Moros en la Costa, San Anastasio

anastasio

“Imagen de San Anastasio monje y martir cuya mirada pone en fuga al demonio y a la enfermedad repele como atestiguan las actas del segundo Concilio de Nicea”

Anastasio, era mago, fue converso por la Santa Cruz y fue martirizado en 628.

Era soldado en el ejército de rey persa Cosroes II quien en el año 614, asaltó Jerusalén, se robo la santa Cruz y la puso bajo los pies de su trono, como símbolo de su desprecio a la religión de los cristianos. Cosroes II fue asesinado en su palacio por su propio hijo.

Esto indujo a Anastasio a buscar la verdad, al verdadero Dios; entonces dejó el ejército, se volvió cristiano, y después monje en Jerusalén.

Se cambió su nombre persa, Magundat, por Anastasio. Después de siete años de la más exacta observancia monástica, fue movido, según pensó, por el Espíritu Santo a ir en búsqueda del martirio y se fue a Cesarea, entonces sometida a los persas.

Les reprochó a sus compatriotas por su magia y culto al fuego, ambos de los cuales él había practicado, y fue tomado prisionero, torturado cruelmente para hacerlo abjurar; finalmente fue arrastrado hasta cerca del Éufrates, a un lugar llamado Barsaloe, o Bethsaloe, según los Bolandistas, donde sus sufrimientos fueron renovados mientras al mismo tiempo le prometieron los más altos honores al servicio del rey Cosroes si renunciaba al cristianismo.

Finalmente, con otros setenta, fue estrangulado hasta morir y decapitado, el 22 enero de 628. Su cuerpo, arrojado a los perros, fue dejado intacto por ellos, entonces fue transportado a Palestina, después a Constantinopla y finalmente a Roma.

La palabra moro viene del latín “maurus”, los habitantes de la provincia del imperio romano de MAURITANIA.

Los MOROS han tenido como negocio asaltar y saquear todo a su paso desde su fundación por Mohamed el camellero analfabeta, contemporáneo de Cosroes II, además de coger prisioneros para pedir rescate o venderlos como esclavos.
El objetivo principal de sus ataques ha sido capturar cristianos para el comercio de esclavos, en el norte de África (Marruecos y Argelia) y Oriente Medio. http://es.wikipedia.org/wiki/Pirater%C3%ADa_berberisca

Esto ocurría casi siempre en pueblos costeros donde las defensas eran pobres.

Por eso construyeron torres defensivas o atalayas para divisar de lejos al enemigo moro y acto seguido se encendían grandes antorchas que eran vistas desde varios kilómetros y se gritaba: “MOROS EN LA COSTA”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *