No hay a quien convertir

A quien convertir

Pareciera que todos los medios pregonaran:

La Iglesia no tiene ya que convertir al mundo, sino antes convertirse a él. No tiene ya nada que enseñarle, sino que ponerse a su escucha.

¿y el Evangelio de la salvación? ¿No es la Iglesia entera responsable de él para el mundo? ¿No es lo esencial de su misión presentar este Evangelio al mundo?

Ahora proclaman «la salvación sin el Evangelio», este ha venido a ser nuestro nuevo Evangelio.

La idea misma de salvación es un insulto al mundo en tanto que creación de Dios: el hombre de hoy no puede aceptarla.

El hombre de hoy considera como un insulto la suposición o la insinuación de que es criatura de Dios.

Decir, pues, que los ministros de la Iglesia, comenzando por sus cabezas son servidores, ha venido a significar que no tenían que asumir sus responsabilidades de guías y de doctores, sino seguir al rebaño en lugar de precederle.

Un coronel, que asistía a la desbandada de sus tropas, decía: «Puesto que soy su jefe, tengo que seguirlos».
En otras palabras, servir al mundo no significa ya más que halagarlo.

http://infocatolica.com/blog/fidesetratio.php/1009180721-la-descomposicion-del-catolic Louis Bouyer

Acerca de Bottega Divina

Bottega Divina difusión del arte y el legado histórico del Catolicismo. Herencia y patrimonio de la Humanidad, camino de salvación. La verdad os hará Libres
Esta entrada fue publicada en Arte Sacro. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *