Pulsión de Muerte, Socialismo Milenarista Maniqueo

La pulsión de muerte o Tánatos, en oposición a la pulsión de vida o Eros, representa la tendencia fundamental de todo ser viviente a morir”. Freud

En 1978 el Premio Nobel, Alexander Solzhenitsyn, ruso sobreviviente de los campos de concentración comunistas, pronunció su célebre discurso sobre “El suicidio de Occidente” ; “un mundo sin ideales superiores, un mundo hedonista que tiene como meta el bienestar, y que pareciera haber perdido toda capacidad de sacrificio, un mundo que proclama la libertad, no la libertad para obrar bien, sino la libertad desnuda, un mundo maleado por la prensa irresponsable, en una palabra, un mundo materialista… Y, para colmo, advierte que no pocos de los miembros de ese mundo, conscientes de su vacuidad, sueñan nada menos que con el socialismo, como si este fuera una panacea”.Universidad de Harvard junio de 1978.

Refiriéndose al libro EL FENÓMENO SOCIALISTA dijo:

«El matemático Igor Shafarevich, miembro de la Academia Soviética de Ciencias, ha escrito un libro brillantemente argumentado, en el cual efectúa un penetrante análisis histórico y demuestra que el socialismo, de cualquier tipo o matiz, conduce a la destrucción total del espíritu humano y a la nivelación de la humanidad en la muerte». Con su tesis, “Las obras básicas del marxismo carecen completamente de la característica fundamental de la actividad científica: la búsqueda desinteresada de la verdad por la verdad (…) lo que buscaban en la ciencia no era la fuente sino la confirmación y sanción de las viejas tesis de la ideología socialista”.

En el año 1977 Igor Shafarevich, denuncio que el socialismo persigue acabar con la religión.

Para entender el totalitarismo existen obras imprescindibles como “Camino de servidumbre” de Friedrich Hayek y “La sociedad abierta y sus enemigos” de Karl Popper.

Es una ideología que propone la supresión de la individualidad en pos de un poder colectivo supuestamente superior, que , de manera gradual y subrepticia van engrandeciendo el poder del Estado hasta reducir la autonomía individual.

Shafarevich trabajó junto al académico Andréi Sájarov en el comité extraoficial de los disidentes en defensa de los derechos humanos y colaboró estrechamente con Solzhenitsyn antes de su partida al exilio.

“Tanto el comunismo como la democracia liberal tienen como objetivo politizar a toda la sociedad, interpretando todos los aspectos de la vida social: cultura, arte, actividades intelectuales, religión, familia (y en la democracia liberal, incluso sexo e inodoros, a través de la ideología de Género): a la luz de una lucha de poder e insistiendo en que la lucha se resuelva de acuerdo con una ideología política. En el sistema comunista, todo tenía que ser comunista; En una democracia liberal, todo tiene que ser liberal y democrático”. Ryszard Legutko “El demonio de la democracia”. Profesor Polaco de filosofía en la Universidad Jagiellonian de Cracovia.

Shafarevich llama la atención sobre el «socialismo milenarista», es decir, de las sectas heréticas que durante siglos proclamaron el advenimiento inminente del Reino de Cristo sobre la tierra anunciado por el Apocalipsis y que duraría mil años, en esos movimientos se crean las bases como –renovación apocalíptica de la humanidad, hombre nuevo, comunidad plena, subordinación de la individualidad al colectivo– que luego se plasmarán en el socialismo.

Socialismo es el nombre nuevo, de la forma de tiranía que adoptaron los viejos imperios, desde los del oriente antiguo al de los incas. Este fenómeno, así como sus similitudes con el socialismo del siglo XX, fue detenidamente estudiado por Karl Wittfogel en su célebre obra de 1957 titulada Despotismo oriental: un estudio comparativo sobre el poder total, que Shafarevich usa con frecuencia.

Nada hay de nuevo en el socialismo moderno, excepto su ateísmo dogmático, una nueva religión, basada, por contradictorio que parezca, en el ateísmo, como lo propuso Sergéi Bulgákov, en 1906, pintando un Karl Marx como modelo religioso, 70 años después, Richard Wurmbrand, publicaría Marx y Satán

Nikolái Berdiáev, autor de Marxismo y religión, desarrollaría el mismo tema y en 1972 Robert Tucker, publicaría “Filosofía y mito en Karl Marx” todos develando como el socialismo es una nueva forma de religión.

La religión detrás del socialismo explica la atracción de las doctrinas socialistas y las pretensiones del socialismo de ser una visión global del mundo, que abarca y explica todo, como una religión. Asi, la visión socialista de la historia, no como un fenómeno caótico, sino como una entidad con un objetivo, un sentido y una justificación, contempla la historia teleológicamente.

La esencia del dogma socialista es la búsqueda de «la supresión de la individualidad» y como tal, esta doctrina “es hostil hacia la personalidad humana no sólo como categoría sino, en última instancia, hacia su existencia misma”.

Esto se expresa como un impulso homogeneizador, que quiere destruir toda base, expresión y resguardo de la diferenciación humana (propiedad privada, familia, libertades individuales, etc.).

El socialismo busca crear un nuevo tipo de ser humano que solo existe como parte del colectivo y no como una persona con atributos únicos, una voluntad distintiva y derechos inviolables.

El cristianismo, por el contrario, se basa en el desarrollo y fortalecimiento de la individualidad y la responsabilidad personal.

El socialismo en cambio, representa un impulso destructivo de la vida existente o un instinto de muerte. El socialismo habla de la creación de otro mundo, superior y perfecto, y del surgimiento de un hombre nuevo que solo existe para entregarse a los demás, pero estas ideas no son sino la coartada de una idea subyacente, “subconsciente y emocional”: destruir todo lo que existe, incluido el ser humano tal y como es.

Lo que se busca es milenarista, el fin apocalíptico de la vida humana tal como la conocemos.

Eso es lo concreto y a lo único a lo que se han acercado los socialismos, nacionales como el alemán, Maoista como el Chino o Leninista como el Ruso. Entre los tres suman casi 300 millones de muertes.

Esto explica, la voluntad de autoinmolación revolucionaria, esa búsqueda y exaltación de la muerte por la causa a la que siempre han llamado los profetas milenaristas, marxistas o nazis que «solo puede ser entendido si se admite que la idea de la extinción de la humanidad puede resultar atractiva para el hombre y que el impulso de autodestrucción juega un papel en la historia humana».

Las sectas maniqueistas, predicaban la autoextinción mediante la abstinencia sexual, y el nihilismo anarquista, de la escuela de Frankfurt lo predica como ideología de Género, al igual que ayer lo hicieran los Cínicos de Antístenes y antes Nimrod, que pretendía alcanzar el cielo en Babel y como buen tirano se hacia adorar como Dios-Baal.

Asi lo denuncio Solzhenitsyn en su célebre alocución de 1978 en Harvard, el neopaganismo de la Ilustración «dio inicio a una civilización occidental con una peligrosa tendencia a idolatrar al hombre y sus necesidades materiales». Un hombre enfermo de pulsos de muerte, según Freud que podría anhelar su auto aniquilación.

De esa tendencia fluyó finalmente, según Solzhenitsyn y Shafarevich, el marxismo mismo, con su materialismo extremo, su ateísmo militante y su endiosamiento del hombre que lo llevó a las utopías sangrientas que han sembrado el terror por doquier.

Algunos ejemplos de socialismo, desde herejías medievales que derivan del impulso de suprimir la individualidad . El fenómeno socialista consta de tres partes principales: 

  1. Socialismo chilástico : identifica ideas socialistas entre los antiguos griegos, especialmente Platón , y en numerosos grupos herejes medievales como los cátaros , los hermanos del espíritu libre , los taboritas , los anabautistas y varios grupos religiosos en la Guerra Civil inglesa , y escritores modernos como Thomas More , Campanella y numerosos escritores de la Ilustración en la Francia del siglo XVIII. [8]
  2. Socialismo de estado: describe el socialismo de los incas , el estado jesuita en Paraguay , Mesopotamia , Egipto y China . [9]
  3. Análisis: identifica tres temas de abolición persistentes en el socialismo: la abolición de la propiedad privada , la abolición de la familia y la abolición de la religión (principalmente, pero no exclusivamente, el cristianismo ) [10]

Shafarevich argumentó que el socialismo antiguo (como Mesopotamia y Egipto) no era ideológico, ya que una ideología socialista era una reacción a la aparición del individualismo en la Era Axial . Comparó las visiones de Thomas More ( Utopía ) y Campanella ( Ciudad del Sol ) con lo que se sabe sobre el Imperio Inca , y concluyó que existen sorprendentes similitudes. Afirmó que nos convertimos en personas a través de nuestra relación con Dios, y argumentó que el socialismo es esencialmente nihilista , inconscientemente motivado por un instinto de muerte. Concluyó que tenemos la opción de perseguir la muerte o la vida.

Tomando los ejemplos del libro vale la pena destacar las congresistas de Aristofanes, en las que se propone el comunismo en el año 292 a.C. y un colectivismo hasta de las mujeres, para que los hijos no sepan quienes son sus padres.

Para lograr este objetivo engels propuso , que el estado adoptara la educación de todos los niños, desde la tierna infancia para colectivizar la «verdad».

  1. Abolición de la propiedad privada.
  2. Abolición de la familia, es decir, comunidad de las esposas e interrupción de los lazos entre padres e hijos.
  3. La prosperidad puramente material.

El absolutismo de estado es propuesto por Platón incluso al extremo de que la propiedad de las mujeres sea común.

¿Puede extenderse a los hijos, a las mujeres, a los bienes? Platón lo propone en su República, y Sócrates sostiene en ella que los hijos, las mujeres y los bienes deben ser comunes a todos los ciudadanos.

En el siglo I d. C., la secta de los nicolaítas predicó la comunalidad de la propiedad y las esposas.

Ireneo de Lyon y Clemente de Alejandría describen la secta gnóstica de los carpocratianos y a Epiphanes, quien fue adorado como un dios en Samos, quien predicaba que:

«La justicia de Dios consiste en comunidad e igualdad».

Los miembros de esta secta, que se extendió hasta Roma, siguieron principios de comunalidad completa, incluida la comunalidad de las esposas.

La aparición del maniqueísmo dio lugar a una gran cantidad de sectas que profesaban doctrinas de carácter socialista. San Agustín nos informa de la existencia de tales sectas. Mohammed Ibn Haraii, «hizo accesibles a todas las mujeres y toda la riqueza material común y prescrita que todos tenían una participación igual, así como cada uno tiene una participación igual de agua, fuego y pastos «.

Los cátaros creían que una mujer embarazada estaba bajo la influencia de demonios y que cada niño nacido estaba acompañado por un demonio. De ahí la prohibición de comer carne y contra todo lo que vino de la unión sexual.

Rechazaron la propiedad como perteneciente al mundo material, se les prohibió tener pertenencias personales, pero como grupo compartían las posesiones de la secta, que eran considerables.

los cátaros practicaban el amor «libre» o «santo» y de tenian esposas en común.

«Los lazos matrimoniales son contrarios a las leyes de la naturaleza, ya que estas leyes exigen que todo se tenga en común » Alain de Lille, siglo XII, visión a los cátaros: (13: p. 176)

Los protestantes enviaron apóstoles desde Munster para propagar la insurrección y obtener apoyo para la nueva Jerusalén. Fueron particularmente exitosos en Holanda.

Erasmus Schet escribió a Erasmo de Rotterdam: «Apenas hay un pueblo o una ciudad donde las cenizas de la rebelión no estén ardiendo. El comunismo de ellos y la predicación atrae a masas de todos lados »

es posible dividir las herejías de la Edad Media en tres grupos:

(1) herejías «maniqueas»: los cátaros, albigenses, pefrobrusianos (de los siglos XI al XIV).

(2) Herejías «panteístas»: amalédicos, ortobélicos, brethi’en y hermanas de la Spfrit libre, adamitas, los hermanos apostólicos y los grupos relacionados de Beghards y Beguines (del siglo XIII al siglo XV).

(3) Herejías que, mucho antes de la Reforma, desarrollaron ideas que estaban cerca del protestantismo: valdenses, anabautistas, hermanos moravos (del siglo XII al siglo XVII).

En su obra Utopia, Thomas Moro declara; «Mientras permanezca la propiedad privada, la mayor parte y la mejor parte de la humanidad será oprimida con una carga ineludible de preocupaciones y ansiedades»(42: p. 74)

Los anabautistas y comunidades se fundaron sobre principios colectivistas.

introdujeron la propiedad comunal. Todo lo ganado por los Hermanos fue entregado al tesoro común, que fue supervisado por un «distribuidor» especial.

Muntzer También enseñó que toda propiedad debe ser común, como está escrito en los Hechos de los Apóstoles. … Con esto afectó tanto a la gente que nadie quería trabajar, pero cuando alguien necesitaba comida o ropa, se dirigia a un hombre rico y se lo exigia en nombre de Cristo, porque Cristo t ordenó que todos compartieran con los necesitados.

Lo que no fue dado libremente fue tomado por la fuerza. Muchos actuaron así, incluidos los que vivieron con Thomas en el monasterio joanita. Thomas instigó este ataque y lo multiplicó  y amenazó a todos los príncipes. (28: p. 42)

En la epístola «A la nobleza cristiana de la nación alemana» (1520) Lutero escribe: «Ya es hora de que tomemos en serio y francamente la causa de los bohemios para que podamos unirnos con ellos.» (25: p. 126) Y Zwinglio le escribe a Lutero en 1527: «Muchas personas, incluso antes, entendieron la esencia de la religión evangélica tan claramente como tú. Pero de todo Israel nadie se atrevió a entrar en la batalla, porque temían esto». poderoso Goliat «. (26: p. 9)

Se cree que Zwinglio pertenecía a la comunidad de Hermanos en Ztirich, rompiendo con ellos alrededor de 1524. Lutero aparentemente también tenía contactos en estos círculos.

Los Espíritus Libres y los Adamitas fueron aún más radicales: la negación de la propiedad, la familia, el estado y todas las normas morales. Los líderes «divine» de la secta claramente pretendieron una posición mucho más alta en la vida que el clero católico. Al mismo tiempo, la ideología de Hieir negaba toda jerarquía, no solo en la tierra, sino también en el cielo.

«Cada doctrina herética que apareció en la Edad Media tenía, en forma abierta u oculta, un carácter revolucionario; en otras palabras, había llegado a poder, se habría visto obligado a destruir la estructura estatal existente e implementar una revolución política y social. Las sectas gnósticas, Cataros y Albigenses, que provocaron las severas e implacables leyes medievales contra las herejías por sus actividades, y con quienes se libró una lucha sangrienta continuaron. Eran socialistas y comunista. Atacaron el matrimonio, la familia y la propiedad. Si hubieran salido victoriosos, el resultado habría sido una dislocación social traumática y una recaída en la barbarie. Es obvio para cualquiera familiarizado con el período que los valdenses con su negación doctrinal de juramentos y derecho penal tampoco podrían haber encontrado un lugar para sí mismos en la sociedad europea de la época «.Dollinger.

El Socialismo es una “religión sustitutiva” que se convierte en una  religión totalitaria. Una religión no deísta que predica el ateísmo y lleva su dogmatismo, al punto de negar su naturaleza de religión sobre la base ser la verdad absoluta, última, definitiva y absoluta que trasciende toda la historia, el socialismo viene así a ocupar el lugar de Dios.

En todos estos ejemplos podemos ver de donde deriva lo que hoy hacen llamar teología de la liberacion.

 

Please follow and like us:
error0

Acerca de Bottega Divina

Bottega Divina difusión del arte y el legado histórico del Catolicismo. Herencia y patrimonio de la Humanidad, camino de salvación. La verdad os hará Libres
Esta entrada fue publicada en Arte Sacro. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *