Inconsecuencialismo

Lucha interior

El pecado mortal es una trasgresión voluntaria de la Ley de Dios en materia grave. Es una rebeldía contra la ley de Dios. Los Diez mandamientos.
Cuando el hombre, dándose perfecta cuenta de que lo que va hacer está gravemente prohibido por la ley de Dios, comete un pecado mortal, renuncia a la salvación eterna. Convierte a las cosas creadas en su goce ilícito. Se hace Idólatra.

El pecado mortal:

1) Convirtió a miríadas de ángeles en horribles demonios para toda la eternidad.
2) Arrojó a Adán y Eva del paraíso terrenal, condenándoles a ellos y a sus descendientes al dolor y a la muerte y la posibilidad de condenarse eternamente, aun después de la redención realizada por Cristo.
3) Demandó la muerte en la cruz de Cristo, para redimir al hombre culpable (San Mateo 17,5).
4) Mantendrá por la eternidad los terribles tormentos del infierno en castigo del pecador contumaz.

Para mantenerte en pecado se proclama en los medios:

1) No existen consecuencias en ninguna de tus elecciones o acciones.
2) Nada de lo que hagas conducirá al cielo o al infierno.
3) Dios aplaudirá cualquier elección que tomes, Te ama y quiere que seas feliz.
4) La salvación se ofrece a todo el mundo, eres salvo a pesar de tus creencias o prácticas.
5) No Matas tu alma al pecar, no existe la verdadera muerte, no hay condenación eterna.

“Un Dios sin ira, unos hombres sin pecado, un premio sin juicio, un Cristo sin cruz.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *