Abandono de Dios

te-llama-por-tu-nombre

Se apartaron de Yahvé, el Dios de sus padres… y se fueron tras Otros dioses… Apartándose de Yahvé, sirvieron a Baal y Astarté. Encendióse en cólera Yahvé… los entregó en manos de sus enemigos. Jue 2:12-14

Jesús gritó desde la cruz “Eloi, Eloi, lema sabactani?” (que quiere decir), !Dios mío, Dios mío! ¿por qué me has abandonado?

Jesús se hace verdadero hombre y asume el pecado del mundo, así que experimenta las consecuencias del pecado, siendo Dios, se hace pecado por los pecadores…

Dios no se aparta ni abandona a su criatura.

Es la criatura la que abandona al creador, se aparta de Dios y experimenta la realidad del infierno mientras está en pecado, el infierno es la ausencia de Dios, nada impuro puede estar con Dios…

Por eso, quien está en pecado o acoge al pecador contumaz que no se arrepiente, se aparta de Dios y está bajo la acción del enemigo de Dios, así viva en la más grandiosa opulencia, vive infestado y hasta poseído por la acción del príncipe de este mundo y dirá… “Lejos estás de mi socorro, de las palabras de mi gemido”. Sal 22:2.

Es el cristo muerto el que mora en los que están separados de Dios. Por eso Cristo se deja crucificar, en solidaridad con los pecadores y es por eso que se encarna, para salvarlos, es por eso que carga sobre Si los pecados del mundo entero, de esto se trata la redención, Cristo nos muestra lo que nos espera si seguimos por el camino del pecado…

El infierno es la realidad que experimenta el que ha abandonado a Dios y después de la muerte ya no existe el arrepentimiento, porque se desvela la realidad revelada, llega el tiempo de la justicia…

En Cambio el justo, o el pecador arrepentido, así este en tribulación, en el nombre del señor, dira…

“No te alejes. Fuerza mía, date prisa en socorrerme… Los que teméis al Señor, alabadle… glorificadle, temedle… pues no desprecia ni desdeña la miseria del mísero, ni le oculta el rostro; cuando a Él clama le escucha”. Sal 22:20-25

Esta es una muerte diferente, muerte al mundo y al pecado y vida eterna CON Dios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *