Miseria Humana

La base de la civilización es Dios, incluso para pueblos no Cristianos, que han copiado el modelo Occidental de vida, trabajo y respeto al prójimo, como base para su desarrollo, sin el cual seguirían en guerras tribales, o hasta caníbales…

La revolución contra el modelo de civilización propuesto por Dios, conocido como derecho Natural, ha tenido varias etapas:

El Humanismo, el Renacimiento y el protestantismo (La primera Revolución)

La Revolución Francesa (segunda Revolución)

El Comunismo (tercera Revolución).

Cuando Dios creó al hombre y lo colocó en el Paraíso. Le notificó al mismo tiempo que estaría sujeto a pena de muerte si comiera del árbol de la ciencia del bien y del mal.

Es decir, para que los hombres puedan convivir en sociedad, fue preciso constituir una forma de gobierno en virtud de la cual los derechos y la libertad fuesen circunscriptos por las leyes.

Enseña San Agustín: “Es un pacto general de la sociedad humana obedecer a sus Leyes”.

Primera Revolución: Humanismo, Renacimiento, Protestantismo

Erasmo profesaba que “cada hombre posee la teología verdadera”, que está “inspirado y guiado por el espíritu de Cristo, ya sea picapedrero o tejedor”.

De esta manera, se descubre el sentido profundo de la Revolución, el Sofisma, el engaño.

Segunda Revolución: Enciclopedismo, Absolutismo, Revolución Francesa

La sociedad francesa, protestante, a través del Enciclopedismo y del Absolutismo,

decreta en la Asamblea Nacional Francesa:

“Que goce el hombre de Libertad Absoluta” aquello que había sido la esencia del protestantismo, el igualitarismo iba a lanzar a Francia, y al mundo, en un cataclismo liberal.

La tercera gran Revolución, el comunismo, HOY toca a las puertas de la historia….https://youtu.be/QKdi0XjG_V4?t=5m29s hasta 6:05

 

Acerca de Bottega Divina

Bottega Divina difusión del arte y el legado histórico del Catolicismo. Herencia y patrimonio de la Humanidad, camino de salvación. La verdad os hará Libres
Esta entrada fue publicada en Arte Sacro. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *