Maranatha

El pueblo elegido al salir de Egipto era de un numero de unos 2 millones de almas. Después de 400 años de espera Moisés fue la respuesta de Dios al clamor, ven señor Maranatha.

Los sobrevivientes a la esclavitud en Babilonia y que regresaron a refundar Israel tras 70 años prisioneros, fueron sobre todo las clases altas y sacerdotes, ya que el pueblo raso no fue deportado, así los samaritanos se mantuvieron en sus tierras.

En tiempos de cristo la población de Israel según el censo de Quirino, enviado de Cesar Augusto, era de 600.000 habitantes. En el mundo entero ya eran 6.944.000 para aquellos tiempos, según el censo general del emperador Claudio.
Jerusalén tenia 50.000 habitantes pero en la pascua la población llegaba a 180.000 personas o más y prácticamente todos conocieron a Jesús  o lo vieron en algún momento de su vida publica ya que las multitudes lo seguían. Es así como la memoria colectiva de todo Israel conoció la imagen de Jesús y la transmitió al mundo.

Aparte del templo había 480 sinagogas en Jerusalén según la tradición rabínica y los sacerdotes eran unos 7.000. La primera mañana de la semana se echaban suertes para ver quiénes se encargaban de las funciones especiales.
Los sacerdotes además tenían oficios como carpinteros, talladores de piedra, comerciantes, carniceros… Algunos seguían estudios y se hacían escribas.

El sacerdocio era hereditario, con dos condiciones: que fueran hijos de una verdadera judía  y que fueran física y mentalmente normales.
La mujer Judía, a los 12 años , es una adolescente que el padre debe casar, esta es la edad que tenia la virgen cuando los desposorios con San José. Es el mencionado censo, el que los pone en camino hacia Belén y es -porque la virgen Sabe, que será madre de Dios-  que se van a una cueva  -además porque todos los rechazaron- a tener su hijo que nacerá milagrosamente, virginalmente y María quería evitar, en su parto, la asistencia que otras mujeres le iban a prestar. Esto es lo que suponemos, porque la virginidad de María está intacta después del parto milagroso, que se explica como la forma en que la luz pasa a través de un vidrio sin dañarlo, inmaculadamente y esta Luz es la luz del mundo, Jesús.

2.000 años después, vivimos tiempos de un clamor parecido al de la esclavitud en Egipto o en Babilonia, pero esta vez somos esclavos del pecado, el mundo entero es ahora un Egipto y una Babilonia, salmo 137, Ven señor, Maranatha, despierta que la barca se hunde.

http://www.youtube.com/watch?v=xAXIaXN1C5U

Acerca de Bottega Divina

Bottega Divina difusión del arte y el legado histórico del Catolicismo. Herencia y patrimonio de la Humanidad, camino de salvación. La verdad os hará Libres
Esta entrada fue publicada en Arte Sacro. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *