Los nuevos “Ideales”

Quema de Biblias

Quemar un Libro (la Biblia)

Cortar un Árbol

Matar los Hijos

El número de vasectomías realizadas en Colombia fue de 133.000, en los últimos años, según cifras de Profamilia, una institución asociada a Planned Parenthood, y Open society de George Soros.

La decisión de no tener hijos desde una temprana edad por parte de niños y niñas, debería tener preocupado al estado, al fin, si no hay soldados para la guerra ni quién pague impuestos, según la visión de la Grecia Clásica, la República se hace inviable.

No es raro escuchar niños de 15 años hablando con seriedad de su decisión de hacerse la vasectomía (37 millones de hombres se han esterilizado con este método, llamado también castración y desaconsejada en perros) -a pesar del alto índice del síndrome post vasectomía que produce dolores testiculares al 33 de los pacientes-  y las niñas ligarse las trompas, (150 millones de mujeres se han esterilizado) lo que hace sospechar que no son decisiones propias sino programadas desde los planteles educativos, incluso se están haciendo operaciones de cambio de sexo, a edades tan tempranas como los 4 años!!

La afasia progresiva primaria (APP) o «afasia de Mesulam» es una enfermedad neurodegenerativa poco frecuente caracterizada por un deterioro progresivo del lenguaje, es un tipo de demencia que se presenta -en alarmante aumento- dentro de las personas que se practican la vasectomía, hecho poco difundido por quienes lo promocionan.

El Día internacional de la vasectomía se celebra el 18 de noviembre, con vasectomías multitudinarias como un festival, con estadísticas pasmosas, por cada ocho ligaduras de trompas, se realiza una vasectomía.

Lo más curioso es, desde el propio estado y más aún, desde los organismos supranacionales es desde donde viene esta especie de Malthusianismo, como una imposición a la sociedad.

Ver el aborto como un método anticonceptivo es, por decir lo menos, maquiavélico, ya que el ser humano lo es desde el momento de la concepción, pero mutilarse a si mismo para evitar descendencia es ya aberrante, aunque son los estados, es decir el conjunto de la sociedad quien paga por estos actos, no solo por sus consecuencias, sino en metálico, en Colombia por ejemplo, este tipo de procedimientos deben ser realizados por las entidades de salud, según la ley 1412 del 19 de octubre de 2010, gratis, y la incapacidad que genere compartirla el patrono y el estado, allí es donde empieza el “negocio” para quienes lo practican, que son los mismos que lo promueven.

Algunos psiquiatras y Filósofos califican esta decisión como un impulso de muerte de una sociedad que ha perdido la Fe, por ende el sentido de la vida, lo único que les queda es la extinción, de allí que la tasa de suicidios entre jóvenes la ubique como el primer motivo de defunción, practicando algo que se ha dado en llamar, “suicidio egoísta” que es lo mismo que hacerse la vasectomía o la ligadura, un gran negocio para quienes lo realizan…

La iglesia ve estas prácticas como intrínsecamente malas, Juan Pablo II dijo: “Ni sexo sin niños, ni niños sin sexo”

La práctica de consumir anticonceptivos ha producido la esterilidad en esta sociedad, al punto que ahora para tener hijos deben hacerse un in-vitro lo que plantea un gran problema moral, ya que si en un laboratorio se fecundan 200 embriones “in vitro” y se logran implantar 2 ó 3, los demás (seres humanos, niños), son tirados a la basura como si fueran productos desechables. No se puede hacer un mal para que se siga un bien. El fin NO justifica los medios. Parejas estériles deberían formar prudentemente su familia adoptando niños cuando la necesidad y la caridad así lo aconsejan.

La situación del mundo es realmente alarmante porque en los últimos años el conteo de espermatozoides, ha disminuido casi hasta el borde de la infecundidad, que llegará en algún momento de los próximos años…

En cuanto al aborto en sí, se habla de unos 4.000.000.000 de asesinatos en todo el mundo desde 1973 cuando se aprobó con mentiras, en el famoso caso de Roe vs Wade y que se ha comprobado fue una farsa, patrocinada por Playboy y algunos laboratorios, que tenían intereses económicos en el asunto, como la siguen teniendo, pero con un musculo financiero bien fortalecido durante 60 años..

Se ha dado el caso de mujeres – que se embarazan para ganar dinero al vender al embrión, su hijo, a los laboratorios de cosméticos ya que sus tejidos son utilísimos en la fabricación de cremas antiarrugas.

Si científicamente todo esto es prodigioso, los teólogos lo han calificado de “asqueroso y antiético”. La Iglesia Católica no teme calificarlo como criminal y pecado sumamente grave.

La ley Obama permite vender fetos humanos a empresas comerciales que producen potenciadores de sabor, ampliamente usados en refrescos y productos de consumo masivo, esto es nada menos que convertirnos en caníbales, esta ley y práctica tiene más de 10 años y son los productos que probablemente usted consume habitualmente.

Cuando se olvida el origen divino del Matrimonio y de la familia, el hombre se extravía fascinado por los progresos científicos que facilitan el hedonismo y buscando el placer por sobre todas las cosas cauteriza su conciencia para evitar que proteste recordándole la Ley de Dios. Nos recuerda la iglesia en el catecismo de la vida y la muerte de Juan Pablo II. Que inspira este artículo.

El ser humano está siendo reducido a un producto, desde antes de nacer, hasta después de muerto ya que sus órganos se venden y para que estén frescos, muchas veces no se le dice su verdadero estado al paciente, para que organice sus cosas y se le aplica la eutanasia; todo ser humano tiene derecho a que se le permita morir naturalmente, en paz, con los adecuados cuidados paliativos del dolor, sin prolongar artificial e indebidamente la vida, lo que el Papa llama “ensañamiento terapéutico” que tan solo prolonga la agonía provocando sufrimientos no razonables con perjuicio del mismo moribundo y de sus familiares.

En lo que el Papa Juan Pablo II denomina “cultura del bienestar”, se considera la muerte como algo sin sentido y se cae en la tentación de anticipar una muerte indolora. En muchas ocasiones el enfermo terminal es internado en un hospital en donde no tiene ya ningún contacto con su familia y se halla expuesto a una invasión tecnológica que humilla su dignidad y lo convierte en conejillo de indias para toda clase de experimentos.

Si Dios mismo permitió los sufrimientos y muerte de su propio Hijo Jesucristo, El nos dará la gracia para soportar hasta el fin; para quien sufre conscientemente de que sus dolores unidos a los de Cristo en la Cruz, sirven para la Redención del mundo. La verdadera vida empieza el día de la muerte.

Aquellos que atienden a los enfermos, deben saber que están atendiendo a Jesús sufriente

Acerca de Bottega Divina

Bottega Divina difusión del arte y el legado histórico del Catolicismo. Herencia y patrimonio de la Humanidad, camino de salvación. La verdad os hará Libres
Esta entrada fue publicada en Arte Sacro. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *