Pedro el Grande

Un 8 de febrero de 1725 fallece el Zar Pedro el Grande de Rusia quien fundó la ciudad real de San Petersburgo, conocida como la “Venecia del Norte”.

En Rusia ha habido siempre católicos, sin embargo en 1719 fueron expulsados los misioneros jesuitas de Rusia.

En 1720, con autorización del zar Pedro el Grande, entraron en Rusia los capuchinos y los franciscanos, para sustituir a los misioneros jesuitas. El número de católicos siguió creciendo, sobre todo entre los oficiales del ejército y técnicos especializados. El contacto de la alta sociedad rusa con los emigrantes católicos franceses y con los jesuitas a quienes se les había permitido su retorno en 1762 y eran residentes de San Petersburgo, indujo a algunas personalidades ortodoxas a abrazar el catolicismo, en tiempos de la emperatriz Catalina II. Con reparto de Polonia (desde 1772) entraron también a formar parte del imperio ruso algunas zonas de las diócesis católicas de rito latino, con millones de fieles.

La Santa Sede, abolió de la Compañía de Jesús en 1773, pero la emperatriz les permitió sobrevivir en Rusia hasta la expulsión de los jesuitas en 1820.

En 1917 había 1.240 capillas católicas, y 3000 ortodoxas los bolcheviques dejaron solo 2 templos católicos: uno ligado a la embajada francesa en Moscú, y otro, en San Petersburgo. El resto fueron demolidos o reconvertidos en almacenes, locales o baños públicos.

El régimen comunista soviético mato en los primeros dias de revolucion, cerca de 200.000 clérigos, incluyendo rabinos, monjes y monjas sacerdotes y consagrados, fueron martirizados, además, millones de seglares.

Acerca de Bottega Divina

Bottega Divina difusión del arte y el legado histórico del Catolicismo. Herencia y patrimonio de la Humanidad, camino de salvación. La verdad os hará Libres
Esta entrada fue publicada en Arte Sacro. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *