San Benito

Benito de familia muy rica, era un sacerdote de Nurcia que vivió una época igual a ésta, durante la caída del imperio romano de Occidente.

Dejó la ciudad llena de vicio y pecado, y se fue a un pueblecito alejado, a rezar, meditar y hacer penitencia, este refugio con el tiempo sería llamado orden de los benedictinos, cuyo fin era ser autosuficientes, en un mundo que se desplomaba, en medio del caos y el paganismo renaciente.

Su Lema es Ora y Labora.https://www.youtube.com/watch?v=g4nzIshNwao&feature=youtu.be&t=23s

16 papas han tomado el nombre de Benedicto lo cual prueba su santidad,  es el patrón de Europa.

Benito no permitía “vivir prendiéndole un vela a Dios y otra al diablo”,  así que los envidiosos decidieron matarlo, echaron un fuerte veneno en la copa de vino que él se iba a tomar, el santo, que bendecía siempre los alimentos y a las personas, bendijo la copa, esta se rompió y el veneno salió visiblemente de la copa.

Florencio, un sacerdote envidioso, le envió como presente un  pan embrujado, Benito le ordenó a un cuervo que lo tomara en su pico, y lo arrojara donde ninguna persona pudiera encontrarlo.

En un proceso por brujería unas brujas confesaron que nunca habían podido hacer el mal en contra del convento fundado por san Benito, así que los clérigos se dedicaron a buscar y encontraron la medalla grabada en las paredes.

Esta medalla se convirtió de uso obligatorio para los religiosos por ser exorcista.

En 1880 la iglesia permitió que los laicos usaran la medalla.

Benito exorcizó a un hombre y como penitencia le exigio abstenerse de comer carne el resto de su vida, para no recaer.

Acerca de Bottega Divina

Bottega Divina difusión del arte y el legado histórico del Catolicismo. Herencia y patrimonio de la Humanidad, camino de salvación. La verdad os hará Libres
Esta entrada fue publicada en Arte Sacro. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *