Señora la Virgen María Auxilio de los Cristianos, llamada popularmente “Nuestra Señora de She Shan”.

El Santuario de Nuestra Señora de Sheshan se encuentra bajo el control de la Asociación Patriótica, la Iglesia Católica Nacional que no reconoce la suprema autoridad espiritual del Santo Padre.

virgen de pekin

El Santuario de “Mary Queen of China” de Dong Lv se encuentra en el distrito de Qing Yuan, diócesis de Bao Ding, en la provincia del He Bei. En la planicie de Hua Bei (China septentrional) se erige la famosa basílica de la Virgen de Dong Lv (llamada también “la Reina de China”). Según el relato trasmitido por los ancianos, durante el ataque de los Boxer de 1900 la Virgen se apareció en ese lugar.

Según cuentan, entre junio y agosto del año de 1900 el ataque violento y sanguinario de los Boxer contra la aldea católica se intensifico. El sacerdote alentaba y exhortaba a los fieles diciendo que en una situación como aquella lo único que se podía hacer era invocar a la Madre. Un día, durante uno de los cruentos enfrentamientos, vieron una Señora vestida de blanco deslumbrante aparecerse en el cielo sobre la Iglesia. Los invasores fueron rechazados y los fieles se salvaron. Durante el mismo ataque los ancianos y las mujeres que se habían quedado en la iglesia a rezar vieron como la imagen de la Inmaculada Concepción, representada en una pintura que se encontraba sobre el altar, derrepente desapareció, la tela se quedo en blanco. Cuando finalmente los Boxer se alejaron y la aldea fue salvada la imagen de la Virgen volvió a su estado original. Todos quedaron convencidos que había sido justamente la Virgen la que había ido al frente de batalla para salvar la aldea católica de Dong LV.

En 1908 un pintor de Shang Hai diseñó la imagen de la Virgen de Dong Lv guiado por el primer Delegado apostólico del Papa Pío XI, Su Ecc. Mons. Celso Costantini (cardenal), el Santuario de Dong Lv fue dedicado a “Mary Queen of China” y la pintura fue considerada como “Imagen de la Reina de China”. En 1932 el Papa Pío XI designó el Santuario de Dong LV como lugar de peregrinaje.
La imagen de la Virgen luce los trajes reales de la emperatriz pagana de la China, con el Niño en sus rodillas, es la expresión viva de la tradición china. A pesar de sus ropas sean paganas, la virgen asimila a todo el pueblo Chino. Es la “Emperatriz de la China”

El 23 de mayo de 1995 más de 30.000 feligreses, cerca de 100 sacerdotes y cuatro obispos presenciaron la danza del sol sobre la basílica, en la fiesta de María Auxiliadora
En 1996 el gobierno prohibió ir al santuario Lu Dong. El gobierno chino movilizó 5.000 soldados, apoyados por helicópteros y coches blindados, destruyo el santuario mariano, confiscó la estatua de la Virgen María y detuvo a muchos sacerdotes.

La imagen de Nuestra Señora de China se mantiene intacta, porque se utilizó una copia de la imagen en la iglesia. El original estaba oculto en la pared detrás de la copia, y esta se recuperó intacta. Ahora se encuentra en posesión de sacerdotes chinos que llevan a cabo sus actividades en encubierto o catacumbas.

Actualmente, los católicos de China tienen que pasar por grandes sacrificios para visitar a su Emperatriz, pues el gobierno comunista no permite las peregrinaciones, y el santuario mariano ha quedado en manos de la “iglesia nacional china”.
emperatriz-de-china

No se hizo el milagro?

Respecto a los panes y los peces quisiera agregar un matiz: no se multiplicaron, no, no es verdad. Simplemente los panes no se acabaron. Como no se acabó la harina y el aceite de la viuda. No se acabaron. Cuando uno dice multiplicar puede confundirse y creer que hace magia, no. No, no, simplemente es tal la grandeza de Dios y del amor que puso en nuestros corazones, que si queremos, lo que tenemos no se acaba. Mucha confianza en esto. (Discurso al Comité Ejecutivo de Caritas Internationalis, 16 de mayo de 2013)


ORACION PARA SANAR Y LIBERAR

liberacion
El amor del Padre creador de mi vida, la gracia del Hijo Salvador de mi vida y la efusión del Espíritu Santificador de mi vida en el corazón de Maria Santa estén siempre conmigo. Amen.

Bendito seas Señor poderoso, grande y majestuoso por el don maravilloso de la vida. Amen.

Por gracia y voluntad tuya has querido que yo este en este mundo y que hay venido desde generaciones pasadas. Tu, según tu voluntad, escogiste mi rama generacional para que en el tiempo indicado yo estuviera en esta tierra. Por eso, oh señor del cielo y de la tierra, rey y dueño de todo ser viviente, me postro hoy ante tu Divina Majestad para consagrar, entregar y orar por todas mis generaciones pasadas para que a través de esta humilde oración yo reciba las bendiciones de sanacion y liberación que tanto necesito para seguir mi camino hacia ti.

Oh poderoso creador del cielo y de la tierra, que todo lo haces con sabiduría y amor. Pon tu santo poder sobre todas mis generaciones pasadas y presentes y con tu gracia amorosa lava, limpia, purifica, libera, desata y sana cada una de mis generaciones hasta hoy: de toda maldad, de todo pecado, de toda influencia maligna, de mancha, de toda contaminación de maldad, de toda maldición de muerte y miseria, de toda cadena de enfermedad, de todo germen maligno. > Pon oh Señor la sangre de tu hijo amado sobre cada una de mis generaciones para que sean purificadas en la preciosisima sangre del Cordero inmaculado que quita todo pecado, que la Sangre que vertió el Salvador sumerja a todas mis generaciones y las deje limpias ante ti y yo pueda edificar mi generación solo en tu Santo y divino amor. > Pon oh Señor la efusión, el fuego, el aliento, la vida de tu Espiritu Santo sobre mis generaciones, desde la primera que existió hasta la presente, y que su Divina presencia las deje libres y totalmente puras ante ti, de toda mancha, huella, atadura con las que el enemigo infernal las haya atado y goce yo de las bendiciones de tu santo amor.

EL demonio y los enemigos del cuerpo y del alma no tienen poder sobre mi vida por que desde siempre y por siempre soy de Dios y de Maria Santa. Amen. > > Dios Uno y Trino mis generaciones son tuyas hoy y por siempre tuyas, para siempre tuyas y yo recibo tu sanación y liberación en el corazón de Mamita Maria hoy y por siempre. Amen. Amen. Amen. – en acción de gracias se ora el Padre Nuestro, el Credo, el Gloria a Dios en el cielo y la Salve > > Oh Maria Reina de los corazones, mis generaciones pasadas y presentes son tuyas, llena mi vida de amor por Dios.

ORACION DE SAN BENITO CONTRA EL ENEMIGO
Crux Sancti Patris Benedicti Cruz del Santo Padre Benito Crux Sacra Sit Mihi Lux Mi luz sea la cruz santa, Non Draco Sit Mihi Dux No sea el demonio mi guía Vade Retro Satana ¡Apártate, Satanás! Numquam Suade Mibi Vana No sugieras cosas vanas, Sunt Mala Quae Libas Pues maldad es lo que brindas Ipse Venena Bibas Bebe tú mismo el veneno.

Oración a San Miguel Arcángel
“San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla. Sé nuestro amparo contra la perversidad y asechanzas del demonio. Reprímale Dios, pedimos suplicantes, y tú Príncipe de la Milicia Celestial, arroja al infierno con el divino poder a Satanás y a los otros espíritus malignos que andan dispersos por el mundo para la perdición de las almas. Amén.”

San Marcelino, Papa martir

incienso

El Papa Marcelino cuatro días después de la publicación del cuarto edicto de persecución decretado por Diocleciano fue decapitado.

Diocleciano exigía acabar con toda la raza de cristianos y empieza su persecución general en el año 303, en Oriente, y pronto la extiende a todas las provincias del Imperio y a la misma Roma.

San Marcelino, que había sucedido a San Cayo el 30 de junio del año 296, se iba a caracterizar por una serie de luchas, tanto interiores como exteriores. De una parte agobiaban a los cristianos los diversos decretos de persecución, el último de los cuales obligaba a todos los súbditos del emperador a que sacrificasen y ofreciesen públicos sacrificios a los “dioses”.

En Roma se desencadena una terrible persecución, que abarca tanto a las jerarquías como al simple pueblo, ya fueran mujeres o niños. Algunos ceden, y éste era el peligro interior de la Iglesia, ante tanto miedo y fatiga, y fueron numerosos los que llegaron a ofrecer, siquiera fuera como símbolo meramente externo, el incienso ante el altar de los dioses paganos.

Todo ello dio origen a que se formara en la Iglesia un grupo de los llamados “lapsos”, que aparentemente aparecían como, apóstatas, si bien estuvieran siempre dispuestos a entrar de nuevo en el seno de la Iglesia. Ante el problema de recibirlos de nuevo o no, surgen dos trayectorias marcadamente definidas. De una parte están los intransigentes, los eternos fariseos, que negaban el perdón con el pretexto de no contaminarse con los caídos. De otra parte, y ésta fue la posición de San Marcelino, a ejemplo del Buen Pastor del Evangelio, están los que trataban de dulcificar la posición de los que habían sacrificado, recibiéndoles de nuevo a la gracia de la penitencia. Por esta conducta es acusado el Papa de favorecer la herejía y, aún más, se inventa la leyenda de que él mismo había llegado a ofrecer incienso a los dioses para escapar libre de la persecución.

La secta de los donatistas, se basaba en dos principios: 1) la Iglesia es una sociedad de hombres perfectos, de santos, y 2) los Sacramentos administrados por sacerdotes indignos eran absolutamente inválidos.

San Agustín se alzó contra la herejía donatista refutando con los siguientes fundamentos: 1) la Iglesia está constituida por hombres buenos y malos, y, 2) los Sacramentos reciben su eficacia de Cristo y no de quienes lo administran

Los Donatistas luchaban encarnizadamente contra la fe católica y contra los pontífices de Roma y propagan la calumnia de que también San Marcelino había prevaricado, aunque después, arrepintiéndose, se hubiera declarado cristiano ante el tribunal, padeciendo martirio por esta causa. La leyenda, como tantas otras, fue admitida más tarde hasta por el mismo Liber Pontificalis, y ampliada la inverosimilitud, con la circunstancia de que San Marcelino se había presentado nada menos que delante de 300 obispos en el sínodo de Sinuessa, para escuchar de sus labios su propia sentencia.

El lapsus de San Marcelino ha sido siempre desmentido, ya sea por el silencio de los escritores contemporáneos y sucesivos, ya por el fundamento de falsedad en que se apoyan los que lo afirman, y más que todo por la fama de santidad que había gozado siempre este papa entre los cristianos de los primeros siglos, Los peregrinos visitaban y veneraban su tumba, y el mismo San Agustín escribía en su tiempo que los donatistas acusaron a Marcelino y a sus presbíteros Melquíades, Marcelo y Silvestre, como mera propaganda en su odio a Roma.

Respecto de las actas del sínodo de Sinuessa, está suficientemente probado que fueron falsificadas en los principios del siglo VI, en tiempos del papa Símaco, cuando el rey visigodo Teodorico, con el fin de que otro sínodo pudiera juzgar legítimamente a este papa, y como no hubiera precedentes anteriores, hace amañar unas actas falsificadas, trayendo a colación lo que los donatistas habían propalado del lapso” del papa San Marcelino. En cuanto al Liber Pontificalis (c. a. 530), es sabido que en este caso toma sus noticias precisamente de las actas falsificadas del sínodo de Sinuessa.

Los hechos, sin embargo, fueron de otra manera.

Ante el edicto general, San Marcelino, que había regido sabiamente la Iglesia, agrandando las catacumbas para dar mejor cabida a los cristianos —aún existe en la de San Calixto una capilla llamada de San Marcelino—, esforzando a todos con su ejemplo y su virtud, no dudó, cuando le llegó el momento, en dar también su sangre por Cristo. Llevado ante el tribunal, juntamente con los cristianos Claudio, Cirino y Antonino, confiesa abiertamente su fe y es condenado en seguida a la pena capital. Decapitado, su cuerpo permanece veinticinco días sin sepultura, hasta que, por fin, le encuentra el presbítero Marcelo y, reunida la comunidad, es sepultado con toda piedad en el cementerio de Priscila, junto a la vía Salaria, donde todavía se conserva.

Como supremo mentís a la difamación que habían extendido sobre su vida los herejes, fueron diseñados sobre su tumba los tres jóvenes hebreos que, como el santo mártir, se negaron también a rendir adoración a los ídolos delante de la estatua del rey asirio, Nabucodonosor.

Ya en el libro de Numeros teníamos una visión de lo que sucede a los Herejes que pretenden suplantar la autoridad que Dios ha instaurado:

“Coré, y los descendientes de Rubén…  Se conjuraron contra Moisés y Aarón…Moisés, muy enojado, dijo a Yahvé: “No atiendas a su oblación”.

Yahvé dijo a Moisés y Aarón:

“Apartaos de esa turba, que voy a destruirla en seguida.”

-Mientras le ofrecían incienso a Dios- …Dijo Moisés: “Ahora vais a saber que es Yahvé quien me ha enviado para hacer cuanto he hecho y que no lo hice de mi propio impulso”.

Apenas acabó de decir estas palabras, rompióse el suelo debajo de ellos, abrió la tierra su boca y se los tragó a ellos, sus casas y a todos los partidarios de Coré con todo lo suyo. Vivos se precipitaron en el abismo y los cubrió la tierra, siendo exterminados de en medio de la asamblea… los doscientos cincuenta hombres (de Coré) que ofrecían el incienso fueron abrasados por un fuego de Yahvé.

Al día siguiente, la muchedumbre de los hijos de Israel murmuraba contra Moisés y Aarón, diciendo: “Vosotros habéis exterminado al pueblo de Yahvé.”

Yahvé habló a Moisés, diciendo: “Quitaos de en medio de esa turba, que voy luego a destruirla.” Ellos se prosternaron rostro a tierra.

Moisés dijo a Aarón: Toma el incensario; pon en él fuego del altar e incienso y corre a esa muchedumbre y expíala, porque se ha encendido la ira de Yahvé y ha comenzado ya la mortandad… Él tomó el incienso e hizo expiación por el pueblo.

Habían perecido en aquella mortandad catorce mil setecientos, sin contar los que murieron por lo de Coré”.

Números 16