Reyes Magos en Colonia

Cuando llegaron 3 enormes ejércitos a Jerusalén, cada uno protegiendo a uno de los wise men u Hombres sabios (en aquella época no se podía viajar solo por los peligros) Herodes se asustó, y convocó a un banquete a los Tres reyes para saber el motivo de su viaje, fue allí cuando se enteró que ellos signos del cielo anunciaban lo que decía las escrituras, el mesías nacerá en belén.

Entre los episodios que contienen los evangelios apócrifos está este y los nombres de los Reyes Magos (Melchor, Gaspar, Baltasar)

Después de la resurrección de Jesús, el apóstol Tomás halló en Saba a los Reyes Magos, allí fueron bautizados y consagrados obispos. Después fueron martirizados en el año 70 y depositados en el mismo sarcófago. A principios del siglo IV, Helena, la madre del emperador Constantino, se preocupó de que los restos de los Reyes Magos fueran trasladados desde Persia a Constantinopla, donde fueron puestos en un gran sarcófago de granito. En el siglo V el obispo de Milán, Eustorgio, fue a presentar sus credenciales al emperador a Constantinopla y éste le regaló las reliquias que fueron trasladadas a Milán. «En un compartimiento especial del relicario que ahora se ve – junto con lo que queda de antiguas, viejas y podridas vendas, probablemente de biso, y con restos de resinas aromáticas y sustancias semejantes – numerosos huesos de tres personas, que bajo la guía de varios expertos presentes se podría reunir en cuerpos casi completos: el uno en su juventud temprana, el segundo en su virilidad temprana, el tercero se envejeció más bien.. «Las reliquias, fueron donadas por el emperador Federico Barbarroja, al Arzobispo de Colonia, Rainald de Dassel en 1164, quien decidió construir la mayor catedral gótica para albergarlas, 600 años duró la construcción de la Catedral de Colonia Alemania.

Please follow and like us:
error0

Acerca de Bottega Divina

Bottega Divina difusión del arte y el legado histórico del Catolicismo. Herencia y patrimonio de la Humanidad, camino de salvación. La verdad os hará Libres
Esta entrada fue publicada en Arte Sacro. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *