Estamos en el apocalipsis, Matamos al Mesías

Estamos en el apocalipsis, Matamos al Mesías

 “Llega la hora en la que todo el que os dé muerte pensará que hace un servicio a Dios”. Juan 16:1

“Mirad que no os engañe nadie; Se alzará pueblo contra pueblo y reino contra reino, y habrá hambres y terremotos en diversos lugares.

Todo esto será el comienzo de los dolores.

»Entonces os entregarán al tormento, os matarán y todas las gentes os odiarán a causa de mi nombre. Y se escandalizarán muchos, se traicionarán mutuamente y se odiarán unos a otros.

Surgirán muchos falsos profetas y seducirán a muchos….

Pero el que persevere hasta el fin, ése se salvará.

Y se predicará este Evangelio del Reino en todo el mundo en testimonio para todas las gentes, y entonces vendrá el fin.

»Por eso, cuando veáis “la abominación de la desolación”, que predijo el profeta Daniel, erigida “en el lugar santo” -quien lea, entienda-…»Habrá entonces una gran “tribulación, como no la hubo desde el principio del mundo hasta ahora”, ni la habrá. Y de no acortarse esos días, no se salvaría nadie; pero en atención a los elegidos esos días se acortarán.

»Entonces, si alguien os dijese: «Mirad, el Cristo está aquí o allí», no os lo creáis.

Porque surgirán falsos mesías y falsos profetas, y se presentarán con grandes señales y prodigios para engañar, si fuera posible, incluso a los elegidos…»Inmediatamente después de la tribulación de aquellos días, “el sol se oscurecerá y la luna no dará su resplandor, y las estrellas caerán” del cielo y “las potestades de los cielos” se conmoverán.

Entonces aparecerá en el cielo la señal del Hijo del Hombre, y en ese momento “todas las tribus de la tierra romperán en llantos”. Y verán “al Hijo del Hombre que viene sobre las nubes del cielo” con gran poder y gloria. Y enviará a sus ángeles que, con trompeta clamorosa, reunirán a sus elegidos desde los cuatro vientos, de un extremo a otro de los cielos.

»Aprended de la higuera esta parábola: cuando sus ramas están ya tiernas y brotan las hojas, sabéis que está cerca el verano”… En verdad os digo que no pasará esta generación (la del fin) sin que todo esto se cumpla. Mat 24:4-34

“Ten en cuenta esto: en los últimos días se presentarán tiempos difíciles.  Pues los hombres serán egoístas, codiciosos, arrogantes, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, crueles, implacables, calumniadores, desenfrenados, inhumanos, enemigos del bien, traidores, temerarios, envanecidos, más amantes del placer que de Dios, guardarán ciertos formalismos de la piedad pero habrán renegado de su verdadera esencia. Apártate también de éstos. 2Ti 3:1-8

“Y todos os odiarán a causa de mi nombre; pero quien persevere hasta el fin, ése se salvará. Cuando os persigan en una ciudad, huid a otra; en verdad os digo que no acabaréis las ciudades de Israel antes que venga el Hijo del Hombre. Mat 10:22 -23

Estas son las profecías que indican que estamos en los tiempos del fin, que de hecho empezaron a las 3 de la tarde del día que fue asesinado el Mesías, Dios.

“Primero tiene que producirse la apostasía. Entonces aparecerá el hombre del pecado, instrumento de las fuerzas de perdición, el rebelde que ha de levantarse contra todo lo que lleva el nombre de Dios o merece respeto, llegando hasta poner su trono en el Templo de Dios y haciéndose pasar por Dios… Al presentarse este Sin-Ley, con el poder de Satanás, hará milagros, señales y prodigios al servicio de la mentira. Y usará todos los engaños de la maldad en perjuicio de aquéllos que han de perderse, porque no acogieron el amor de la Verdad que los llevaba a la salvación… así llegarán hasta la condenación todos aquéllos que no quisieron creer en la Verdad y prefirieron quedarse en la maldad” (2 Tes. 2, 3-11).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *