Espada Flamígera

Miguel Espada Flameante

“He aquí que el hombre ha llegado a ser como uno de nosotros en el conocimiento del bien y del mal; que ahora no extienda la mano y tome también del árbol de la vida, coma y viva para siempre. El Señor Dios lo expulsó del jardín de Edén…, puso, al oriente del jardín de Edén, querubines blandiendo espadas flamígeras para guardar el camino del árbol de la vida. Gén 3:23-24

“Vimos a un Ángel con una espada flamígera en la mano izquierda, centelleando emitía llamas que parecía pondrían el mundo en fuego, pero se apagaban al contacto con el esplendor que Nuestra Señora irradiaba hacia él de su mano derecha señalando la tierra con su mano derecha, el Ángel clamó en alta voz: “Penitencia, Penitencia, Penitencia!”.TERCER SECRETO DE FATIMA

“Porque el Señor juzgará con fuego y con su espada a toda carne, y serán muchas las víctimas del Señor”. Isa 66:16

“Josué …, alzó sus ojos y vio a un hombre que estaba de pie frente a él con una espada desenvainada en la mano. Josué se dirigió hacia él y le dijo. -¿Eres de los nuestros o de nuestros enemigos?
Él respondió. -No. Soy el jefe del ejército del Señor y acabo de llegar.
Josué se postró rostro en tierra, lo adoró y le dijo. -¿Qué dice mi señor a su siervo?
El jefe del ejército del Señor le dijo. -Quítate las sandalias de los pies, pues el lugar en el que estás es santo. Jos 5:13-16

“La burra vio al ángel del Señor firme en el camino con una espada desenvainada en su mano. La burra se apartó del camino y tiró por el campo. Balaam golpeó a la burra para que volviera al camino…El Señor abrió los ojos a Balaam que vio al ángel del Señor plantado en el camino con su espada desenvainada en la mano; Balaam se inclinó y se postró sobre su rostro. Núm 22:21-31

“David, al levantar los ojos, vio al ángel del Señor que estaba entre el cielo y la tierra con la espada desenvainada en su mano y apuntando a Jerusalén. Entonces David y los ancianos se vistieron de saco y se postraron rostro en tierra”. 1Cr 21:16

“Así habla el Señor… ¡La espada! Desenvainada está la espada para degollar, bruñida para consumir, para fulgurar, para hacerla caer sobre el cuello de los más inmundos de los impíos, mientras te profetizan vanidad y te adivinan mentiras. Llegó su día en el tiempo de la consumación de la iniquidad. Eze 21:33-34

“Arrepiéntete, pues; si no, vendré a ti pronto y pelearé contra ellos con la espada en mi boca.” Apo 2:16

Acerca de Bottega Divina

Bottega Divina difusión del arte y el legado histórico del Catolicismo. Herencia y patrimonio de la Humanidad, camino de salvación. La verdad os hará Libres
Esta entrada fue publicada en Arte Sacro. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *