Cruzadas Menores, Pirateria y Lepanto.

 

Hubo otras tres cruzadas menores, que se emprendieron en el siglo XIV por diversos reyes y caballeros. Fracasando contra Túnez en 1390 y otra en la costa del mar Báltico.

Después de su victoria en la batalla de Kosovo en 1389, los otomanos habían conquistado gran parte de los Balcanes y arrebatado gran parte de su territorio al Imperio bizantino, reduciendo éste a un área inmediatamente alrededor de Constantinopla, la cual se sentía acosada.

En 1393, el gobernante de Bulgaria, Iván Shishman, perdió su capital  frente a los turcos. La frontera entre el islam y el cristianismo se estaba acercando poco a poco hacia Hungría.

La cruzada de Nicópolis tuvo lugar en dicha ciudad búlgara el día 25 de septiembre de 1396 y enfrentó a las fuerzas del Imperio otomano contra una coalición de húngaros, valacos y franceses, con derrota de estos últimos.

La Cruzada de Mahdía de 1390, también llamada Cruzada contra los piratas fue una expedición militar franco-genovesa contra el puerto pirata de Mahdía, en la costa oriental tunecina. Tras fracasar al intentar tomar la plaza, y por agotamiento de ambos bandos, se acordó una tregua, el pago de una compensación económica a los cruzados, y la retirada de estos.

Los caballeros del oeste de Europa pronto perdieron su entusiasmo por las cruzadas. Luego de la derrota de Bayaceto ante Tamerlán en el verano de 1402 en la batalla de Angora.

Los húngaros y los polacos fueron derrotados en la batalla de Varna en 1444, y Constantinopla finalmente caería en manos de los musulmanes en 1453 bajo el sultán Mehmed II, pero los europeos occidentales no lanzaron otra expedición contra los turcos hasta el renacimiento.

Con el surgimiento del Islam en Arabia, Mahoma, su fundador que tenía 27 esclavos hombres y 13 esclavas mujeres, incluyendo una cristiana, con la que tuvo un hijo llamado Ibrahim, se reintroduce la esclavitud en los territorios conquistados del norte de África.

La piratería musulmana en el Mediterráneo para capturar esclavos y barcos, inicia con fuerza en el siglo IX con el Emirato de Creta.

El Corán incluye múltiples referencias a los esclavos, esclavas, el concubinato esclavo,  etc, institucionaliza la esclavitud.

Coran 33,50. Hemos declarado lícitas para ti a tus esposas, a las esclavas que Dios te ha dado como botín de guerra. Es un privilegio, no de los otros creyentes —ya sabemos lo que hemos impuesto a estos últimos con respecto a sus esposas y esclavas, para que no tengas reparo—. Dios es indulgente, misericordioso., Una de la ventajas de la esclavitud en el Islam, es que al igual que por un caballo, tampoco se tiene que pagar azaque por poseer un esclavo:

Los piratas berberiscos, también a veces llamados corsarios otomanos, fueron piratas que actuaron desde el Norte de África (la «Costa berberisca»), donde tenían sus bases.

Actuaron desde Túnez, donde tenían su base más importante en la isla de Yerba, la más grande del norte de África, conocida entre los españoles como Los Gelves y provista de un magnífico puerto natural, también desde Trípoli, Argel, Salé y otros puertos de Marruecos, acosando el tráfico marítimo en el mar Mediterráneo occidental desde el tiempo de las Cruzadas, lo que se hizo especialmente intenso tras la caída de Constantinopla (1453) en manos de los turcos otomanos.

Además de apoderarse de los buques europeos, perpetraban razias en los pueblos costeros y villas de Europa, sobre todo en las costas de Italia, Francia, España y Portugal, pero también en Gran Bretaña e Irlanda, los Países Bajos y tan lejanos como Islandia. El objetivo principal de sus ataques era capturar esclavos cristianos para el comercio de esclavos otomano, así como el mercado musulmán en general, en el norte de África (Marruecos y Argelia) y Oriente Medio.

Los corsarios capturaron miles de barcos, y amplios tramos del levante de España e Italia fueron casi totalmente abandonadas por sus habitantes, desalentándose la población de estas áreas hasta el siglo XIX. Del siglo XVI al siglo XIX, los corsarios habrían capturado un estimado de 800 000 a 1,25 millones de personas que fueron vendidas en el mercado musulmán de esclavos, sin considerar los millones de personas que habrían muerto, ya que por lo general solo vendían mujeres y los hombres eran decapitados.

El pirata musulmán más famoso fue Barbarroja (el apodado Hızır (Jeireddín) y su hermano mayor Oruç), que tomaron el control de Argel a principios del siglo XVI y lo convirtieron en el centro de la piratería Mediterránea durante los siguientes tres siglos. Otros famosos piratas otomanos incluyen a Turgut Reis (conocido como Dragut en Occidente), Kurtoğlu (conocido como Curtogoli en Occidente), Kemal Reis, Salih Reis, Koca Murat Reis y Tybalt Rosembraise.

El profesor de la Universidad Estatal de Ohio, Robert Davis, describe en su libro “Esclavos cristianos” que mas de un millón y cuarto de cristianos europeos fueron esclavizados por los musulmanes de la costa de la Berbería.​ Esto sin tener en cuenta los dos millones y medio de cristianos orientales importados a Estambul por el Imperio otomano entre los años 1450 y 1700, procedentes de los países cristianos que vivían alrededor del mar Negro, principalmente la actual Ucrania y Rusia.

La palabra esclavo deriva de “eslavo” el pueblo mas asolado por esta práctica en el Área del mar Negro. La práctica berberisca de la piratería continuó hasta la batalla de Lepanto, que detuvo el auge pirata sarraceno, pero aún hoy se sigue practicando, al igual que la trata de Blancas

La batalla de Lepanto fue un combate naval que tuvo lugar el 7 de octubre de 1571 cerca de la ciudad griega de Náfpaktos (Lepanto en italiano y español).

Se enfrentaron en ella la armada del Imperio otomano, incluyendo sus piratas, contra una coalición católica, llamada Liga Santa, formada por el Reino de España, los Estados Pontificios, la República de Venecia, la Orden de Malta, la República de Génova y el Ducado de Saboya.

Los católicos, liderados por Juan de Austria, resultaron vencedores, se salvaron solo treinta galeras otomanas.

Se frenó así el expansionismo otomano en el Mediterráneo oriental durante algunas décadas y se consiguió que los piratas otomanos redujeran sus ataques y secuestros en el Mediterráneo occidental.

 

Please follow and like us:
error0

Acerca de Bottega Divina

Bottega Divina difusión del arte y el legado histórico del Catolicismo. Herencia y patrimonio de la Humanidad, camino de salvación. La verdad os hará Libres
Esta entrada fue publicada en Arte Sacro. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *