Gigantomaquia. El castigo del mundo antiguo.

Gigante - bottega

“Viendo los hijos de Dios la hermosura de las hijas de los hombres, tomaron de entre todas ellas por mujeres las que más les agradaron…en aquel tiempo había gigantes sobre la tierra; porque después que los hijos de Dios se juntaron con las hijas de los hombres y ellas concibieron, salieron a luz estos valientes del tiempo antiguo, héroes famosos.
Viendo, pues, Dios ser mucha la malicia de los hombres en la tierra, y que todos los pensamientos de su corazón se dirigían al mal continuamente,le pesó de haber creado al hombre en la tierra”.Gén 6:2-5

En la mitología griega, los gigantes son personajes caracterizados por su estatura y fuerza excepcionales.
Los gigantes suelen ser descritos como gigantescos seres humanoides, algunos con serpientes en vez de piernas; seres monstruosos e inconquistables con temibles rostros y colas de dragón,tan poderosos, que se enfrentaron a los “dioses” del monte Olimpo, intentando llegar a ellos apilando dos cadenas montañosas, pero fueron derrotados por los “dioses” olímpicos con la ayuda de Heracles.

Podríamos concluir que tanto estos “dioses” del Olimpo, como los gigantes, son ángeles caídos de distinta jerarquía, los “hijos de Dios” podrían ser “SERES ANGÉLICOS”, de este modo los gigantes serian demonios en cuerpos humanoides, que se enfrentaron a sus padres.

A pesar que los ángeles son seres espirituales, -Heb 1,14- también pueden tomar formas humanas -Mar 16,5- o animales o tomar posesión de ellos -Mar 5,13-, como los hombres de Sodoma y Gomorra, que pretendían tener sexo con los ángeles que estaban con Lot, -Gén 19:1-5-.

Para santo Tomas los “hijos de Dios” son los descendientes de Set, mientras las hijas de los hombres son descendientes de Caín. Quienes cultivaban la fuerza física bruta y la tecnología, pero mucho mas la maldad.

Dios dijo: “Voy a exterminar al hombre que creé de sobre la haz de la tierra, al hombre, a los animales, a los reptiles y hasta las aves del cielo, pues me pesa de haberlos hecho.” Gén 6:7

“Dios miró a la tierra, y he aquí que estaba corrompida, porque todo mortal sobre la tierra llevaba una conducta depravada”. Gén 6:12

“A los ángeles que no guardaron su dignidad y abandonaron su propio domicilio, los tiene reservados en perpetua prisión, en el orco, para el juicio del gran día”. otros, menos deformes de entre los gigantes, algún tiempo después “yéndose tras los vicios contra naturaleza, fueron puestos para escarmiento, sufriendo la pena del fuego perdurable”. Jud 1,7

Tanto los “dioses” del Olimpo como los gigantes y sus descendientes, se reconocen porque son seres viciosos y llenos de concupiscencia.

Los encontramos como “dioses” adorados por los Mayas, Asirios, Aztecas, Egipcios, Hindúes, Camboyanos…

Asi lo describe la mitología Griega:

Los “dioses” olímpicos conocían un oráculo que decía que los Gigantes no podrían morir a manos de los “dioses” a no ser que un mortal luchara al lado de estos, por lo que Zeus hizo llamar, por medio de Atenea, a Heracles.

Los Gigantes llevaron a cabo un primer ataque contra los “dioses” armados con enormes rocas y troncos de árboles.
Heracles atacó primero a Alcioneo, y lo atravesó con una de sus flechas envenenadas pero tal como el gigante caía al suelo volvía a la vida de nuevo. Siguiendo el consejo de Atenea, Heracles le arrastró fuera de su tierra de origen, y así logró matarle definitivamente. Se dice también que, al haber heredado la fuerza de Zeus, Heracles mató al gigante partiéndole el cuello con las manos.

Porfirión atacó a Heracles e intentó violar a Hera. Zeus lo fulminó con el rayo y Heracles lo remató con sus flechas.

Efialtes murió de un flechazo en cada ojo, uno de Apolo y otro de Heracles.

Cuando Encélado abandonaba el campo de batalla, Atenea lo aplastó con la isla de Sicilia, donde quedó encarcelado. Su aliento de fuego surge del Etna. Según otras versiones Encélado fue muerto por Sileno.

Mimas fue sepultado por Hefesto bajo una masa de metal fundido, en la que sigue preso (el Vesubio).

Polibotes fue enterrado por Poseidón, quien le arrojó un pedazo de la isla de Cos, dando así lugar a la nueva isla de Nisiros.

Hipólito fue derrotado por Hermes, llevando éste un casco que le hacía invisible.
Gratión fue abatido por las flechas de Artemisa.

Dioniso noqueó a Éurito con su tirso.

Hécate (diosa de las brujas, tiene 3 cabezas y multiples brazos) quemó a Clitio con sus antorchas infernales.

Armadas con sus mazas de bronce, las Moiras mataron a Agrio y Toante.

Hera derrotó al gigante Foitos. También convenció para luchar contra Dioniso a Ctonio (muerto por Demeter) prometiéndole a cambio a Afrodita al igual que a Peloro (muerto por Ares en la guerra).

detalle "trono" bottega

Lo impresionante de todo esto es que de esta batalla queda como testimonio el trono de Satanás en el museo de Pérgamo en Berlin.

“Al ángel de la iglesia de Pérgamo escríbele: «Esto dice el que tiene la espada tajante de doble filo “Sé dónde habitas; allí donde está el trono de Satanás” Apo 2:12-13

La parte delicada de todo esto, es que el cine y los medios están reviviendo y liberando a todos estos “dioses caídos”, en el 2019 este trono de Pergamo, sera totalmente reconstruido y mientras tanto los niños juegan a ser uno de estos “dioses” y se disfrazan de ellos, incluso usan sus “herramientas” como joya, es el caso del martillo de Thor, aunque pertenezca a “OTRA” mitología ó el rayo de zeus…

Trono de Sat..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *