Dios de carne vestido

De carne vestido

http://youtu.be/RzGQU5VMPdI

“Navidad no es un acontecimiento intrahistórico, sino la irrupción de la eternidad en el tiempo. Por eso Pascua tampoco será un mero evento intrahistórico, sino el retorno del Resucitado desde la historia a la eternidad. La ley dada por Moisés era intrahistórica, pero toda ella remitía prolépticamente al verdadero intérprete de Dios, el «único que es Dios y está al lado del Padre», el que nos ha mostrado a Dios tal cual es, como «gracia y verdad».

Verdad quiere decir: «Dios es así»; y
Gracia quiere decir: «Dios es amor puro y gratuito».

Este primero de todos ha venido hoy al mundo, al mundo que él ha creado y que le pertenece. Hay muchos hombres que no le conocen y no le aceptan, pero a nosotros, que creemos y le amamos, se nos ha dado la gracia de poder acogerlo en nosotros, y por él, con él y en él «Llegar a ser hijos de Dios».
Navidad no es sólo Su nacimiento, debe ser también nuestro nacimiento a Dios junto con Él”.
HANS URS von BALTHASAR

“¡Dios en la tierra, Dios entre los hombres! Ya no es el Dios que da su ley en medio de relámpagos y truenos, al son de trompetas sobre la montaña humeante, en medio de espesos nubarrones (cf Ex 19,18), sino aquel que conversa con los humanos con dulzura y bondad, revestido de un cuerpo humano. ¡Dios en nuestra carne!…

¿Cómo llegó la luz a todo el mundo? ¿De qué manera la divinidad habita la carne? Como el fuego en el hierro…comunicándosele. Sin dejar lo que es, el fuego comunica al hierro su propio ardor. No por esto queda disminuido el fuego sino que llena por completo el hierro al que se comunica. Del mismo modo, Dios, el Verbo que “plantó su tienda entre nosotros” (cf Jn 1,14) no ha abandonado su ser. El Verbo que se hace carne no ha sufrido ningún cambio. El cielo no está privado de aquel que lo contiene en si…

Entra del todo en el misterio: Dios ha venido en carne para dar muerte a la muerte que se escondía en la carne. Del mismo modo que los medicamentos nos curan cuando son asimilados por el cuerpo, del mismo modo que la oscuridad de una casa se desvanece al encender una luz, así la muerte que nos tenía en su poder ha sido aniquilada por la venida de nuestro Dios. Del mismo modo que el hielo formado durante la noche se derrite con el calor del sol, así la muerte ha gobernado hasta la venida de Cristo. Pero, cuando el Sol de justicia se levanta (Ml 3,20) la muerte ha sido engullida en la victoria (1Cor 15,4). No podía soportar la presencia de la vida verdadera… Demos gloria con los pastores, cantemos y dancemos en coro con los ángeles, “porque nos ha nacido un Salvador que es Cristo el Señor.” (Lc 2,11)… Celebremos la salvación del mundo, el día del nacimiento de la humanidad”.

San Basilio

Acerca de Bottega Divina

Bottega Divina difusión del arte y el legado histórico del Catolicismo. Herencia y patrimonio de la Humanidad, camino de salvación. La verdad os hará Libres
Esta entrada fue publicada en Arte Sacro. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *