Invocacion o Epiclesis

epiclesis bottega

 

La palabra «epiclesis» es un sustantivo griego que viene del verbo epikaleo, que significa llamar, invocar. En sentido técnico, significa una invocación a Dios Padre o a Dios Espíritu.

En principio, hay cuatro invocaciones al Espíritu en la celebración eucarística: la primera en la liturgia penitencial, la segunda en la liturgia de la palabra, la tercera para la consagración, la cuarta para la comunión.

La consagración del pan y el vino son de carácter cristológico, donde se revive la cena de despedida del Señor —se repiten las palabras de la institución—. Las palabras del Señor «cuando hacéis esto, hacedlo en memoria mía», conducen a la formulación, que la Iglesia hace en memoria de la muerte y resurrección del Señor (anámnesis) luego en la oración se pide el envío del Espíritu Santo.

En algunas se pide el envío del Espíritu «sobre nosotros y sobre los dones ofrecidos», o se pide a Dios Padre que envíe el Espíritu del cielo sobre la oblación de la Iglesia, se pide a Dios que bendiga la ofrenda de la Iglesia para que venga a ser para los participantes el cuerpo y la sangre de Cristo.

Ya en el año 500 San Cirilo de Jerusalén la describe así: «Una vez santificados nosotros mismos por estos himnos espirituales, suplicamos a Dios amante de los hombres que envíe el Espíritu Santo sobre los dones ahí colocados para que haga del pan el cuerpo dé Cristo y del vino la sangre de Cristo, pues todo lo que toca el Espíritu viene a ser santificado y transformado»

«A ti, pues, Padre misericordioso, te pedimos humildemente, por Jesucristo tu Hijo, nuestro Señor, que aceptes y bendigas estos dones.»

«Santifica estos dones con la efusión de tu Espíritu de manera quesean para nosotros cuerpo y sangre de Jesucristo, nuestro Señor.»

La súplica se dirige al Padre pidiendo el don del Espíritu.

«Santificar» equivale a consagrar, es hacer santo o sagrado.

Pedimos que nuestros dones dejen de ser pan y vino ordinarios y comiencen a ser una realidad santa, el cuerpo y sangre del Señor glorificado. ¿Cómo se ha de realizar el misterio? Por la efusión del Espíritu.

La anáfora tercera lo formula en estos términos:

«Por eso, Señor, te suplicamos que santifiques por el mismo Espíritu
estos dones que hemos separado para ti, de manera que sean Cuerpo y
Sangre de Jesucristo, Hijo tuyo y Señor nuestro.»

Adjetiva «el mismo» Espíritu, porque inmediatamente antes ha confesado que el Padre, «con la fuerza del Espíritu Santo da vida y santifica todo».

Si en alguna misa no se invoca apropiadamente la acción del Espíritu Santo sobre los dones, no hay consagración.

El óleo y el vino tienen poco valor antes de la bendición (eulogía). Después de la santificación actúan ambos de forma distinta. Según J. Crisóstomo: «El sacerdote hace descender el Espíritu. El desciende sobre la víctima e inflama por su medio todas las almas».

San Ireneo dice que tras «la invocación de Dios» el pan ya no es más pan ordinario, sino el cuerpo de Cristo’.

Según Justino «No tomamos estas cosas como pan común ni bebida ordinaria, sino que a la manera como Jesucristo nuestro Salvador, hecho carne por virtud del Verbo de Dios, tomó carne y sangre por nuestra salvación, así se nos ha enseñado que el alimento eucaristizado es la carne y la sangre del mismo Jesús encarnado».

La epíclesis usa siempre el nosotros («te pedimos»), que muestra la conexión orgánica entre el ministro y la comunidad.

Didaje: “Tú, Señor omnipotente, creaste todas las cosas por causa de tu nombre, y diste a los hombres alimento y bebida para su disfrute, para que te dieran gracias. Mas a nosotros nos hiciste el don de un alimento y una bebida espiritual y de la vida eterna por medio de tu siervo”.

Y como en Adán mueren todos, así también en Cristo serán todos vivificados. 1Co 15:22

Dice el que testifica estas cosas: Sí, vengo pronto. Amén. Ven, Señor Jesús. Apo 22:20

“Venga tu gracia, y pase este mundo. ¡Hosanna al Dios de David! Si uno es santo, se acerque (a la Eucaristía). Si no lo es, conviértase. Maránathá” Amén. Didaje 10:6

 

http://www.mercaba.org/DIOS%20CRISTIANO/E/epiclesis.htm

Please follow and like us:
error0

Acerca de Bottega Divina

Bottega Divina difusión del arte y el legado histórico del Catolicismo. Herencia y patrimonio de la Humanidad, camino de salvación. La verdad os hará Libres
Esta entrada fue publicada en Arte Sacro. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *