ROSARIO A DIOS PADRE

cristo y padre

ROSARIO A  DIOS PADRE

 

1.- En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Dios mío ven en mi ayuda, Señor, date prisa en socorrerme. Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo, como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

 

2.- Pidamos perdón a la Santísima Trinidad por nuestros pecados, por las ofensas que le hemos hecho, por nuestras miserias; por las de nuestra familia, y las del mundo entero, y digamos:

 

¡ Padre Nuestro, Padre mío,

Tú eres verdaderamente mi gran Dios!

 

3.- Primer Misterio: Meditemos El esplendor del Amor del Padre en la Obra de la creación: “Vio Dios que era bueno cuanto había hecho.” (Gen 1,31).

 

 

4.- Después de cada Misterio:

  • Un: “Padre Nuestro”.
  • Diez veces: “Padre, se nuestro Padre, ahora y siempre”.
  • Un: “Gloria al Padre…”.
  • Una jaculatoria: “¡Padre nuestro, Padre mío, Tu eres verdaderamente mi Gran Dios!”

5.- Segundo Misterio: Meditamos la inmensa Misericordia del Padre en la Obra de la Redención: “Tanto amó el Padre al mundo que le dio a su Hijo único.”(1Jn.3,16). (repetir número 4)

 

6.- Tercer Misterio: Meditemos la magnificencia del Padre quien después de haber creado libre al hombre, en su designio de Amor sigue respetando su libertad, a pesar de que la use mal. María acogió la Voluntad del Padre como la máxima realización de la Libertad. Unidos a la Virgen decimos: “He aquí la esclava del Señor, hágase en mí según su Palabra” (Lc. 1,38) (repetir número 4).

 

7.-Cuarto Misterio: Meditemos el triunfo del Amor del Padre cuando acogemos su voluntad: “Este es mi Hijo amado, escúchenlo…A cuantos lo recibieron, les dio el poder de volverse hijos de Dios” (Mt. 17,5; Jn 1,12; 1Jn. 3,)(repetir número 4).

 

8.- Quinto Misterio: Meditemos la Victoria del Padre en el sufrimiento de la vida, en el sufrimiento del perdón, en el sufrimiento de la muerte. “Si estamos unidos a Cristo en el sufrimiento de esta vida, resucitaremos junto con El. En efecto los sufrimientos  de ahora no tienen comparación con la Gloria futura que nos espera: “Yo les preparo un Reino como el Padre lo preparó para Mí” (Rom 6,5 ss; 8,18; Lc. 22,29). (repetir número 4).

 

Acerca de Bottega Divina

Bottega Divina difusión del arte y el legado histórico del Catolicismo. Herencia y patrimonio de la Humanidad, camino de salvación. La verdad os hará Libres
Esta entrada fue publicada en Arte Sacro. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *