Connubium

Connubio

El matrimonio (del latín “mater”, madre y “munus”, función, es decir, función de la madre), en el derecho Romano, matrimonium es el estatus jurídico de una mujer casada, razón por la cual su maternidad es legal, el derecho a ser madre legítima. Mientras que el derecho a casarse se llama cunnubium.

Para la Iglesia Católica, es una “íntima comunidad de la vida y del amor conyugal, creada por Dios y regida por sus leyes, que se establece sobre la alianza de los cónyuges, es decir, sobre su consentimiento irrevocable”. Esta definición, se concreta jurídicamente en el canon 1055, parágrafo primero, del vigente Código de Derecho Canónico, que lo define como:
La alianza matrimonial, por la que el varón y la mujer constituyen entre sí un consorcio de toda la vida, ordenado por su misma índole natural al bien de los cónyuges y a la generación y educación de la prole, fue elevada por Cristo Señor a la dignidad de sacramento entre bautizados. CIC 1055

El Matrimonio es un Sacramento

Unión civil o “matrimonio” civil es el contrato que se contrae, formaliza e inscribe ante las autoridades civiles (registro civil, administración pública, jueces o autoridades municipales) y no ante las autoridades religiosas, ni siguiendo el rito de una religión.

La institución del matrimonio civil responde a una voluntad de separar la institución de la “unión civil matrimonial” de las instituciones religiosas, inscribiéndose así en el movimiento de separación de Iglesia y Estado o laicismo, que comienza en el siglo XVIII. Esta unión se puede disolver de forma expresa por voluntad de cualquiera de las partes en cualquier momento.
Laicismo es la corriente de pensamiento o ideología, que favorece la existencia de una sociedad organizada ajena a las confesiones religiosas, persigue la secularización del Estado para hacerlo ateo, condenando la existencia de los valores religiosos.

Mientras el Sacramento del matrimonio es indisoluble por causas religiosas. La unión civil es un contrato de asociación temporal.

Para los católicos la unión civil no es matrimonio ya que el sacramento del matrimonio instituido por Dios es un consorcio para toda la vida.

La confusión proviene de los laicistas al usar la palabra “matrimonio” en una unión que no lo es y pretender que el Sacramento deje de serlo, es decir que en lugar de aceptar su origen pagano pretenden paganizar el Sacramento.

La solución a este conflicto radicaría en que los laicistas dejaran de usar la palabra matrimonio en sus contratos y volver al connubio, que es el nombre legal de cualquier unión.
Connubium es la aptitud legal para contraer las Iustae nuptiae, lo único que se necesita es ser ciudadano, para contraer connubio o unión de derecho civil. Ya mas adelante, si quieren “unirse” a algun animal o cosa, pueden también legislar al respecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *