Almas Victimas

san Pablo

Almas Victimas, decapitación de San Pablo

La Iglesia que Dios vino a Fundar, tiene fenómenos particulares que confirman su origen divino, como los estigmas, los santos incorruptos, los éxtasis con levitaciones y las almas víctimas.

San Pablo, el apóstol de los gentiles (nosotros) fue uno de los primeros en hablar de ello.

“Suplo en mi carne lo que falta a las tribulaciones de Cristo por su cuerpo, que es la Iglesia”. Col 1:24

“El sufrimiento, parece ser, y lo es, casi inseparable de la existencia terrena del hombre”. Juan Pablo II.

“Me fue dada una espina en la carne, un emisario de Satanás, que me abofetea, para que no me engría…rogué tres veces al Señor que se retirase de mí, y El me dijo: “Te basta mi gracia, que en la flaqueza llega al colmo el poder.” Muy gustosamente, pues, continuaré gloriándome en mis debilidades para que habite en mí la fuerza de Cristo. 2Co 12:7-9.  Decía San Pablo.

Pero la imitación, que Cristo exige, es mayor, por eso los 12 apóstoles y millones de cristianos han sido martirizados en Su Nombre.

“El que quiera venir en pos de mí, niéguese a sí mismo y tome su cruz y sígame”. Mat 16:24

marta robin

Esto hizo Marta Robín quien se ofreció como alma víctima y vivió 50 años postrada en cama sin comer ni beber ni dormir; sólo se alimentaba de la Eucaristía. «Tengo deseos de gritar a los que me preguntan si como, que yo como más que ellos, pues yo me alimento con la Eucaristía de la sangre y la carne de Jesús. Tengo deseos de decirles que ellos impiden en sí los efectos de este alimento. Bloquean sus efectos»

Ana Catalina

Otro tanto le sucedió a Ana catalina Emmerick una campesina que no sabía leer ni escribir, pero que entendía el latín Litúrgico a la perfección, a pesar de solo hablar en el dialecto de Westfalia y a quien Dios le revelo su vida y pasión, estuvo postrada en cama once años, alimentada  solo por la eucaristía y viviendo indecibles padecimientos físicos y llagas, la mayor parte de sus padecimientos eran consecuencia  de que tomaba libremente sobre sí los sufrimientos de los demás.

San Giuseppe Copertino

San José de Cupertino, el santo volador entraba en éxtasis contemplando la eucaristía y levitaba.

Al cura de Ars, en cambio el demonio le daba tremendas palizas, por salvar almas y ofrecerse como víctima.

pio

Lo mismo le pasaba al padre Pio, que podía ver los pecados ajenos y que al ofrecerse como víctima, recibió los estigmas sangrantes que tuvo toda su vida. Sin embargo sus heridas olían a rosas y luego de morir, encontraron su cuerpo incorrupto y aun hoy se conserva en perfecto estado, será que el pecado es el que corrompe?

Santa Gema Galgani se ofreció como alma víctima y el demonio la atormentaba, porque no soportaba tanta santidad, una vez que la tenía poseída, pidió –el mismo demonio- que le hicieran exorcismo, para poder salir de su cuerpo tan santo.

Recordemos que Dios le prometió a Abraham cuando iba a destruir la Pentápolis que si hallara 10 justos no la destruía, estos justos son los que sostienen al mundo, los podemos llamar Monjas de adoración perpetua o de Clausura, o bien almas victimas que se han ofrecido por la humanidad, nos preguntamos, si en este mundo de apostasía y descreído solo quedaran 10 monjas santas y las envían como diaconisas que pasaría?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *