Cruzadas

esclavistas desierto

Hoy en día la población de cristianos en Tierra Santa es de solamente el 5%.

Las Cruzadas fueron expediciones emprendidas en cumplimiento de un solemne voto para liberar los Lugares Santos de la dominación musulmana. El origen de la palabra se remonta a la cruz hecha de tela y usada como insignia en la ropa exterior de los que tomaron parte en esas iniciativas.

Se libraron durante un período de casi doscientos años, entre 1095 y 1291.

La “Tierra” se hace “santa” cuando entra en el plan divino de la salvación, de la misma forma que se habla de “hombres/mujeres santos” y “lugares santos”. En tal caso, la santidad no tiene su origen en el “objeto o sujeto “, sino en la divinidad.

Alrededor del siglo XI las tribus turcas se convirtieron al islam y se lanzaron a la conquista de Tierra Santa, conquistaron los Santos Lugares de manos de sus nativos musulmanes y los cerraron al peregrinaje cristiano porque querían demostrar al mundo que eran más musulmanes que los mismos árabes, mataban y robaban, violaban y perseguían a los cristianos, quienes iban de peregrinaje al santo sepulcro y demás santos lugares, a los cristianos que llevaban generaciones viviendo en aquellos parajes, los mataron o los obligaron a dejar sus tierras casa y posesiones, las monjas, para que no las violaran se cortaban la nariz, era un infierno, o la inmediata conversión al Islam.

A finales del siglo XI, el Papa Urbano II al oír la noticia del peligro en el que se hallaba la Tierra Santa se entristeció.
Ésta estaba en manos de infieles desde el siglo VII, pero además ahora ni tan siquiera podía ser visitada por cristianos. Urbano hizo una llamada a la Guerra Santa y se formó la Primera Cruzada en Clermont-Ferrand. Los corazones de los caballeros allí reunidos se emocionaron con las palabras de Urbano y gritaron al unísono Deus Volt: “Dios lo quiere, Dios lo quiere”, y a los pocos meses masas de pobres y campesinos se lanzaron con sus rústicas armas a la conquista de Tierra Santa.
La Primera Cruzada, integrada por nobles feudales, quienes Cruzaron Europa y en 1099 conquistaron la Tierra Santa al tomar Jerusalén, Antioquía, San Juan de Acre, Ascalón, Tiberíades, Edesa, Tiro y demás ciudades situadas desde el sur de Turquía hasta el Sinaí en una cadena de estados denominados las Tierras de Ultramar, los Reinos Cruzados o los Reinos Latinos.wikipedia

Vemos como las cruzadas no fueron una iniciativa cristiana contra el Islam sino una respuesta a una agresión contra el pueblo desprotegido y abusado.

En todo conflicto desgraciadamente se dan excesos y por la distancia y dificultades de mantener un reino en Oriente mientras los infieles se multiplicaban, los problemas también se multiplicaban, la comida escaseaba y los campos eran arrasados cosecha tras cosecha hasta que finalmente se perdió tierra santa para el cristianismo, pero allí el conflicto sigue y hoy es entre musulmanes y Judíos.

Conflicto que el islam ha llevado a todos los confines del mundo, desde las torres gemelas y trenes cargados de pasajeros en Madrid, pasando por violaciones a cristianas en todo el mundo, asesinatos a machete en Londres y París en plena calle a nombre de su dios, hasta toma de centros comerciales en Kenia -La tierra de la familia de Obama- y el asesinato de todo cristiano que encontraban allí, destrucción de iglesias y erradicación de ciudades y países con población cristiana como Irak, Turquía, Siria, Líbano, etc.

El pillaje y la piratería han sido siempre su “negocio” San Vicente de Paul, en un viaje hacia Narbona. Se va en barco, el cual es atacado por los turcos y San Vicente cae prisionero. Los años 1605-1608 , vendido como esclavo en Túnez, estuvo sucesivamente al servicio de cuatro distintos “amos”: un pescador, un médico, el sobrino de éste y, por último, un renegado. Por fin, convirtió a su amo, se escapó llegando a Avignon y desde allí a Roma.

http://www.religionenlibertad.com/articulo.asp?idarticulo=30055

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *