Herejías y Herejes

“Huye del hombre hereje, después de haberle corregido una y dos veces… está pervertido y es delincuente, siendo condenado por su propia conciencia.” Tito 3:9

Hereje es la persona que niega alguna de las creencias o doctrinas establecidas. El que separa, aparta o disiente de la doctrina, regla o norma y es rebelde. La Herejía es la negación pertinaz, después de recibido el bautismo, de una verdad divina y la duda pertinaz sobre la misma.

“Evitad a un hereje, después de haberle reprendido una o dos veces, sabiendo que semejante hombre es perverso, que peca y que está condenado por su propio juicio. En cuanto a los que defienden una opinión falsa y mala, sin pertinacia, principalmente si no la han inventado por una presunción audaz, sino que la han recibido de sus padres seducidos y caídos en el error, si buscan la verdad con cuidado y están prontos a corregirse cuando la hayan encontrado, no debe colocárseles entre los herejes” San Agustín, Epist. 43, ad Glorium et alios.

“Porque vendrá tiempo en que los hombres no podrán sufrir la sana doctrina, sino que, teniendo una comezón extremada de oír doctrinas que lisonjeen sus pasiones, recurrirán a un montón de doctores propios para satisfacer sus desordenados deseos, y cerrarán sus oídos a la verdad, y los aplicarán a las fábulas”. 2Ti 4:3

“Pero aun cuando nosotros mismos, o un ángel del cielo, si posible fuese, os predique un evangelio diferente del que nosotros os hemos anunciado, sea anatema”. Gál 1,8.  Anatema = herejía, condenación y excomunión.

“Porque aun hay muchos desobedientes, charlatanes y embaucadores, sobre todo de los circuncisos, o judíos convertidos” Tit 1:10

“Estad sobre aviso para que nadie os seduzca por medio de una filosofía inútil y falaz, y con vanas sutilezas, fundadas sobre la tradición de los hombres, conforme a las máximas del mundo, y no conforme a la doctrina de Jesucristo”, Col 2:8

“Hubo también en el pueblo falsos profetas, como habrá entre vosotros falsos maestros que introducirán herejías perniciosas y que, negando al Dueño que los adquirió, atraerán sobre sí una rápida destrucción”. 2Pe 2:1

En el lugar santo de las Sagradas Escrituras, se halla con frecuencia el Anticristo, que es la predicación falsa.

GNOSTICISMO o Simonianismo

El gnosticismo comenzó como una herejía, pero terminó siendo una religión pseudo-cristiana (obs. hecha por F.R. Carlés). Del griego gnósis, conocimiento, es una secta que se define como una pequeña porción de “elegidos” para alcanzar la perfección y la divinización.

John Yarker y J. Matter convienen en que fue Simón el mago, judío converso al cristianismo, el fundador del gnosticismo, quien además de ser un místico cabalista era aficionado a la magia y al ocultismo, habiendo constituido con un grupo de judíos un sacerdocio de los “misterios”, en el cual figuraban, formando parte de sus colaboradores, su propio maestro Dositeo y sus discípulos Menandro y Cerinto, Simón el mago se convierte al cristianismo y recibe el bautismo; ya en el seno de la iglesia trata de corromperla intentando comprar la gracia del Espíritu Santo.

San Ireneo señaló a Valentinus, un hebreo de Alejandría, como el jefe de los gnósticos. “El resultado del gnosticismo era no cristianizar a la Cábala, sino cabalizar al cristianismo, mezclando su enseñanza pura y simple con la teosofía y aún con la magia” “Jewish Encyclopedia” afirma que el gnosticismo: “Fue de carácter judío antes de convertirse en cristiano”. la “Enciclopedia Judaica Castellana” indica que: “El hecho de que el gnosticismo primitivo, tanto cristiano como judío, utilizara nombres y términos hebreos en su sistema y que se base, aun en su hostilidad, en conceptos bíblicos, indica su origen judío”. Considera al matrimonio y a la procreación como una abominación.

Su fundador fue Simón el Mago (ver Hechos 8, 9- 20), y los principales exponentes de las diferentes corrientes gnósticas fueron Marción (85-160), Mani (215- 275), Basílides de Alejandría (siglo II), Valentín (100- 160), Carpócrates de Alejandría (siglo II) Priscialiano (340- 385) entre otros.

Condenas: Desde tiempos apostólicos viene la Iglesia condenando el gnosticismo, la más contundente de las condenas fue en el Concilio de Nicea (325)

Los romanos vencieron a muchos miles de judíos, pero no pudieron vencer a doce hombres desnudos y desarmados. Cuando se aproximaba el ejército romano, todos los cristianos que había en aquella provincia (como refiere la historia eclesiástica) avisados por un milagro del cielo, se marcharon bien lejos. Atravesando el Jordán, vinieron a la ciudad de Pela, y allí bajo la protección del rey Agripa (de quien se hace mención en el Libro de los Hechos de los Apóstoles), permanecieron algún tiempo.

EBIONITAS

Ebionaioi derivado del hebreo ebion, que significa “el pobre” o “los pobres”, es un término patrístico que hace referencia a una o varias sectas judeocristianas que existieron durante el cristianismo primitivo.

Veían a Jesús como el Mesías pero manteniendo una cristología “baja”, es decir, afirmaban que Jesús era el Mesías pero rechazaban su preexistencia, esto es, que tuviera naturaleza divina y que su nacimiento hubiera sido virginal e insistían en la necesidad de seguir los ritos y leyes judías cumpliendo preceptos como la circuncisión, el sábado o las prohibiciones alimenticias.

En el año 140 de nuestra era, Justino Mártir, en su texto más antiguo que conocemos, describe una secta alejada de la iglesia que observa la Ley de Moisés, y que la sostienen como obligación universal.​ En el 180 d. C., Ireneo de Lyon fue el primero en usar el término “ebionitas” para describir una secta herética y judaizante, que calificaba como tercamente aferrada a la ley.​ En el 212 d. C., Orígenes remarca que el nombre deriva de la palabra hebrea “evyon”, que significa pobre.

Además de Irineo de Lyon, otra fuente privilegiada para estudiar la secta judeo-cristiana de los ebionitas es Epifanio, obispo de Salamis, en el siglo IV. Quien dice que el fundador de los ebionitas es un samaritano de nombre Ebión,  creen que Cristo vino a abolir  los sacrificios (30.16.5) y que Santiago, hermano de Jesús, predicó contra el templo y los sacrificios (30.16.7).
Epifanio señala que los ebionitas están divididos respecto a su cristología, para algunos Adán es Cristo (30.3.3), para otros Cristo es eterno y ha aparecido muchas veces a través de la historia de la salvación (reencarnación), es decir viene a ser la suma de todas las Herejías.

DOCETISMO

Niega la humanidad de Cristo al afirmar que su cuerpo es aparente y no real, de ahí toma el nombre (del gr. dokein, aparentar), por la tanto Cristo no nació, ni padeció, ni murió en la Cruz, ni resucitó, ya que su cuerpo no era real, y el dolor que mostraba sería un mero fingimiento. Niega como tal a Cristo y su Obra Redentora. El sentir unánime de los Santos Padres es, que los judíos han declarado la guerra a Dios y propagado herejías, Jesús les dijo “una raza malvada y fornicaria solicita una señal, y no le será dada una señal” Mt. 12, 38, y toda la Iglesia manifiesta lo mismo respecto a los judíos.

“Mi verdadera guerra es contra los judíos… los judíos han sido abandonados por Dios, y por el crimen de este Deicidio no hay expiación posible.” San Juan Crisóstomo

Valentino y Julio Casiano, fueron sus máximos exponentes, Clemente alejandrino lo llama “princeps sectae Docetarum”. Casiano además de ser doceta era encratista, la secta encratista era un derivado del judeocristianismo sirio que predicaba la abstención en todas sus formas, especialmente sexual, considerando al matrimonio y a la procreación como una abominación.

Condenas: San Ignacio de Antioquía es el primero en denunciar la herejía doceta como una herejía judaizante en sus siete epístolas, especialmente la que va dirigida a los esmiornitas. El Concilio Ecuménico de Nicea lo condena en su Profesión de Fe.

MILENARISMO

El milenarismo judaico que la Iglesia condena es el milenarismo carnal. Cerinto era un egipcio judío circuncidado. perteneciente también de la secta de los Gnosticos, a quien san Ireneo refuta en su libro del Gnosticismo, Adversus Haereses.

“Se pueden oír los gemidos y lamentaciones de cada uno de los profetas, gimiendo y lamentándose característicamente por las calamidades que caerán sobre el Pueblo Judío a causa de su impiedad a Aquél que han abandonado”. San Eusebio de Cesarea

Proponía la Justificación por las obras, en particular la observancia del judaísmo.

Vale la pena observar que el milenarismo espiritual no es condenado ni contrario a la doctrina católica.

El milenarismo carnal es básicamente una interpretación judaica del Apocalipsis, enseñando que el reinado de Cristo sobre la Tierra será un reinado de placeres sensibles.

Algunos teólogos llaman a las pretensiones del milenarismo carnal como: “un cumplimiento talmúdico de la supremacía del pueblo elegido”. Las últimas condenas que recibió el milenarismo carnal fueron en 1944, por SS. el Papa Pío XII a través del Santo Oficio.

Ya San Agustín combatió esta idea errada en “La Ciudad de Dios”, recordando que Cristo había tenido el cuidado de no favorecer fechas precisas sobre su segunda llegada cuando dijo: “En cuanto a ese día o a esa hora, nadie la conoce, ni los Ángeles del cielo ni el Hijo, sino sólo mi Padre”, en el llamado sermón escatológico del Evangelio de Mateo 24:36:

Eusebio de Cesarea lo combatió en Historia Eclesiástica III, 28: “Esta es la doctrina que enseñaba Cerinto (muerto cerca del 120): el reino de Cristo será terrenal. Y como amaba el cuerpo y era del todo carnal, imaginaba que iba a encontrar aquellas satisfacciones a las que anhelaba, las del vientre y del bajo vientre, es decir del comer, del beber, del matrimonio: en medio de fiestas, sacrificios e inmolaciones de víctimas sagradas, mediante lo cual intentó hacer más aceptables tales tesis”.

MANIQUEÍSMO

Procede del Gnosticismo y el dualismo, el alma del hombre procedería de Dios pero el cuerpo procedería del demonio.

Mani (215- 276), quien perteneció a la secta elkesaíta, secta judeocristiana en la que se formó y vivió desde los cuatro años hasta los veinticinco años según lo afirma el Códice de Colonia, practicó la ley judaica (incluyendo la circuncisión) y su excursión en el gnosticismo le llevó a crear esta nueva heterodoxia al aplicar en plenitud los principios judaicos al ya de por sí gnosticismo judaizante. Manes Fundador del Maniqueísmo se educó en la secta ebionita. Decía : “El hijo de una viuda pobre” (María), “el Mesías judío que los Judíos han crucificado”, “un diablo que fue justamente castigado por interferir en la labor del Aeon”.

Produjo:

La maldición que cayó sobre los judíos y sobre sus hijos por la crucifixión del mesías.

“Esta maldición continúa hasta el día de hoy sobre los judíos, y la sangre del Señor no cesará de pesar sobre ellos”. San Jerónimo

Fue condenado junto al Gnosticismo en el Concilio de Nicea (325). Separarse de Pedro y de Roma es, separarse de la Iglesia, y por eso afirma que los (cismáticos de la época) no tienen cátedra, por haberse separado de la de Pedro, “in qua una cathedra unitas ab om nibus servaretur”; ni poseen al “Ángel” del bautismo, unido también a otras cátedras auténticas; ni tienen al Espíritu Santo, que es espíritu de caridad; ni la fuente de agua viva, ni el sello de la santificación (Sancti Optati Afri Milevitani episcopi de schísmate donatistarum libri septem. I. III, cc. 6-8. Ed. Hurter : Sanctorum Patrum opuscula selecta, X Oeniponti, 1870). La posición de San Agustín a este respecto no era única sino compartida por la cristiandad, ya que siempre se consideró la ruptura con la iglesia local unida a la de Roma como una ruptura con la Iglesia universal, como lo sancionan los Concilios de Elvira (año 306, can.53), Arles (año 314, can.16), Nicea (año 325, can.5), Antioquía (año 341, can.5-6), Sárdica (año 343, can.13) (Mansi, 2,14; 2,473; 2,669-670; 2,1309-1312; 3,16-17). “La Sinagoga es una casa de impiedad, un receptáculo de maldades, que Dios mismo había condenado” San Ambrosio

ADOPCIONISMO

Niega la filiación divina de Cristo con Dios Padre reafirmando la doctrina judaica de la unidad de Dios y de la Revelación; Jesús sería hijo natural de José y de María y Dios Padre lo adoptaría en el Bautismo del Jordán, la corriente del adopcionismo hispánico afirma que esta adopción se daría en la Resurrección. Niega la Santísima Trinidad, la Divinidad de Cristo y el Parto Virginal de María.

Exponentes: Esta herejía nació en la secta ebionita, que negaban que Jesús tuviera naturaleza divina y que su nacimiento hubiera sido virginal​ e insistían en la necesidad de seguir los ritos y leyes judías cumpliendo preceptos como la circuncisión, el sábado o las prohibiciones alimenticias. Los heresiarcas del adopcionismo hispánico fueron Félix Obispo de Urgel (s. VIII d.c) y Elipando Arzobispo de Toledo (708- 802).

Condenas: Concilios de Narbona (788), Ratisbona (792), Frankfurt (794), Frejus (796) y Roma (799) éste último presidido por el Papa San León III (795- 816).

MONARQUIANISMO

(Siglo II) Niega a la Santísima Trinidad en nombre de la Monarquía Suprema y única de Dios, revive aquí la doctrina judía de la Unidad de Dios.

Monarquianismo Dinámico (o ebionita, secta judaizante del siglo II) y modalista (o patripasiano). El primero  niega la Divinidad de Cristo, la Santísima Trinidad pasaría a ser nominal, más sería Una en esencia y Una en personas.

El Monarquismo modalista acepta (aparentemente) la Divinidad de Cristo pero niega la Santísima Trinidad al afirmar que el Hijo es una modalidad de Dios Padre, una faceta de Él más no otra persona divina. El monarquismo modalista es culminado por la herejía sabeliana que incluye también como modalidad del Padre al Espíritu Santo.

Monarquismo Dinámico: Teodoto Coriario “El Curtidor”, Artemón y Teodoto “El Banquero”, quienes eran miembros de la comunidad judía de Roma; y Pablo de Samosata, acusado por San Atanasio de ser discípulo de judíos, y a quien la Encyclopaedia Judaica califica de “pensador judeocristiano” (Encyclopaedia Judaica vol. 15, 1319, cit. por F. Rivanera Carlés).

Pablo de Samosata ocupó la sede episcopal de Palmira alrededor del año 260 a pesar de las negativas emitidas por los demás obispos quienes lo condenaron en el Sínodo de Antioquía del año 268, aunque no tuvo efecto ya que la Reina de Palmira, Zenobia, protegió a Pablo de Samosata hasta la caída de ésta en el año 273 con la toma de la ciudad por los ejércitos romanos. Zenobia se había convertido al judaísmo poco antes de acoger a Pablo como protegido.

Fue denunciado por San Juan Crisóstomo y San Atanasio, fue condenada esta herejía en todas sus formas por el Sínodo de Antioquía (268) y por el Concilio de Alejandría (362).

“Queréis ser hijos de la luz, pero no renunciasteis a ser hijos del mundo. Deberíais creer en la penitencia, pero creéis en la felicidad de los tiempos nuevos.
Deberíais hablar de la Gracia, pero preferís hablar del progreso humano. Deberíais anunciar a Dios, pero preferís predicar el hombre y la humanidad.
Lleváis el nombre de Cristo, pero sería más justo si llevaseis el nombre de Pilatos. Sois la gran corrupción, porque estáis en el medio. Queréis estar en el medio, entre la luz y el mundo. Sois maestros del compromiso y marcháis con el mundo.
Yo os digo: haríais mejor si anduvieseis con el mundo y abandonaseis al Maestro, cuyo Reino no es de este mundo”. San Atanasio pisando a Arrio

ARRIANISMO

(siglo IV) El arrianismo, la gran herejía que desgarró a la Cristiandad durante más de tres siglos y medio, fue la obra de un judío subterráneo, que en público practicaba el cristianismo”.

Esta herejía niega sutilmente la Divinidad de Cristo y reafirma con más ahínco la doctrina hebrea de la Unidad de Dios, el arrianismo en su base común (ya que después el arrianismo adopta otras formas) enseña que el Hijo es adoptado del Padre (adopcionismo), el Hijo sería la criatura más perfecta y hermosa que Dios haya podido crear… más niega su condición de Hijo de Dios; por supuesto niega el dogma de la Santísima Trinidad.

San Atanasio aseguró de esta herejía que: “Doctrina tota sit judaica” “toda su doctrina es judaica” (S. Atanasio Oratio III contra Arianos). A raíz de esta herejía se originaron persecuciones atroces contra los católicos fieles, es el caso de San Atanasio quien fue “excomulgado” por los herejes arrianos y desterrado, o como el valiente martirio de San Hermenegildo, entre otros miles de casos.

Exponentes: El más importante e iniciador de esta herejía fue el criptojudío Arrio Judio-bereber de África del Norte, procedente de Libia; en su juventud se adhirió al cisma de Melesio, quien usurpó la sede episcopal de Alejandría. Al ver la inconveniencia de este cisma Arrio fingió arrepentimiento y fue admitido de nuevo en el seno de la Iglesia. Fue ordenado sacerdote, gozando de fama de buen predicador, místico y ascético, teniendo una fina retórica que halagaba incluso a miembros del clero, siendo el primer adepto de su secta herética el obispo Eusebio de Nicomedia , siendo éste a su vez amigo del emperador Constantino le puso en contacto con él, teniendo contacto con el emperador se le abre el camino para ser consagrado obispo; siendo obispo difundió con más libertad sus herejías, atrayendo a ésta a gran parte de la Cristiandad.

Muchos teólogos califican al arrianismo como el primer intento serio de judaización del Cristianismo. Arrio murió en un momento de particular gloria para él, ya que el emperador le había alcanzado la readmisión pública en la Iglesia de la cual había sido excomulgado por sus herejías (si bien Constantino nunca profesó la herejía arriana, tuvo siempre en su favor a Arrio, especialmente influenciado por su hermana Constancia, quien si era arriana), readmisión que sería llevada a cabo en el Foro de Constantino en Constantinopla, poco antes de llegar a dicho lugar reventaron sus entrañas, como señal de la venganza divina.

Fue enérgicamente condenado por los Concilios de Nicea (325), Antioquía (341) y Constantinopla (381).

Los Nestorianos después del Concilio de Éfeso
Los Nestorianos fueron recibidos en la ciudad de Nísibis, por el obispo de la ciudad Tomás Barsum, al otro lado de la frontera con el Imperio persa.
Los persas —como enemigos de los romanos— dieron una bienvenida cálida a los nestorianos.
El año 489 “la Iglesia Persa Nestoriana” anunció formalmente su separación de “la Iglesia del Imperio Romano”, y se extendió hacia India y China.
Se conocieron como “los caldeos” según el idioma adoptado para su culto.

NESTORIANISMO

Niega la unión hipostática de Cristo (niega que Cristo es verdadero Dios y verdadero hombre).  El nestorianismo tiene una fuerte influencia de la secta judaizante de los ebionitas.

Nestorio, patriarca de Constantinopla 428-432, negaba que la Virgen fuera Madre de Dios y veía en Jesucristo dos personas, una de ellas una marioneta en manos de Dios, había iniciado una herejía que Heraclio en el concilio de Constantinopla condenó junto con el monotelismo y el monofisismo, de forma que la naturaleza humana se pierde, absorbida, en la divina.

Mientras tanto, los reyes visigodos católicos, Recaredo, Sisebuto, Chintila y Égica, demostraban su celo cristiano contra los judíos, prohibiéndolos en su territorio, por las Traiciones y el peligro que representaba.

Su estrategia había sido aliarse con los persas, árabes y todo aquel que pudiera ser enemigo del cristianismo, usando como mecanismo el comercio cuyas rutas controlaban, alzando todos estos pueblos contra la Fé, sin dejar ver su influencia, como lo habían hecho en el pasado con Arrio y Mani.

El Concilio de Constantinopla el 2 de junio de 553, ratifica la condena de “Los Tres Capítulos” que el Papa Vigilio defendía, la tesis Nestoriana, con el apoyo de otros dieciséis obispos, que aunque condenaban sesenta proposiciones de Teodoro de Mopsuestia, no condenaba las Herejías de Teodoreto de Ciro y las de Ibas de Edesa, obispos nestorianos que encarnaban la Herejía del monofisismo. Es decir negaban a María como madre de Dios en el caso de los Nestorianos y pretendían que Jesús no es Dios verdadero sino una marioneta de Dios. Hecho por el cual fue excomulgado el papa, en un consejo de obispos africanos ya que “no extinguió la llama de la herejía, como convenía a su autoridad apostólica, sino que por negligencia la azuzó”.

Ha sido condenado en los Concilios de Éfeso (431) y Calcedonia (451), que depuso a Nestorio del patriarcado en 431. Murió en los desiertos de Libia entre 440 y 451.

Waraka un astrólogo judío, versado en varias lenguas, y que se había convertido a la fe cristiana, como hereje nestoriano, primo  de Jadiya, la viuda rica de 40 años, primera esposa de Mahoma de 25 , lo instruyó en la biblia y también los casó. Waraka tradujo al árabe algunas partes del Antiguo y del Nuevo Testamento y asistía a Mahoma con el “Libro”.

PELAGIANISMO

Surgió como doctrina en el siglo V, siendo condenado por la Iglesia Católica de forma definitiva el año 417. Negaba la existencia del pecado original, falta que habría afectado sólo a Adán, por tanto la humanidad nacía libre de culpa, niega la necesidad de la Gracia y de la obra redentora de Cristo.

San Agustín define a esta herejía como judaizante (S. Agustín Epístola 196 a Aséllico, año 418) por seguir la doctrina judaica que respecta al pecado original. La Enciclopedia Judaica Castellana nos dice al respecto: “el judaísmo desconoce el mito del pecado original o del pecado en sí”. (EJC vol. IX, p. 85 cit. por F. Rivanera Carlés).

Pelagio y Celestino (ambos de lo que sería la actual Gran Bretaña).

Del semipelagianismo es exponente principal el abad Juan Casiano.

Zósimo ha sido acusado de ser un papa judío, (417-418) Segun “Liber Pontificalis” Zósimo fue griego y el nombre de su padre fue Abram. Harnack (Sitzungsberichte der Berliner Akademie, 1904, 1050) trata de deducir de su nombre que la familia fue de origen judío.  Pelagio y Celestio, condenados por dos concilios por sus herejías, acudieron ante Zósimo quien los absolvió. A pesar que ya habían sido condenados por el papa anterior, Inocencio I.

Zósimo se mostraba demasiado complaciente, con sus hermanos?

San Agustín, convocó un sínodo en Cartago en 418. Allí expuso nueve creencias defendidas por la Iglesia que eran negadas por el Pelagianismo:

  1. La muerte es producto del pecado, no de la naturaleza humana.
  2. Los niños deben ser bautizados para estar limpios del pecado original.
  3. La “gracia justificante” (gratia gratum faciens) cubre los pecados ya cometidos y ayuda a prevenir los futuros
  4. La gracia de Cristo proporciona la fuerza de voluntad para llevar a la práctica los mandamientos divinos.
  5. No existen buenas obras al margen de la Gracia de Dios.
  6. La confesión de los pecados se hace porque son ciertos, no por humildad.
  7. Los santos piden perdón por sus propios pecados.
  8. Los santos también se confiesan pecadores porque realmente lo son.
  9. Los niños que mueren sin recibir el bautismo son excluidos tanto del Reino de Dios como de la vida eterna.

“Los judíos han sido dispersados por todo el mundo, para que mientras paguen la culpa de tan gran crimen, puedan ser testigos de nuestra Redención” San Bernardo de Claraval.

ICONOCLASTAS

(siglo VIII) Del griego eikon, imagen y klao, romper; la iconoclasia rechaza la veneración a las Sagradas imágenes y a las santas reliquias, tendiendo a destruirlas. Esta herejía nació en el Imperio Bizantino y fue uno de los principales motivos que daría origen al Cisma de Oriente. La herejía iconoclasta fue apoyada por los emperadores bizantinos León III el Isáurico (717- 741), Constantino V Coprónimo (741- 775), León IV el Kázaro (775- 780), León V el Armenio (813- 820), Miguel II el Tartamudo (820- 829) y Teófilo (829- 842) y seguidos por gran parte del clero bizantino, causando la persecución y martirio de los clérigos (especialmente monjes) que no se unieron a este movimiento herético.

Esta corriente herética se tomará fuerza en Occidente con motivo de la “Reforma” protestante que se dedicó a destruir el patrimonio artístico de Europa, en 1972 un hombre armado con un martillo partió en pedazos parte de la cara de la pietá en el vaticano, invocando su derecho a la libre personalidad.

Los emperadores antes expuestos y la mayor parte del clero constantinopolitano, con León III a la cabeza ordenó la destrucción de las sagradas imágenes y reliquias en el año 726 (siendo ésta la primera de varias persecuciones) basándose en las prohibiciones del Antiguo Testamento citando además (sin base alguna) al versículo del Evangelio de Juan 4, 24, muy seguramente para atenuar o disimular la postura judaizante de esa prohibición (obs. hecha por F.R. Carlés) . Vital es fijarse en el emperador Miguel II, quien en su juventud perteneció a una secta griega filojudía, que tenía por maestros a unos judíos de la ciudad de Amorio en la Frigia Menor; esta secta observaba en todo la Ley judaica- talmúdica salvo en la circuncisión.

Condenas: II Concilio de Nicea (787) y el Sínodo de Constantinopla (843) presidido por la emperatriz Santa Teodora, quien restableció el culto a las sagradas imágenes y la fe católica a Bizancio.

EL CATARISMO

Herejía albigense, fue un movimiento religioso de carácter gnóstico-maniqueo, fundado por prestamistas judíos, lo que obligó a la iglesia, la fundación de la inquisición, para determinar el origen de sectas peligrosas.

En el siglo XII, al mismo tiempo que el judaísmo controlaba el papado por medio del judaico Cardenal Pierleoni, la secta de los “Albigenses” preparaba, en secreto, la más gigantesca revolución conocida hasta entonces con el fin de desintegrar al cristianismo, y destruir a la Santa Iglesia. Los valdenses de Lombardía afirmaban que la salida de la Iglesia Romana era lícita, porque ya no era la Iglesia de Jesucristo, sino que estaba gobernada solamente por escribas y fariseos”,  “No solamente durante los siglos XII y XIII los valdenses y los judíos se agruparon juntos”.”hubo relación personal entre los judíos de Provenza y los valdenses en el siglo XIII”. Fundados por Pedro Valdo, (1140)  el judío más rico de la ciudad, precursor del protestantismo…

“Oremos también por los pérfidos judíos, para que Dios Nuestro Señor aparte el velo de sus corazones, de modo que ellos también reconozcan a Cristo Nuestro Señor; Omnipotente y sempiterno Dios, Tú que no excluyes de tu Misericordia ni siquiera a los pérfidos judíos, escucha nuestras preces, que te dirigimos por la obcecación de aquel pueblo; de tal modo que, conocida la Verdad de tu Luz, que es Cristo, salgan de sus tinieblas. Por el mismo Cristo Nuestro Señor, Hijo tuyo, que vive y reina en la Unidad del Espíritu Santo y es Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

Acerca de Bottega Divina

Bottega Divina difusión del arte y el legado histórico del Catolicismo. Herencia y patrimonio de la Humanidad, camino de salvación. La verdad os hará Libres
Esta entrada fue publicada en Arte Sacro. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *