Pedro de Escobar

Pedro de Escobar (Oporto, Portugal, circa 1465 – Évora, después de 1535) fue un compositor portugués del Renacimiento, que desarrolló su labor principalmente en España. Fue uno de los primeros y más diestros compositores de polifonía en la Península Ibérica, cuyas obras han sobrevivido.

Nació en Oporto pero se desconocen los detalles de su vida hasta su entrada al servicio de Isabel de Castilla en 1489. Fue cantor en su capilla durante diez años, y también estuvo trabajando como compositor; era además el único miembro portugués de la capilla. En 1499 volvió a Portugal, pero en 1507 recibió una oferta de empleo en España, que aceptó, como maestro de capilla de la Catedral de Sevilla.
Mientras tanto tenía a su cargo a los chicos del coro, cuidando su alojamiento y comidas, además de tener que enseñarles a cantar; finalmente dimitió debido a su bajo salario. En 1521 estaba trabajando en Portugal como mestre da capela para el infante-cardenal Don Alfonso.

Se conservan dos misas completas de Escobar, incluyendo un Réquiem (Missa pro defunctis), el primero de un compositor de la Península Ibérica, que ha sido editado en el año 2009 por Fidelio Música.

También escribió el arreglo de un Magníficat, siete motetes (incluyendo un Stabat Mater), cuatro antífonas, ocho himnos y dieciocho villancicos. Su música era popular, como atestigua la aparición de copias en lugares lejanos; por ejemplo, escribas nativos copiaron dos de sus manuscritos en Guatemala. Su motete Clamabat autem mulier Cananea fue particularmente apreciado por sus contemporáneos y sirvió como fuente para piezas instrumentales de compositores posteriores.

El origen del apellido Escobar está en los montes de León, en la Provincia de León, en el noroeste de España, que posteriormente se difundió por toda España.

La historia y heráldica del apellido Escobar aparece en el libro “Apellidos y Escudos sevillanos y cordobeses y que pasaron a Indias”, escrito por José María de Mena.

Estos apellidos proceden en su mayor parte de los doscientos caballeros de linaje que participaron en la reconquista de Sevilla, en el año 1248 (De Mena, 1993). Gran parte de estos apellidos son anteriores a la invasión de España por los moros, es decir, que se remontan a época visigoda, e incluso a época romana. Algunos de los descendientes de estos sevillanos permanecieron durante años en el exilio en León, Asturias o Galicia, tras lo cual regresaron a Sevilla.

Muchos de los actuales descendientes de estas familias luso-canarias-españolas en América, radicados sobre todo en países como Colombia y Venezuela, son principalmente criollos americanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *