Las 3 cruces en Cali y la Virgen en Cartagena

En 1608, el padre Alonso García Paredes en un sueño recibió de la virgen de la candelaria la orden de erigirle un monasterio en el lugar más elevado de Cartagena.

En el cerro de la Popa encontró que un demonio era adorado por indígenas y negros cimarrones. Con la ayuda del obispo de Cartagena, Juan de Ladrada, exorcizó el demonio, que se encontraba encarnado en un Macho cabrío.

El padre tiró por el abismo el cabro de oro poseído por el demonio, a este sitio se le conoce como el Salto del Cabrón. Porque desde allí se lanzaban, sometidos por el demonio, los que habían recibido los “cuernos” o les habían sido infieles sus esposas. De allí viene la expresión “poner los cuernos”.

En 1822 Simón Bolívar decretó la expropiación de todos los conventos, estableció el matrimonio civil obligatorio y el divorcio, e impulsó una ley de separación entre la Iglesia y el Estado

Una reproducción, de la estatua de oro del macho cabrío lanzada al mar, se encuentra en el Museo Eclesiástico de Cartagena.

Resultado de imagen para cerro 3 cruces cali

Este demonio huyó a Cali, donde también había muchos afros que eran sus preferidos y al igual que en Cartagena de Indias, asoló la región con sequías, viruelas, venéreas, prostitución y toda suerte de pestes, suicidios y hambrunas.

En 1837 dos misioneros enviados desde Popayán: Vicente y Juan de Cuesta exorcizaron definitivamente al demonio levantando en el lugar tres cruces de guadua, en el que se conoce como el cerro de las 3 cruces.

El 7 de junio de 1925 un terremoto de 6.8 en la Escala de richter sacudió la ciudad. Este temblor se atribuye a la liberación del demonio quien tumbó las cruces de guadua y derribó varias iglesias de la ciudad, se decidió entonces construir las Tres Cruces en hierro y cemento en 1937.

He aquí otra versión de la misma historia:

Un diablo que inspiraba al suicidio atacaba desde el Cerro de la Popa en Cartagena, atemorizaba a la población, con pestes, tempestades, centellas, vicios y hambrunas, era adorado por  afros que danzaban a la luz de fogatas con el macho cabrío,  sus seguidores le habían elaborado una estatua en oro.

Fue expulsado de sus dominios por varios frailes que subieron hasta sus antros y exorcizaron el lugar, lanzando desde la altura por un precipicio el ídolo infernal, el cual estalló al caer. A este precipicio se le conoce como El Salto del Cabrón. Entonces el demonio se dirigió hacia Santiago de Cali, apoderándose de uno de los cerros tutelares de la naciente ciudad. Al igual que en Cartagena de Indias, +Buziraco+  asoló la región con sequías, viruelas y toda suerte de pestes y hambrunas. En las noches de tempestad se afirmaba que se observaba sobre el cerro la sombra de un ser con enormes alas de murciélago que reía a carcajadas y al cual sus seguidores festejaban con danzas lúbricas. Para desterrarlo, fue necesario iniciar romerías hacia el cerro, las cuales fueron dirigidas por frailes mercedarios, que con rezos, y agua bendita intentaron por largo tiempo  desarraigar de su querencia al maligno.

Para evitar nuevos embates de Buziraco, en 1837 dos misioneros enviados desde Popayán: Vicente y Juan de Cuesta exorcizaron definitivamente al demonio  levantando en el lugar tres cruces de guadua (variedad local de caña, utilizada en construcción) que recordaban la pasión de Jesucristo acompañado de dos ladrones. Con el paso del tiempo, las cruces se cayeron y nuevos desastres asolaron a Santiago de Cali; plagas como la langosta, la sequía,  incendios, etc, presagiaban el regreso de Buziraco. En 1937 el padre Marco Tulio Collazos mandó construir las tres cruces en ferro concreto a fin de darle tranquilidad a la población, para su construcción se gastaron 30.000 litros de agua y el precio total fue de 10.000 COP$ de la época, el ingeniero encargado de la obra fue Argemiro Escobar, y el maestro de obra fue Luis Felipe Perea. La obra completa se concluyó el 6 de enero de 1938 con la otras dos cruces, atrapando finalmente al +Buziraco+.

Cada año se realizaban las romerías al cerro que desde entonces y hasta hoy en día se denomina el Cerro de las 3 cruces.

Please follow and like us:
error0

Acerca de Bottega Divina

Bottega Divina difusión del arte y el legado histórico del Catolicismo. Herencia y patrimonio de la Humanidad, camino de salvación. La verdad os hará Libres
Esta entrada fue publicada en Arte Sacro. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *