Libertad Verdadera

La Sabiduría y Providencia divina gobiernan, para que alcancemos el último fin de glorificar a Dios, para que el hombre, dotado de inteligencia y de voluntad libre, alcance ese fin último -en lo que consiste su propia perfección y felicidad natural-, Dios ha inscrito en su naturaleza una ley que le dirija en su elección del bien (lo que le conduce al fin) y en evitar el mal (lo que le separa de ese fin).

Por eso, el hombre no puede encontrar la verdadera felicidad, a la que aspira con todo su ser, más que «con el respeto de las leyes inscritas por Dios en su naturaleza y que él debe observar con inteligencia y amor»

“Hermanos, habéis sido llamados a la Libertad; pero cuidado con tomar la Libertad por pretexto para servir a la carne, antes servíos unos a otros por la caridad.” Porque toda la Ley se resume en este solo precepto: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo.” Gál 5:13

“La libertad nos hace verdaderos” significa la búsqueda de la destrucción humana por el totalitarismo ateo.

“El Señor es espíritu, y donde está el espíritu del Señor, está la libertad”. 2Co 3:17

Hoy escuchamos frases como:

“El estado garantizará condiciones para evitar cualquier perturbación”

Eso solo lo puede hacer Dios y el estado No es Dios. Es idolatría pretenderlo.

Puede una ley configurarnos como personas?

“Sin orden no hay obediencia a las leyes, y sin obediencia a las leyes no hay libertad, porque la verdadera libertad consiste en ser esclavo de la ley.” Balmes. La ley de Dios, no las leyes inicuas de los hombres,  una ley que diga, que las ratas pueden volar, no les hará salir alas.

¡Oh hombre! bien te ha sido declarado lo que es bueno y lo que de ti pide Yahvé: hacer justicia, amar el bien y caminar en la presencia de tu Dios. Miq 6:8

La Familia es quien da sentido a la sexualidad, transmite la sabiduría y la libertad, enseña el criterio, es el último reducto cristiano.

Legalmente la verdadera familia ya no existe al ponerla al mismo nivel de la unión nefanda, que devasta la sociedad humana.

“La próxima gran herejía va a ser sencillamente un ataque a la moralidad, y en particular a la moralidad sexual. Y no viene de algunos socialistas… sino de la exultante energía vital de los ricos resueltos a divertirse por fin, sin Papismo, ni Puritanismo ni Socialismo, que les contengan…La locura de mañana no está en Moscú sino mucho más en Manhattan… ha fomentado por razones comerciales toda una procesión de publicidad y novedad ostentosa que en sí misma lleva a la muerte de todo lo que nuestras madres y nuestros padres llamaban dignidad y modestia.” (Chesterton, 1926)

“Si se le aplicase a la realidad humana, una voluntad arbitraria que prescinde del bien como sistema de dominio, se producirían consecuencias devastadoras de atrocidades y dolor para la familia humana”. Duns Escoto

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *