Dios nos hizo Príncipes y herederos de la Creación

Caspar_David_Friedrich_032_(The_wanderer_above_the_sea_of_fog) (1)

“Procread y multiplicaos, y henchid la tierra; sometedla y dominad sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo y sobre los ganados, y sobre todo cuanto vive y se mueve sobre la tierra.” Gen 1,28
Así Dios nos hizo Príncipes y herederos de la Creación.
Pero hay un “Detalle”
“dijo el diablo: Todo este poder y su gloria te daré, pues a mí me ha sido entregado, y a quien quiero se lo doy;” Lucas 4:6
“Ahora es el juicio de este mundo; ahora el príncipe de este mundo será arrojado fuera,” Juan 12:31

Así que el hombre ya no es el príncipe de la creación sino que es el demonio. Como pudo esto pasar?

Toda la historia humana está marcada por el pecado original libremente cometido por nuestros primeros padres» «San Pablo lo afirma: ‘Por la desobediencia de un solo hombre, todos fueron constituidos pecadores’ Rom 5,19» «Cediendo al tentador, Adán y Eva cometen un pecado personal, pero este pecado afecta a la naturaleza humana, que transmitirán en un estado caído» (cat nº 404).
El papa, Benedicto XVI dice, “tenemos que entender que todos llevamos dentro de nosotros una gota del veneno de ese modo de pensar reflejado en las imágenes del libro del Génesis. Esta gota de veneno la llamamos pecado original. El hombre no se fía de Dios. Tentado por las palabras de la serpiente, abriga la sospecha de que Dios es un competidor que limita nuestra libertad, y que sólo seremos plenamente seres humanos cuando lo dejemos de lado»

La inclinación al mal lleva consigo la culpa, sentimiento insoportable que tratamos de proyectar fuera de nosotros por medio de incesantes racionalizaciones, el mal, y por consiguiente la culpa, es intrínseca al individuo, y superarlo, exige un combate interno y permanente, que solo la imitación de Jesús nos puede guiar.

Es decir que por la acción del pecado fuimos nosotros mismos, herederos del mundo, que Dios nos entregó, quienes hicimos príncipe de este mundo al Demonio.

“Viendo, pues, Dios que toda la tierra era corrupción, pues toda carne había corrompido su camino sobre la tierra”,Génesis 6:12 La castigó con el diluvio, luego mando a su hijo para reconciliarse y los pontífices lo mataron…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *