El Cuerpo del Dios Vivo. Eucaristía (Hostia)

Calma las aguas

Jesús calma las aguas

El 31 de enero de 1906, a las 10 de la mañana hubo un fuerte terremoto en Tumaco de 8,8 que duró alrededor de 10 minutos.

El Mar se alejó un kilómetro y medio del litoral, con la amenaza de formar una inmensa ola. El padre Gerardo Larrondo y el padre Julián Moreno, ambos recoletos, organizaron inmediatamente una procesión con el Santísimo Sacramento.

“!Vamos, hijos míos, vamos todos a la playa y que Dios tenga piedad de nosotros!”.

El padre Larrondo bajó valientemente a la orilla con la custodia en la mano. En el momento en que la ola estaba llegado, alzó La custodia hacia la ola que avanzaba pero antes de que el padre Larrondo y el padre Julián se pudiesen dar cuenta, la población, conmovida y maravillada grito: “¡milagro, milagro!”. En efecto, como si hubiera sido detenida por una fuerza invisible y superior a la naturaleza, la potente ola que amenazaba con borrar de la tierra al pueblo de Tumaco había iniciado su retroceso.“Prodigios Eucarísticos” de Fr. Antonio Corredor García, o.f.m. pags.108-113,

El terremoto se sintió en toda américa del sur y el tsunami en todo el océano pacifico. En Hilo, Hawaii las olas alcanzaron una altura de 5,8 metros de altura. Además el Tsunami también hizo estragos en las costas de Panama, donde “sobrepasó el puerto, entrando en el mercado y llevándose toda clase de cajas: las embarcaciones menores que estaban en seco fueron lanzadas a grande distancia, habiendo habido muchas desgracias”. Costa Rica, México, Ecuador, Hawaii y Japón, también sufrieron desgracias.

Para ponerlo en contexto, el terremoto de 2016 en Ecuador fue de 7,8.

Pero que misterio encierra el Santísimo Sacramento?

Nada menos que es el Cuerpo del Dios Vivo.

Acerca de Bottega Divina

Bottega Divina difusión del arte y el legado histórico del Catolicismo. Herencia y patrimonio de la Humanidad, camino de salvación. La verdad os hará Libres
Esta entrada fue publicada en Arte Sacro. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *