Virgen Sabiduria

“Hijo mío, si te das al servicio de Dios, prepara tu ánimo a la tentación». Eclesiastico 2,1

“El principio de la sabiduría es el temor de Yahvé; son necios quienes desprecian la sabiduría y la disciplina.» Pro 1:7

Según el catecismo 216 “La verdad de Dios es su sabiduría que rige todo el orden de la creación y del gobierno del mundo”.   “Vanos son por naturaleza todos los hombres que carecen del conocimiento de Dios, y por los bienes que disfrutan no alcanzan a conocer al que es la fuente de ellos, y por la consideración de las obras no conocieron al artífice. Sino que al fuego, al viento, al aire ligero, o al círculo de los astros, o al agua impetuosa, o a las lumbreras del cielo tomaron por dioses rectores del universo. Pues si, seducidos por su hermosura, los tuvieron por dioses, debieron conocer cuánto mejor es el Señor de ellos, pues es el autor de la belleza quien hizo todas estas cosas. Sb 13,1-9

Dios, único Creador del cielo y de la tierra Sal 115,15, es el único que puede dar el conocimiento verdadero de todas las cosas creadas en su relación con Él Sb 7,17-21”.

Pero la virgen en el libro del eclesiastico se considera “La madre del Amor hermoso, del temor, de la ciencia y de la Santa Esperanza “ Eclo 24.24   Y en proverbios “Desde la eternidad fui constituida; desde los orígenes, antes que la tierra fuese.» Antes que los abismos fui engendrada yo; antes que fuesen las fuentes de abundantes aguas.» Antes que los montes fuesen cimentados, antes que los collados fui yo concebida;» antes que hiciese la tierra, ni los campos, ni el polvo primero de la tierra. fundó los cielos, allí estaba yo; cuando puso una bóveda sobre la faz del abismo,» cuando daba consistencia al cielo en lo alto, cuando daba fuerza a las fuentes del abismo;» cuando fijó sus términos al mar para que las aguas no traspasasen sus linderos; cuando echó los cimientos de la tierra,» estaba yo con El como arquitecto, siendo siempre su delicia, solazándome ante El en todo tiempo, recreándome en el orbe de la tierra, siendo mis delicias los hijos de los hombres, Oídme, pues, hijos míos; bienaventurado el que sigue mis caminos.» Pro 8:23-31

Porque la caída del enemigo se dio por no servir a esta criatura, a La santisima Virgen.   “Proclamamos la sabiduría de Dios en el misterio; sabiduría que está escondida, que Dios predestinó antes de los siglos para gloria nuestra, que ninguno de los principes de este mundo ha conocido…; pero a nosotros Dios nos la ha revelado por medio de su Espíritu. Porque el Espíritu, todo lo escudriña, aun las profundidades de Dios 1 Cor. 2, 7, 8 y 10. Y el Unigénito mismo alaba al Padre, porque escondió estas cosas a los sabios y prudentes y se las reveló a los pequeñuelos Mt. 11, 25~   «María, trono de la sabiduría». Sir 24:30 “El que me escucha jamás será confundido y los que me sirven no pecarán”.  «Ella [la sabiduría] Es el libro de los mandamientos de Dios y la Ley perdurable para siempre. Los que la guardan alcanzarán la vida; los que la abandonan caerán en la muerte.»Felices nosotros, Israel, pues lo que agrada al Señor nos ha sido revelado». Bar 4,1.4   “Sabe las cosas pasadas y entrevé las venideras, conoce los artificios del lenguaje y las soluciones de los enigmas; conoce de antemano los signos y prodigios, y la sucesión de las estaciones y de los tiempos» Sab 8,8 1Co/01/24/30, en que el Apóstol afirma que Cristo es sabiduría de Dios. Algunos exegetas sacan la conclusión de que la figura de Jesús queda identificada con la sabiduría misma.

Prov 8 y eclesiastico 24

La sabiduría es el pensamiento, el proyecto de Dios ideado desde la eternidad en Cristo, hemos pues de reconocer que en ese proyecto, existente en la mente del Padre antes de la fundación del mundo, estaba incluida también aquella que debía ser la madre de Cristo, el trono viviente de la sabiduría.   “De cada cosa he visto el límite; pero tu ley no tiene confines» Sal 119,96.

Así como la sabiduría tiene su origen en Dios y viene de Dios Si 24,3-4, Prov 8,22-30; Sab 9,4.9-10.17…, así la proximidad íntima con ella garantiza una comunión estrecha con Dios mismo.   Si alguno me ama, observará mi palabra, y el Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada en él» Jn 14,23. Eso exactamente aconteció a la virgen.

Please follow and like us:
error0

Acerca de Bottega Divina

Bottega Divina difusión del arte y el legado histórico del Catolicismo. Herencia y patrimonio de la Humanidad, camino de salvación. La verdad os hará Libres
Esta entrada fue publicada en Arte Sacro. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *