Historia del “Mundo”

durero corte celestial

El Hombre siempre ha sabido que es diferente a la naturaleza que lo rodea.

Ha intuido que después de la muerte no se acaba la vida sino que hay “otra”  vida, ha sabido que es un ser trascendente.

Observando la naturaleza ha encontrado un orden natural que rige todas las cosas y unas leyes inmutables que ordenan todo para el bien.

Estas leyes naturales deben regir también el lugar de la trascendencia o “Cielo” y el creador de tanta perfección es Dios.

Toda esta verdad alcanzada, es sólo una etapa hacia aquella verdad total que se manifestará en la revelación última de Dios: « Ahora vemos en un espejo, en enigma. Entonces veremos cara a cara. Ahora conozco de un modo parcial, pero entonces conoceré como soy conocido » 1 Co 13, 12.

La revelación de Dios desde el antiguo testamento, dirigiendo en la dirección correcta al ser humano por medio de mandamientos o leyes para nuestro propio bienestar y luego la encarnación de este mismo Dios, para perfeccionar con los sacramentos estas leyes y mediante su resurrección y milagros, son la plenitud de los tiempos. Donde el verdadero Dios muestra su poder.

Sin embargo desde antiguo ha habido la excepción a la regla, ha estado presente quien no obedece las leyes naturales y tentadoramente nos susurra “no moriréis” “seréis como Dioses”.

Es por esto que en diferentes lugares del mundo se les rinde culto a “otros” Dioses. O ángeles caídos.

El Dios vivo y verdadero ha sido retado en sus leyes y el hombre ha asumido una postura que Dios mismo ha llamado infidelidad, que no es otra cosa que ponerle los cuernos a Dios con la “competencia”.

Nunca antes en la historia, como ahora, la humanidad ha tenido los elementos de juicio -que le hacen mayor de Edad espiritualmente- como para tomar una decisión acerca de la realidad de Dios y su “adversario” y escoger a cual seguir.

En el supermercado espiritual que Dios ha permitido – “Los que están a lo largo del camino son los que oyen, pero en seguida viene el diablo y arrebata de su corazón la palabra para que no crean y se salven” lucas 8,12- encontramos y escogemos el dios que mejor se adapta a nuestra “situación”.

De este modo, ya no encontramos aquellos Griegos “personas cultas” a quien Pablo les presentaba el Dios Vivo y se convertían por haber encontrado la verdad, ahora eso ya no nos importa, seguir un Dios de amor representa un dolor y en una sociedad hedonista es fácil mirar para otro lado, en el  “Supermercado” que se ha convertido el mundo, donde hay un anaquel que dice:

“Los que deciden ser su propio Dios”, viviendo despreocupadamente en placeres y sin compromiso con el enfermo el viejo y el necesitado, tienen para escoger el budismo o la nueva era.

Algunos prefieren el anaquel que dice:

“Cielo lleno de vírgenes para desflorar y placeres sin límite, jardines encerrados de vides y mujeres voluptuosas de la misma edad”, las mujeres, en cambio, recibirán un solo hombre «con el que estarán satisfechas» allí está el Islam, con todas sus corrientes y la nueva era…

Pero hay algunos que tienen “aspiraciones” el poder y el dinero es lo suyo, entonces buscan en el anaquel del control:

Alli están el vudú, el satanismo, la brujería, la santa muerte, los hechizos y la nueva era…

Claro que hay algunos que quieren ser superiores, elegidos, semidioses ascendidos:

Para ellos es el Hinduismo; “todas las castas se originaron de alguna parte del cuerpo del dios Brahma, menos los Dalits. Estos nacieron del polvo que había debajo de los pies del dios, por lo tanto son lo más bajo de la sociedad hindú”. Mientras el bráhmana es el miembro de la casta que tiene el poder sagrado que sostiene el universo, son considerados como dioses entre los hombres o incluso como dioses de dioses, como lo afirman las Leyes de Manu. Según este libro, los brāhmanas tienen el poder de hacer y deshacer dioses según su deseo, puesto que son los señores de la creación.

Los que quieren sentirse Cristianos pero sin Mandamientos, sin Sacramentos, sin Virgen, sin Santos y sin un “Dios tardo a la ira y grande en misericordia, que perdona la iniquidad y la rebeldía, aunque no lo deja impune, y ve la iniquidad de los padres en los hijos hasta la tercera y cuarta generación”, tienen para escoger entre las Miles de Decenas de sectas protestantes y la nueva era…

La mas nueva corriente se llama ateísmo, los ateos proclaman que el trabajo es dios o que el estado es dios y como el estado es dios tiene que proteger de toda perturbación al que se proclame comunista, porque todo el que no lo sea sera borrado, esto no es mas que una forma de la Nueva era. Ya Chesterton lo había anunciado cuando proclamo que “El que no se arrodilla ante Dios, se arrodilla ante cualquier cosa”

A todo esto en la biblia se lo llaman los Baales y han tenido una suerte que puedes leer en 1 de reyes 18.

Elías al pueblo: “Sólo quedo yo de los profetas de Yahvé, mientras que hay cuatrocientos cincuenta profetas de Baal… Yahvé! que se sepa hoy que Tú eres Dios… y que yo soy tu siervo…  que todo este pueblo conozca que tú, ¡oh Yahvé! eres Dios…

Bajó entonces fuego de Yahvé, que consumió el holocausto y la leña, las piedras y el polvo, y aún lamió las aguas… Viendo esto el pueblo, cayeron todos sobre sus rostros y dijeron: “¡Yahvé es Dios, Yahvé es Dios!”

Y díjoles Elías: “Tomad a los profetas de Baal, sin dejar que escape ninguno.” Tomándolos a ellos y llevólos Elías al torrente Cisón, donde los degolló.

  • “El infierno es el gran cumplido de Dios a la realidad de la libertad y elección humana”  Chesterton

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *