Celibato. Antecedentes

 

La castidad es uno de los tres votos que todo religioso debe hacer para vivir la imitación de Cristo, el ejemplo de Cristo Jesús. “Loable cosa es en el hombre no tocar mujer”. 1Co 7:1

El celibato y la abstinencia es condición de Dios, para los sacerdotes desde el Exodo: “Y dijo al pueblo: Estad preparados para el tercer día, y absteneos de mujer.” (Ex 19,15)

En el antiguo testamento encontramos la raíz del celibato sacerdotal en los miembros de la tribu de Levi, la tribu de los sacerdotes, quienes, en el reparto de la tierra prometida, no recibieron ninguna tierra, ninguna herencia; su herencia era sólo Dios. Esto significaba, en la práctica, que sus miembros tenían que vivir de las ofrendas del culto, Jesús lo perfecciona. El Salmo 16 dice: «Tú eres mi copa, y la porción de mi herencia. Tú eres quien garantiza mi suerte» Y heredad.

Así, el Sacerdote contempla la fe como la única fuerza en su vida; debe saber que sólo vivirá de la fe.

Luego de fundar la Familia, prohibiendo el divorcio, le dijeron sus discípulos: Si así es la condición del hombre con su mujer, no conviene casarse. Entonces él les dijo: No todos son capaces con esto, solo aquellos que se hacen eunucos (es decir, que No pueden procrear, o No se han casado) que se hicieron tales a sí mismos por el Reino de los Cielos. De esta forma; los que “a sí mismos se han hecho eunucos” a causa del Reino son aquellos que ejercen autodominio para poder dedicarse por completo al servicio a Dios.

Pablo recomienda este camino como el “mejor” para los cristianos, ya que pueden servir al Señor con más constancia y “sin distracción”. (1Co 7:9, 29-38.) De esta manera “eunuco” significa permanecer soltero y virgen voluntariamente, como el discípulo amado, San Juan.

La iglesia Catolica ya tiene curas casados, los coptos, melquitas, caldeos, armenios, maronitas, siríacos, y otras 20 comunidades, donde hay un número importante de sacerdotes católicos de rito oriental casados. Son consideradas Iglesias sui iuris y están en un plano de igualdad con el rito latino, como afirmó el Concilio Vaticano II a través del documento iglesia Oriental. Los fieles de estas Iglesias están fuera de las jurisdicciones de los obispos latinos, sin embargo, El Patriarca Maronita, Cardenal Nasrallah Pierre Sfeir señaló que “la mitad de nuestros sacerdotes diocesanos están casados. Pero, si el matrimonio de los sacerdotes resuelve un problema, también crea otros más graves”. Según estimaciones de la Confederación Internacional de Sacerdotes Católicos Casados, en el mundo hay por lo menos “150 mil curas” que han contraído nupcias.

Uno de los grandes caballos de batalla de las diversas reformas protestantes, y en esto coinciden luteranos, calvinistas y otras 50 mil sectas, es el ataque al celibato sacerdotal.

El mismo Lutero, monje agustino, cohabitaba (mejor dicho, Adulteraba) con la monja Catalina Bora, con la que tuvo 8 hijos.

Please follow and like us:
error0

Acerca de Bottega Divina

Bottega Divina difusión del arte y el legado histórico del Catolicismo. Herencia y patrimonio de la Humanidad, camino de salvación. La verdad os hará Libres
Esta entrada fue publicada en Arte Sacro. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *