Achtung

Gerhard Ludwig Müller es obispo de Ratisbona , el guardian de la doctrina de la fe, es un ex profesor de teología dogmática en la facultad teológica de Munich, goza desde hace años de la confianza de Joseph Ratzinger, tanto como para ser designado responsable de curar su “Opera Omnia”.

Desde 1988 hasta la fecha ha viajado cada año a Perú para seguir cursos con Gustavo Gutiérrez, al cual considera su maestro y amigo. Ha tomado cursillos teológicos en los seminarios de Cusco, Lima y Callao, además de vivir durante meses enteros con los campesinos de una parroquia junto al lago Titicaca, en la frontera con Bolivia; en Latinoamérica sus escritos sirvieron de inspiración a simpatizantes de un “catolicismo marxista” causa de varios millones de muertos con la “Teologia de la Liberacion” condenada por Juan Pablo II.

Esta antigua relación le llevó a recibir, en noviembre de 2008, el doctorado “honoris causa” de la Ex (ya no puede tener este nombre por herejías cometidas) “Pontificia Universidad Católica del Perú” (PUCP), la misma que en estos momentos se encuentra en una polémica institucional tras declararse en rebeldía.

Muller ha demostrado  no tener una segura doctrina o tenerla errada.

1.- Niega virginidad de María

(Herejias; montanista, gnósticos, etc ver pie de pagina)

En su libro “Dogmática católica: estudio y práctica de la teología” (Friburgo, 2003, quinta edición), Müller niega el dogma de la virginidad de María. Para él la virginidad no tiene que ver con las “características fisiológicas en el proceso natural del nacimiento de Jesús (como la no-apertura del útero, la incolumidad del himen o la ausencia de las contracciones), sino con el influjo salvífico y redentor de la gracia de Cristo para la naturaleza humana”.

2.- Niega transubstanciación

(herejías; Nestoriana, Monofisista etc)

En 2002 Müller publicó el libro “La Misa, fuente de la vida cristiana” (St. Ulrich Verlag, Ausburg) en el cual habla del Santísimo Sacramento. Pero desaconseja el uso de términos “cuerpo y sangre” para los dones eucarísticos. Según Müller estos términos podrían producir “malentendidos”:

“Cuerpo y sangre de Cristo no significan las partes físicas del hombre Jesús durante su vida o en su cuerpo glorificado”, el obispo explica: “Cuerpo y sangre significan aquí específicamente una presencia de Cristo en el signo mediato del pan y del vino”.

La Santa Comunión expresa, según Müller, “la comunión con Jesucristo, mediante la consumación de pan y vino”.

Él compara esto con una carta que puede significar una amistad entre dos personas: “Ante el destinatario puede, por así decir, representar e indicar el afecto del emisor”. Müller explica el pan y el vino eucarísticos como simples “signos de la presencia salvífica de Jesús”.

Monseñor Müller ilustra el concepto de “transubstanciación” así:

“La esencia del pan y del vino debe ser definida en un sentido antropológico. El carácter natural de estos dones (pan y vino) como frutos de la tierra y del trabajo humano, como productos naturales y culturales, consiste en la designación del alimento de las personas y de la comunidad humana en el signo de una comida común (…). El ser natural del pan y del vino es transformado por Dios en el sentido que este ahora demuestra y realiza la comunión salvífica”.

3.- Los protestantes “ya son parte de la Iglesia”

(estando Excomulgados por Herejes)

Durante un discurso en honor del obispo luterano Johannes Friedrich, el 11 de octubre de 2011, monseñor Müller presentó un texto de su eclesiología. (El original alemán se encuentra aquí). Mons. Müller dijo en esa ocasión:

“El Bautismo es el carácter fundamental que nos une sacramentalmente en Cristo, ante el mundo en una sola Iglesia visible. Nosotros como cristianos, católicos y protestantes, estamos por lo tanto ya unidos en aquello que llamamos la Iglesia visible. En un sentido estricto existen, por lo tanto, no muchas Iglesias, es decir una junto a la otra, más bien existen divisiones y desuniones al interior de un único pueblo y de una única casa de Dios”.

La comprensión común que la “Dominus Iesus” haya confirmado que los protestantes no son propiamente una iglesia, es para monseñor Müller un “malentendido”:

“Es teológicamente incorrecto traducir la afirmación que las [communitates ecclesiales] que no han preservado un episcopado válido (…) no son iglesias (¡plural!) en un sentido propio, con: ‘La iglesia evangélica no es propiamente una iglesia’. Porque el plural significa las iglesias como iglesias locales, constituidas en torno a un obispo”.

Müller continúa: “El punto no es el carácter eclesial de las iglesias salidas de la Reforma sino la pregunta si el oficio sacramental episcopal es constitutivo para la conformación de una iglesia local, es decir de una diócesis, o no. Aquí, la diferencia entre una iglesia territorial protestante y una diócesis católica está descrita, no evaluada. El magisterio católico está lejos de negar a las ‘iglesias separadas y a las comunidades eclesiales de occidente’ la eclesialidad o su ser iglesia”.

*Padres defensores Virginidad.

-El Protoevangelium de Santiagoescrito alrededor del año 120 A.D., muy cerca del tiempo en que vivió la Virgen María, tiene como tema principal demostrar su virginidad perpetua. Este documento relata que, cuando se profetizó el nacimiento de María, su madre, Santa Ana, la ofreció para el servicio del Señor, tal como Samuel había sido ofrecido por su madre (Cf 1Sam 1,11). María desde, muy pequeña, sería de las mujeres consagradas al servicio del Templo según la costumbre judía (Cf 1 Sam 2,22). Esta vida de servicio en el Templo no permitía ocuparse de hijos, por lo que requería la virginidad perpetua.
Orígenes, defedió la virginidad perpetua de María (Comentario de S. Mateo 2,17 – 248 A.D.),
Atanasio “El tomó verdadera carne de la siempre-virgen María” (Discurso contra los arrianos 2,70 – 360 A.D.)
Epifanio de Salamis   “Cristo…nació perfectamente de la santa siempre-virgen María por el Espíritu Santo” (El Hombre bien Anclado 120– 374 A.D.)
Jerónimo “En cuanto a Victorinus (obispo), yo afirmo lo que ya ha sido probado por el evangelio – que el (Victorinus) habló de hermanos del Señor no como hijos de María sino hermanos en el sentido que he explicado, es decir, hermanos en cuanto a relación, no por naturaleza”. San Jerónimo entonces apoya su posición haciendo referencia a numerosos Padres, afirmando que ellos mantienen la misma posición a favor de la virginidad perpetua de María: Ignacio, Policarpo, Ireneo, Justino y otros. (Contra Helvidius: La Perpetua Virginidad de Maria 19 – 383 A.D. )
Ambrosio “la Virgen no buscó la consolación de poder tener otro hijo” (Cartas 63,111 – 388 A.D.).
-Papa Sirucius I “Tenías buena razón de estar horrorizado de pensar que otro nacimiento pueda venir del mismo vientre virginal del que Cristo nació según la carne.”Carta al obispo Anysius – 392 A.D.”
Agustín,  “Al nacer de una Virgen que escogió permanecer Virgen aun antes de saber quien iba a nacer de ella, Cristo quiso aprobar la virginidad en vez de imponerla. Y quiso que la virginidad fuera escogida libremente aun en aquella mujer en la que el tomó para sí la forma de esclavo” (Santa Virginidad, 4,4 – 401 A.D.)
– “(María) Virgen perpetua. ¿Porque te extrañas de esto, oh hombre?” (Sermones 186,1 – 411 A.D.)
-“Herejes llamados Antidicomaritos son aquellos que contradicen la virginidad perpetua de María y afirman que después de Cristo naciera ella se unió con su esposo como uno” (Herejías 56 – 428 A.D.)
Cirilo de Alejandría “El mantuvo a su Madre virgen aun después de ella dar a luz” (Contra aquellos que no quieren confesar que la Santa Virgen es la Madre de Dios 4 – A.D. 430)
Papa Leon I “Virgen ella permaneció” (Sermones 22,2 – 450)
-El Concilio de Constantinopla II, 553 A.D. confirmó la doctrina de la encarnación del Verbo en María “madre de Dios y siempre virgen”

http://www.corazones.org/maria/ensenanza/virginidad_perpetua.htm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *