Verdad o sofisma?

Conferencia entre Lutero y el Diablo acerca de la Misa

Según Marx, Hegel es un promotor de teología bajo la apariencia de la filosofía.

De hecho casi todos los Ilustrados y “liberales” son protestantes, así, cuando se quiere hacer apologética protestante sin hablar de religión se recurre al sofisma, “Lo conveniente es hacer los discursos sin tocar la verdad”.

La Compañía de Jesús fue fundada por la nobleza Española y luego Europea, se convirtió en un dique contra de la revolución Protestaste y luego, en ariete católico contra la herejía que pretendía destruir la Iglesia fundada por Dios.

Una de sus armas más poderosas fue la difusión del catecismo de Trento de 1566, que sirvió a la gran expansión católica de la contrarreforma (católico ignorante futuro protestante) y la Evangelización del Nuevo Mundo, el resumen del padre Gaspar Astete (1537-1601), y el de Jerónimo Martínez de Ripalda (1536 -1618). Ambos jesuitas españoles, fueron traducidos a todas las lenguas.

Pedro Canisio, Jesuita Aleman, “Martillo de los Herejes” aconsejaba “No hieran, no humillen, pero defiendan la religión con toda su alma”. Escribió un Catecismo que, aún en vida del santo, tuvo 200 ediciones y fue traducido a 15 idiomas.

Los gobiernos ilustrados de la Europa del siglo XVIII se propusieron acabar con la Compañía de Jesús por su defensa incondicional a la Fe, su actividad intelectual, su poder financiero y su influjo político.

Los españoles, por su Fe, son el único pueblo en la Historia de la humanidad que ha podido deshacerse de la invasión del Islam tras 800 años de ocupación. Esa Fe era la que atajaba la pretensión protestante de convertir toda la cristiandad a sus “modos”.

Para debilitar la cristiandad había que debilitar la compañía de Jesús. Entre 1759 (Expulsión de Portugal) y 1773 (edicto de supresión Papal), la compañía fue arrinconada y disuelta en su totalidad. En Rusia y Polonia el edicto de supresión no fue promulgado así que Jesuitas de toda Europa aceptaron la oferta de refugio hecha por la zarina Catalina la Grande.

Cuarenta años después, en medio de los efectos causados por la Revolución francesa, producto de la semilla del libre examen y la igualdad, propuestas por los Reformadores (un alto porcentaje de los “ilustrados” eran en realidad “libre-examinadores”) luego de las guerras napoleónicas, revoluciones africanas, guerras de china, Crimea y el caucaso, los genocidios britanicos  y las guerras de independencia en la América Hispánica, Pío VII decidió restaurar a la Compañía, pero el daño ya estaba hecho (25 millones de muertos habían costado en todo el mundo las “guerras libertadoras”).

El protestantismo desarrolló una teología política, que puso al mundo occidental en camino del gobierno popular, enfatizando la “libertad y la igualdad”, como dice el “catecismo de Heidelberg”. -Justificación y libertad, los cuatro soli (de latín solus = solo): “solo Cristo”, “solo por gracia”, “solo por la Escritura”, “solo por la fe”. La igualdad de derechos entre ordenados y no ordenados en todos los niveles, significa que pueden haber “pastores y pastoras” una conquista surgida de las concepciones de la “Reforma”- Catecismo calvinista, encargado por el príncipe Federico III y publicado en 1563.

Es decir que la “semilla” de la “libertad y la igualdad”, estaba en realidad en el “libre-examen”. Esta semilla hechó raíz en la baja nobleza de los reinos cristianos, (en una época en que la religión del pueblo era la religión del rey) y muchos Príncipes se contaminaron de avaricia, confiscaron las tierras a la Iglesia, expulsaron a los Obispos fieles y hasta se inventaron la quema de brujas para expropiar tierras a viudas ricas católicas, a quienes acusaban de “superstición” y brujería…

Los fundadores del protestantismo enfocados en la política, buscaban el poder y el desmonte del catolicismo Cristiano que les estorbaba. Porque exponía la realidad protestante de la supresión de algunos mandamientos y todos los sacramentos, así como la jerarquía del cielo, Padre, Hijo, Espíritu santo, Virgen, coros Angélicos, Santos, Sacerdotes, etc…

El vacío que dejó la compañía de Jesús, con las iglesias y abadías demolidas (Francia) o en manos de los “protestantes” (Alemania, Suiza, Suecia, Inglaterra, etc) , con los soldados napoleónicos haciendo de “misioneros” en toda Europa y el clero reducido a la vida civil, produjo un brote de ocultismo, primero impulsado por la “Diosa Razón” de Robespierre y al grito de “igualdad” el mundo se llenó de Brujas, espiritistas, etc…

El Conde Alessandro di Cagliostro 1743–1795 alquimista, ocultista, Rosacruz y alto masón italiano recorrió las cortes de, Rusia, Alemania y Francia, extendiendo el campo de influencia del Rito Egipcio y presentándose como un “curandero magnético” de gran poder y amigo del Masón Benjamín Franklin que aparece en el billete de 100 dólares.

Alejandro Dumas exaltó a Cagliostro en varias novelas, recordemos que Dumas fue uno de los que propuso el paradigma de comportamientos inmorales que, revestidos de caballerosidad y astucia, aparecen en Los tres mosqueteros y sus demás novelas anticlericales, que, como lema, “Los 3 Mosqueteros” se prometen “Uno para todos y todos para uno” que es el juramento de su secta, los Masones.

El Conde de Saint Germain 1696- 1784 visita las cortes de Holanda, Inglaterra y Alemania, en discretas misiones secretas, alquimista y figura recurrente en varias historias de temática ocultista, amasó una gran fortuna vendiendo ungüentos, pócimas y preparados para combatir cualquier mal, incluso la muerte, inspiró a Adam Weishaupt en la creación de los Iluminados de Baviera. Introdujo en la alta aristocracia un ambiente de relajación moral e interés por las Ciencias Ocultas.

Surgen las fraternidades Rosacruz esotéricas y Gnósticas en el siglo XVIII, ligadas a la masonería.

Toman fuerza las filosofías orientales como la reencarnación y el espiritismo. Se busca el conocimiento de las Leyes de la Naturaleza, para su dominio,y los médium abren las puertas al “entendimiento”.

Surgen personajes como Casanova 1725 –1798  aventurero, libertino y agente secreto Italiano. Se le conoce sobre todo como arquetipo del libertino seductor. Expuso el libertinaje de las cortes protestantizadas. Se halló entre los personajes más destacados de su tiempo y dejó reseña de 132 conquistas amorosas, encuentros que publicó en “historia de mi vida”. Son así dignas de mención las páginas que tratan de Rousseau, de Voltaire, de Madame de Pompadour, de Mozart, de Catalina II de Rusia…

El Panteón de París estaba previsto que fuera una iglesia dedicada a la patrona de la ciudad, Santa Genoveva, las dificultades financieras de la monarquía retrasaron las obras de edificación 26 años. El edificio fue terminado durante la Revolución francesa en 1790, la Asamblea Nacional Francesa decidió que el edificio sirviera para albergar los cuerpos de los hombres ilustres de la patria, con el nombre de “Templo de la gloria” y “Templo de la humanidad”. Allí están enterrados los próceres Masones y protestantes que propiciaron la Revolución, 65 personalidades, como, Mirabeau, Voltaire, Rousseau, Marat, Victor Hugo, Émile Zola, Gambetta, Alejandro Dumas, con el lema de los “mosqueteros”, etc…

En 1851 se instaló en el panteón el péndulo de Foucault, los principales científicos de París recibieron una nota que decía así: “Está invitado a ver girar la Tierra mañana de tres a cinco”. Era un péndulo esférico que puede oscilar libremente en cualquier plano vertical y capaz de oscilar durante mucho tiempo (horas). Se utiliza para demostrar la rotación de la Tierra y la existencia de la fuerza de gravedad, de modo que se demuestra científicamente, que la tierra No es el centro del Universo sino que hay una la causa suprema desconocida, que No es DIOS, “La doctrina del movimiento de la Tierra ha transformado toda la filosofía”, gritaban por las calles… Para los Ilustrados es la más importante revolución moral que se ha llevado a cabo en la historia de la Humanidad, han descubierto que hay leyes superiores, jerárquicas, que todas las criaturas, incluidos los planetas deben obedecer, creen haber descubierto al Dios de la ciencia igualitaria…

Lastima que mas de un siglo antes la ley de la gravedad había sido comprobada y  mas de 3.500 antes el libro de Job había dicho “El tendió el septentrión sobre el vacío, El, colgó la tierra sobre la nada”. Job 26:7

Ignoraban que en 1741 (110 años antes) el Santo Oficio había impreso las obras de Galileo; “una vez obtenida la deseada prueba científica de la realidad del movimiento de la Tierra gracias a James Bradley, que demostró el movimiento de la Tierra a partir del fenómeno de la aberración de la luz (pequeña desviación aparente de la posición de los astros en la esfera celeste a causa del movimiento del observador)”.

Y eso que a La Iglesia no le compete el juicio sobre las doctrinas científicas en tanto que científicas, ni para rechazarlas ni para confirmarlas. Aunque la mayoría de los científicos de la época, como Copérnico, hayan sido sacerdotes y que Galileo nunca haya pisado una cárcel y haya muerto en los brazos de sus discípulos, su hija religiosa, Maria Celeste, monja del convento de San Mateo, recitaba el rosario por él, quien muere en la santa paz de su casa, una villa de Arcetri, a las afueras de Florencia, La sentencia declara que Galileo es condenado a prisión de por vida (pena conmutada por residencia de por vida por Urbano VIII)…

Plagios “Enciclopedicos”

La comisión de frecuentes plagios por parte de los “enciclopedistas” (Diderot había sido educado por los Jesuitas) en la redacción de los artículos y las ideas contrarias a la religión, aparecidas en 1734, causó que la publicación periódica de los jesuitas, una obra denominada Mémoires pour l’Histoire des Sciences et des beaux Arts publicadas en parís, entre 1701 a 1762. Que había servido de inspiración a los “libertarios”, se fueran contra ellos y destaparan sus errores.

El lugar de redacción era el colegio jesuíta Louis-le-Grand, de París (en el que se educó Voltaire), teniendo como maestro al P. Tournemine, director durante varios años de Mémoires. Voltaire y Montesquieu, amigos y discípulos de los jesuítas contaban con su aprobación y admiración. Sin embargo, con el cambio en el equipo de redacción de Mémoires, ahora dirigido por Berthier, quien la dirigió de 1746 a 1762 quien era uno de los profesores más cultos de la Compañía, empezaron las polémicas contra Voltaire y Diderot, a él pertenecen los numerosos artículos destinados a comprobar los plagios de la Enciclopedia de Diderot, ya que era un incansable crítico de los “filósofos” jansenistas, (secta protestantizada) por ejemplo la clasificación del conocimiento humano publicado en el Prospestus que precede a la Encyclopédie, fue plagiado de una obra de Francis Bacon.

Entre 1750 y 1757 se edita la enciclopedia por volúmenes, el editor Le Breton encomienda la dirección al jansenista Jean Le Rond D’Alambert, quien expone sus opiniones en torno a la permisividad política y religiosa, lo que provoca la aparición de las “Memorias sobre los quaquá”, donde se acusa a los redactores de la Enciclopedia de demagogos y charlatanes lo que motiva la salida de D’Alambert, a quien le siguen en su marcha varios “enciclopedistas” con lo que el trabajo se concentra  en Diderot.

El Jesuita Agustín Barruel en “Historia del clero francés durante la Revolución”, y “Memorias para servir a la historia del Jacobinismo”, denuncia la Revolución Francesa como el resultado de la unión en los jacobinos franceses, a los conjurados contra el Catolicismo: la conjura de los “filósofos”, la de la Masonería y la de los Iluminados de Baviera.

Entonces, los Jesuitas fueron expulsados de Francia en 1762 y Portugal 1759. Lo mismo hizo en España la “pragmática” de Carlos III del 20 de febrero de 1767, finalmente el Papa Clemente XIV, hombre tímido, sin experiencia, los suprimió el 21 de julio de 1773.

Juan Andres y Morell, 1740 +1817 un jesuita que tuvo que dejar España a causa de la expulsión de la compañía, tiene interesantes puntos de vista acerca de la enciclopedia también y desde Italia contesta con Dell’Origine, progressi e stato attuale d’ogni letteratura.

“El su enciclopedia hay páginas dedicadas, como si fueran héroes, a filósofos irreligiosos, fanáticos de pocos conocimientos y de ningún juicio.

La vía ilustrada anticristiana a veces atea se ha desarrollado por influencia del escepticismo fundado por Bayle y sus principales representantes : Woolston, Boulanger, Tendal, La Mettrie, Helvetius

Otros como Hobbes, Spinoza, Toland, Boyle, son solo una turba de inconsiderados escritores, oráculos de espíritus corrompidos, Diderot, con la ayuda de Rousseau (degenerado) y Voltaire (esclavista), sólo procuran alterar con sus discursos las más respetables verdades.

Su ejemplo ha servido para que proliferen obras que se llaman filosóficas, en las que hemos visto con dolor, suelto el freno a todas las pasiones, hollado el respeto a toda ley divina y humana, y llevados en triunfo, el libertinaje y la impiedad”. ANDRES Y MORELL, Juan Dell’Origine, progressi e stato attuale d’ogni letteratura.Parma: Stamperia Reale, 1782-1799 6 vols.

Curiosamente el “culto” de la razón no impidió que, a finales del siglo XVIII, cundiera el gusto por el esoterismo y nuevas formas de religiosidad, como el espiritismo y creencias orientales; “El que no se arrodilla ante Dios lo hace ante cualquier cosa” dirá Chesterton.

La Ilustración  es una continuación del movimiento protestante, donde se tendía a liberar la vida de la autoridad divina y someterla a la propia iniciativa o libre examen.

Ante tantas críticas y ataques, comienza a cultivarse la apologética, la pastoral, la catequética, la patrología, la historia eclesiástica, la liturgia y el derecho canónico, la separación profunda entre la iglesia y el estado rompe las cadenas que esclavizaban a la iglesia, le da una gran libertad de movimiento, liberándola de la carga del mantenimiento de los indigentes, el cuidado de los enfermos, las viudas y los enfermos al arrebatársele los hospitales (hospitalarios, es una comunidad religiosa) incluso los albergues eran atendidos por la iglesia, los orfanatos y en general las obras sociales que eran obligación de la iglesia, en el antiguo régimen, son confiscadas y todas sus propiedades que servían para este fin pasan a ser propiedad del estado, así que a pesar del asesinato de miles de sacerdotes y la disolución de las órdenes religiosas, la iglesia tiene libertad para el desarrollo de la apologética…

 

Reflexiones Semana Santa: Mistica Ciudad de Dios

Sor Maria de Jesus de Agreda: Mistica Ciudad de Dios

Lucifer con sus demonios intentaron desviarse de Cristo nuestro Salvador y arrojarse al infierno, luego que Su Majestad recibió la cruz sobre sus
sagrados hombros, porque en aquel punto sintieron contra sí el poder divino, que con mayor fuerza los comenzaba a
oprimir. Con este nuevo tormento reconocieron, permitiéndolo así el Señor, que les amenazaba gran ruina con la
muerte de aquel Hombre inocente que ellos habían maquinado, y que no era puro hombre. Y deseaban retirarse y no
asistir más a los judíos y ministros de justicia, como lo habían hecho hasta aquella hora. Pero el poder divino los
detuvo y encadenó como a dragones ferocísimos, compeliéndolos, por medio del imperio de María santísima, para que
no huyesen, sino que fuesen siguiendo a Cristo hasta el Calvario. El extremo de esta cadena se le dio a la gran Reina,
para que con las virtudes de su Hijo santísimo los sujetase y argollase y, aunque muchas veces forcejaban
intentando la fuga y despedazándose de furor, no pudieron vencer la fuerza con que la divina Señora los detenía y
obligaba a llegar al Calvario y rodearse a la Cruz, donde les mandó estuviesen inmóviles hasta el fin de tan altos
misterios como allí se obraban, de remedio para los hombres y ruina para los demonios.
1415. Con este imperio estuvo Lucifer con sus cuadrillas infernales tan oprimidos de la pena y temor que sentían con
la presencia de Cristo nuestro Señor y su Madre santísima y de lo que les amenazaba, que les fuera alivio arrojarse en
las tinieblas del infierno. Y como no les era permitido, se pegaban y revolcaban unos con otros como un hormiguero
alterado y como sabandijas que temerosas se procuran esconder en algún abrigo, aunque el furor rabioso que padecían
no era de animales, sino de demonios más crueles que dragones. Allí se vio de todo punto humillado el soberbio
orgullo de Lucifer y desvanecidos sus pensamientos altivos de levantar su silla sobre las estrellas del cielo (Is 14, 13) y
beberse las aguas puras del Río Jordán (Job 40, 18). ¡Qué desvalido y debilitado estaba el que en tantas ocasiones
presumió trasegar a todo el orbe!, ¡qué abatido y confuso el que a tantas almas ha engañado con promesas falsas o
amenazas!, ¡qué turbado estaba el infeliz Amán a la vista del patíbulo donde procuró poner a su enemigo Mardoqueo!,
¡qué ignominia recibió cuando vio a la verdadera Ester María santísima, que pedía el rescate de su pueblo y al traidor
le derribasen de su antigua grandeza y castigasen con la pena de su gran soberbia! Allí le oprimió y degolló nuestra
invencible Judit, allí le quebrantó su altiva cerviz. Desde hoy conoceré ¡oh Lucifer! que tu soberbia y arrogancia es
más que tus fuerzas, en vez de resplandores te visten ya gusanos, ya tu cadáver le consume y rodea la carcoma. Tú, que
vulnerabas a las gentes, estás herido más que todas, atado y oprimido, ya no temeré tus fingidas amenazas, no
escucharé tus dolos, porque te veo rendido, debilitado y sin poder alguno (Is 16, 6; Jer 48, 29).


1416. Ya era el tiempo de que esta antigua serpiente fuese vencida por el Maestro de la vida. Y porque había de ser con el desengaño y no le había de valer a este venenoso áspid taparse los oídos (Sal 57, 5) al encantador, comenzó el Señor
a hablar en la Cruz las siete palabras dando permiso a Lucifer y a sus demonios para que oyéndolas entendiesen los
misterios que encerraban; porque con esta inteligencia quería Su Majestad triunfar de ellos, del pecado y de la muerte,
y despojarlos de la tiranía con que tenían sujeto a todo el linaje humano. Pronunció Su Majestad la primera palabra:
Padre, perdónalos, que no saben lo que hacen (Lc 23, 34). En estas razones conocieron los príncipes de las tinieblas
con certeza que Cristo nuestro Señor hablaba con el Eterno Padre y que era su Hijo natural y verdadero Dios con Él y
con el Espíritu Santo y divino; y que en su humanidad santísima de perfecto hombre unida a la divinidad admitía la
muerte de su propia voluntad para redimir a todo el linaje humano, y que por sus merecimientos de infinito valor
ofrecía el perdón general de todos los pecados a los hijos de Adán que se valieran de su redención y la aplicaran para
su remedio sin exceptuar a los mismos reos que le crucificaban; De este desengaño concibieron tanta ira y despecho
Lucifer y sus demonios, que al punto se quisieron lanzar impetuosamente en el profundo del infierno y forcejaban con
todas sus fuerzas para hacerlo, pero la poderosa Reina los detenía.

Diderot

Denis Diderot fue el segundo hijo de un hereje jansenista, (que se parece mucho a la predestinación calvinista, pero está más cerca del presbiterianismo que aboga por la igualdad sin jerarquías eclesiásticas, sin sacramentos etc.) afirmaba que el hombre después del pecado original está radicalmente corrompido en sus facultades naturales. Escribió “La religiosa”, una obra en la que engañaba, dando a entender que las monjas son prisioneras, lo que crea un anticleralismo exacerbado. Pide que todos los clérigos se casen y otras ideas Richeristas.

Así pues, la predestinación es la razón por la que algunos hombres poseen la gracia eficaz y otros no. Dios ha predestinado a unos a la salvación y a otros a la condenación.

Diderot, que publico la Encyclopédie adoraba a Leibniz, un protestante alemán que escribió “teodicea” quiere decir literalmente “justificación de Dios” y no podía evitar sentirse sobrecogido ante sus logros, escribió en la Encyclopédie: “Quizás nunca haya un hombre que haya leído tanto, estudiado tanto, meditado más y escrito más que Leibniz… Lo que ha elaborado sobre el mundo, sobre Dios, la naturaleza y el alma es de la más sublime elocuencia. Si sus ideas hubiesen sido expresadas con el olfato de Platón, el filósofo de Leipzig no cedería en nada al filósofo de Atenas.” “Cuando uno compara sus talentos con los de Leibniz, uno tiene la tentación de tirar todos sus libros e ir a morir silenciosamente en la oscuridad de algún rincón olvidado.” La reverencia de Diderot contrasta con los ataques que otro importante filósofo, Voltaire, lanzaría contra el pensamiento filosófico de Leibniz. A pesar de reconocer la vastedad de la obra de éste, Voltaire sostenía que en toda ella no había nada útil que fuera original, ni nada original que no fuera absurdo y risible.

Diderot defendió que toda autoridad política estaba justificada si existía el consentimiento de los gobernados, algo así como que cualquier ley es correcta si es aceptada, con lo cual se niega el derecho natural y se pueden aprobar legalmente la pederastia o la zoofilia incluso el canibalismo, no importa que algo sea correcto lo importante es que sea legal.

“El su enciclopedia hay páginas dedicadas, como si fueran héroes, a filósofos irreligiosos, fanáticos de pocos conocimientos y de ningún juicio.

Como Hobbes, Spinoza, Toland, Boyle, Helvetius, una turba de inconsiderados escritores, oráculos de espíritus corrompidos, Diderot, con la ayuda de Rousseau (degenerado) y Voltaire (esclavista), sólo procuraban alterar con sus discursos las más respetables verdades.

Su ejemplo ha servido para que proliferen obras que se llaman filosóficas, en las que hemos visto con dolor, suelto el freno a todas las pasiones, hollado el respeto a toda ley divina y humana, y llevados en triunfo, el libertinaje y la impiedad”. ANDRES Y MORELL, Juan Dell’Origine, progressi e stato attuale d’ogni letteratura.

La Ilustración con la enciclopedia Francesa se centró en siete puntos siguientes:

 

 1.       Rebelión contra las autoridades: Se dirigía contra el poder de la iglesia, del rey y de la nobleza, estas instituciones eran mucho más poderosas en Francia que en Inglaterra.

 2.       Racionalismo: la mayor parte de los filósofos de la ilustración tenían una fe inquebrantable en la razón del hombre. Los filósofos de la ilustración consideraron su cometido para construir una base también para la moral, la religión y la ética, de acuerdo con la razón de las personas.

 3.       La idea de ilustrar: se pensaba que la miseria y la opresión se debía a la ignorancia y a la superstición. La obra más representativa de la ilustración es la Enciclopedia que salió en 28 tomos entre 1751 y 1772 con aportaciones de todos los grandes filósofos de la ilustración.

 4.       Optimismo cultural: Cuando se difundió la razón y el conocimiento en la humanidad habían grandes progresos, era solo cuestión de tiempo que la sinrazón y la ignorancia cedieran ante la humanidad ilustrada.

 5.       Vuelta a la naturaleza: Para los filósofos de la época la naturaleza significaba casi lo mismo que la razón, porque la razón humana proviene de la naturaleza.

 6.       Cristianismo humanizado: algunos filósofos de la ilustración pensaron que era irracional concebir un mundo sin Dios, según los filósofos había que eliminar del cristianismo todos aquellos dogmas irracionales que se habían añadido a Jesús en la historia de la iglesia católica.

 7.       Derechos humanos: comenzó con los derechos naturales de los ciudadanos, que se trataba de la lucha contra la censura. La revolución Mato a más de 120.000 Franceses en La Vendee por ser católicos, el nombre de los “Derechos” 40.000 clérigos monjas o personas consagradas fueron asesinadas, entre 20.000 y 40.000 murieron en la guillotina, que trabajaba 12 horas diarias, nadie sabe cuántas muertes produjo esta revolución, pero se estima que entre 1789 y 1815 hubo 5 millones de muertos… http://remilitari.com/guias/victimario5.htm

En diciembre de 1793, el general jacobino Westermann –que había mandado las doce heroicas columnas de la fraternal república que se conocen con el nombre de “los infernales”– se jactaba de esta forma ante la Convención de su hazaña represiva en esta región: “La Vendée ha dejado de existir. Ha muerto bajo nuestros sables, con sus mujeres y sus niños. He aplastado a las mujeres con los cascos de mis caballos, he masacrado a las mujeres, que no podrán engendrar más bandidos. No tengo nada que reprocharme por no haber hecho prisioneros. Los he exterminado a todos. Los caminos están diseminados de cadáveres. Hay tantos que en muchos lugares forman una pirámide”.

“Para impedir a los católicos practicar la abstención de carne, se prohíbe la venta de pescado los días de ayuno; en cada década (el día de descanso de cada diez días), destacamentos de policía recorren los campos para obligar al descanso a los trabajadores. [..] abren fuego sobre los aldeanos ocupados en la tierra; […]Las tiendas no pueden abrirse en las décadas ni cerrarse los domingos. […] son procesados 350 hortelanos por no haber concurrido al mercado un ex domingo. En un año fueron enviados la cárcel de Guayana francesa, 1448 sacerdotes franceses y 8234 belgas”

 

Hegel

Georg Wilhelm Friedrich Hegel 1770 + 1831, nació en el seno de una familia luterana pietista (como Kant),  fue un teólogo-filósofo alemán. Su padre deseaba que se convirtiera en pastor protestante, recibió su formación en el Tübinger Stift (seminario de la Iglesia Protestante en Wurtemberg), donde estudió 5 años para ser pastor, fue revolucionario de la dialéctica-sofistica, habría de tener un impacto profundo en el materialismo histórico de Karl Marx, (judío convertido al protestantismo).

A los 23 años comenzó a trabajar como profesor de los hijos de una familia aristócrata pero se desilusionó con el trato servil que le exigían. El nacimiento de su hijo ilegítimo, Ludwig Fischer lo hundió en más problemas, morales, sociales y económicos. Se casa con Marie Von Tucher, 21 años menor que él y tienen dos hijos; y es nombrado Consejero escolar de la ciudad, alejándose del sueño de una carrera universitaria.

La importancia de Hegel para la teología protestante actual es enorme. A través de Barth, de Bonhoeffer o de Hans Küng, sus discípulos. Según Marx, es un reorganizador de la antigua teología bajo la apariencia de la filosofía.

Para Hegel, el Estado es el educador de la libertad, elevando el estado a la divinidad, tema que a Marx le cae como anillo.

Filósofo muy oscuro, Hegel ejerce una especial fascinación sobre los teólogos protestantes. su pensamiento generó una serie de reacciones y revoluciones que van desde la Metafísica de Friedrich Nietzsche, la crítica a la Ontología de Martin Heidegger, el pensamiento de Jean-Paul Sartre, la filosofía nietzscheana de Georges Bataille, la dialéctica negativa de Theodor W. Adorno, hasta la teoría de la deconstrucción de Jacques Derrida, la “Fenomenología del espíritu” es su aporte a la guerra espiritual, que combina todas las formas de lucha, como mas adelante lo plasmará Marx en el manifiesto comunista

En el proceso de la razón contra la historia, según Windelband, Hegel es decisivo para el enjuiciamiento de la religión Católica positiva. Sus primeros escritos, son en gran parte protesta contra el catolicismo “supersticioso” Histórico.

El Estado universal y homogéneo, robespierrista-napoleónico de Hegel, es la terminación de la historia, pues más allá no habría nada mejor. El fin de la historia es la existencia post-napoleónica y post-hegeliana… El “fin de la historia” de Hegel es el premio por haber matado a Dios, tema que más adelante toma Nietzsche.

Hegel atacó todos los dogmas y sacramentos, sea directamente o usando la dialéctica de manera que no se sepa claramente de lo que habla, pero el dogma de la Trinidad lo mantuvo, como ha señalado Barth, si bien gravemente modulado e interpretado, con «el deseo de mostrarse obsequioso con los teólogos». Gracias a él y “solo” a él “la verdad será ahora, de una vez, historia; y la historia, verdad”. Con este postulado se comprende por qué las generaciones protestantes posteriores se han dedicado a someter el dogma católico a un tratamiento de procedencia hegeliana.

Introdujo un sistema para entender la historia de la filosofía y el mundo mismo, llamado “dialéctica”: una progresión en la que cada movimiento sucesivo surge como solución de las contradicciones inherentes al movimiento anterior. Por ejemplo, la Revolución francesa constituye para Hegel la introducción de la verdadera libertad a las sociedades occidentales por primera vez en la historia.

Tanto el Absoluto como el proceso histórico tienen tres momentos, tesis, antítesis y síntesis, síntesis susceptible de convertirse en una nueva tesis.

La dialéctica del griego διαλεκτική (dialektikḗ), literalmente significa, técnica de la conversación, que usa las técnicas de la retórica y del sofisma para convencer. Heráclito de Efeso, «El Oscuro de Éfeso», filósofo de la negación como le llamaron los antiguos, decía que “todo pasa” y que “la guerra es el padre de todas las cosas”, según Heráclito, “no es posible bajar dos veces al mismo río porque los que descienden se sumergen en aguas siempre distintas en su fluir incesante”. Pero en otro fragmento, menos citado, se lee igualmente que, “bajamos y no bajamos al mismo río, somos y no somos”. No es el mismo río, pero lo es; somos y no somos. Heráclito veía a las cosas permanecer cambiando y cambiar permaneciendo. Este es el padre intelectual de Hegel, quien era considerado un sofista y un charlatán por Schopenhauer y Schelling.

Causa asombro que los discípulos de Hegel no tomen en cuenta la influencia que tuvo Lutero en su filosofía sofistica negativa.

En la “Fenomenología del espíritu”, Hegel desarrolló en un amplio sector sus concepciones sobre la conciencia religiosa, una de las obras más importantes del filósofo-teologo, Publicada en 1807, en ella se discuten problemáticas filosóficas, como son el ideal del absoluto (dios) y el espíritu humano.

El sacerdote para Hegel es el mediador entre Dios (lo inmutable) y el creyente. “La acción, en cuanto acatamiento de una decisión ajena, deja de ser una acción propia, en lo tocante al lado de la acción o de la voluntad”. Es algo “inesencial”, no sólo renuncia a su voluntad, sino también al disfrute ya que ello se lo prohíbe la abstinencia y la mortificación.

Esta es para Hegel, la situación del hombre en el catolicismo, lo cual es el sepulcro de la verdad del hombre, de lo que él es en realidad y la cual fue revertida por Lutero, el “Liberador”, Por el libre examen, el hombre se libera. Mientras que entre católicos no puede existir confianza, sino la desconfianza, el orden es absolutamente jerárquico, por eso, entre católicos “domina el poder violento y la sumisión voluntaria”. Así, para Hegel, el Nuevo Mundo no solo es detestable por la naturaleza de las comunidades y formas físicas de sus habitantes, junto con ello, América Latina tiene el agravante de ser católica.

“La Iglesia, aun considerando el Matrimonio como una institución moral y respetable tenía en mucho mayor estima el ascetismo y el celibato, pues bien, a partir de ahora empieza a refutarse el celibato como una institución divina. La Pobreza pasaba por ser más digna de apetecida que la riqueza y el vivir de limosnas considerábase más virtuoso que el sostenerse honradamente con el trabajo de sus manos; ahora comienza a comprenderse que lo moral no es la pobreza como fin, sino el vivir de su trabajo y el sentirse contento con lo que así se crea y se obtiene. Una obediencia ciega, opresiva de la libertad humana, era el tercer voto monástico; ahora empieza a alumbrar la conciencia de la libertad como un don divino, al lado del matrimonio y la posesión de bienes materiales”.

La principal revolución del espíritu, se llevó a cabo con la Reforma de Lutero. “..Sin que se altere la religión no puede tener éxito ninguna revolución política” “Lecciones sobre la filosofía de la historia universal”(F.C.E. II Tomo) (Ob. Cit.,Pág. 405).

“Porque es falso creer que puedan romperse las cadenas del derecho y de la libertad sin la emancipación de la conciencia y que pueda haber una revolución sin reforma”

Hegel plantea claramente en su filosofía la actitud de los hombres en la religión católica romana. Ella sitúa al hombre en una posición de carencia de toda libertad. En cambio, la Reforma liberó a los hombres, transformó a la conciencia humana en un santuario. Para Hegel, el protestantismo es la libertad realizada. En el capitulo que habla de la “Certeza y verdad de la razón”, explica como, el siervo a pesar de la autorrealización por el trabajo, no consigue liberarse de la opresión y busca argumentos para demostrar que la necesidad de su servidumbre, es en verdad, su libertad. El señor domina, pero el siervo estoico conserva la libertad interior. Mientras el amo se convierte en esclavo del esclavo. Es decir dios es esclavo del esclavo que se ha liberado por el libre examen, por el “protestantismo”

Leamos a Hegel: “La evolución y el progreso del espíritu, desde la Reforma, consiste en que el espíritu ahora, por la conciliación entre el hombre y Dios tiene conciencia de su libertad, es la certeza de que el progreso objetivo es la misma esencia divina y, por tanto, comprende también este proceso y lo recorre en los subsiguientes transformaciones temporales. La reconciliación lograda ha traído consigo la conciencia de que lo temporal es capaz de contener en Sí la verdad” (Filosofía de la historia universal , Pág. 367, F.C.E.)

La grandeza de la revolución protestante, Hegel la describe así: “Desde que el Sol está en el firmamento y los planetas giran en torno a él, no se había visto que el hombre se apoyase sobre su cabeza, esto es, sobre el pensamiento y edificase la realidad conforme al pensamiento…Una emoción sublime reinaba en aquel tiempo: el entusiasmo del espíritu estremeció al mundo, como si sólo entonces se hubiese llegado a la efectiva reconciliación de lo divino con el mundo” (Filosofía de la historia, Pág. 400).

Hegel murió como vivió, una diarrea aguda lo mató en 1831, un padecimiento nuevo misterioso llegado a Europa desde la India, sus síntomas: diarrea, calambres, dolor estomacal, sed, la sangre de los enfermos se coagulaba, sufrían de hipotermia y morían, se llamaba cólera.

“Ay de los que al mal llaman bien, y al bien mal; que de la luz hacen tinieblas, y de las tinieblas luz; y dan lo amargo por dulce, y lo dulce por amargo” Isa 5:20

“Oíd, pues, cabezas … que aborrecéis el derecho y torcéis todo lo recto;”
Sus cabezas sentencian por cohecho, sus sacerdotes enseñan por salario, sus profetas adivinan por dinero y se apoyan sobre Yahvé, diciendo: “¿No está entre nosotros Yahvé? ¡No nos sobrevendrá la desventura!”
Por eso, por vosotros … Jerusalén se convertirá en ruinas, y el monte del templo será un breñal. Miq 3:9-12

San Vicente Ferrer

“vendrá un tiempo que ninguno lo habrá visto semejante hasta entonces… Llorará la iglesia, las viudas se lamentarán, hiriendo sus pechos, y no encontrarán consuelo. Ahora está lejos, pero vendrá sin falta y muy cercano de aquel tiempo en que dos empezarán a llamarse reyes, pero sus días no se alargarán mucho. Llorad viejos y ancianos; suplicad y llorad, si algunos sois testigos de aquel “estruendo, tan grande que ni fue, ni será, ni se espera ver otro mayor, sino el que se experimentará en el día del juicio”.

Pero la tristeza se convertirá en gozo. El rey de reyes y el señor de los señores todo lo purificara y regenerara. La Francia con su orgullo será del todo abatida: en la casa santa, en las vuestras y en las de toda España prevendréis y dispondréis la justicia; los días no distaran; están ya a las puertas. Veréis una señal y no la conoceréis pero advertid que en aquel tiempo las mujeres vestirán como los hombres y se portarán según sus gustos y licenciosamente y los hombres vestirán vilmente como las mujeres”. Barcelona el 13 de septiembre de 1401 “timete deum”, San Vicente Ferrer, refiriéndose a los últimos tiempos:

“San Agustín escribe en el libro De civitate Dei que a la persona que oye misa devotamente nuestro Señor le dará en ese día las cosas necesarias. La segunda gracia que tendrá es que sus palabras vanas le serán perdonadas. Tercera, que aquel día no perderá ningún pleito. Cuarta, que mientras oye la misa no envejece ni se debilita su cuerpo. Quinta, que si muere en ese día la misa le valdrá tanto como si hubiese comulgado. Sexta, que los pasos que da yendo y viniendo a la misa, son contados por los santos ángeles y remunerados por Dios nuestro Señor. Además, más vale una misa que se oye en vida devotamente, que si después de la muerte oyera otro mil. Se lee que oír misa con devoción aprovecha para remisión de los pecados y crecimiento de gracia más que otras oraciones que el hombre pueda decir o hacer, pues toda la misa es oración de nuestro Señor y Redentor Jesucristo, infinitamente dulce y piadoso, que es cabeza nuestra y todos los fieles sus miembros. Dice San Gregorio que mientras se celebra la misa se perdonan los pecados de los muertos y de los vivos. Y San Crisóstomo escribe que vale tanto la celebración de la misa como la muerte de Jesucristo, por la que nos redimió de todos nuestros, pecados.

Finalmente, la salvación de la humanidad está cifrada en la celebración del santo sacrificio de la misa, porque todo el esfuerzo del malvado anticristo se orientará a quitar de la santa Madre Iglesia este santo misterio, en el que se maneja el precioso cuerpo de Jesucristo, en memoria de su santa pasión, por medio de la cual los fieles cristianos de buena vida, aunque sean ignorantes y sin ciencia, podrán ver las astucias y malicias del mal vado anticristo y de sus seguidores”.

En la vejez durante sus sermones no parecía viejo ni enfermo sino lleno de juventud y de entusiasmo. Y su entusiasmo era contagioso. Murió en plena actividad misionera, el Miércoles de Ceniza, 5 de abril del año 1419. Fueron tantos sus milagros y tan grande su fama, que el Papa lo declaró santo a los 36 años de haber muerto, en 1455.

El santo regalaba a las señoras que peleaban mucho con su marido, un frasquito con agua bendita y les recomendaba: “Cuando su esposo empiece a insultarle, échese un poco de esta agua a la boca y no se la pase mientras el otro no deje de ofenderla”. Y esta famosa “agua de Fray Vicente” producía efectos maravillosos porque como la mujer no le podía contestar al marido, no había peleas. Ojalá que en muchos de nuestros hogares se volviera a esta bella costumbre de callar mientras el otro ofende. Porque lo que produce la pelea no es la palabra ofensiva que se oye, si no la palabra ofensiva que se responde.

Salmo 42

Recordemos que la santa Cuaresma es un tiempo para morir al pecado, y prepararnos para la Pascua mediante la penitencia y las obras de misericordia.

Sacerdote:   Júdica, Deus, et discerne causam meam de gente non sancta: ab homine iniquo, et doloso erue me.    Sacerdote: zgame oh Dios y defiende mi causa contra la gente malvada: del hombre perverso y engañador librarme.
   Monaguillo: Quia tue es, Deus, fortitudo mea: quare me repulisti et quare tristis incedo dum affligit me inimicus?    Monaguillo: Siendo tu, oh Dios mi fortaleza como me siento yo desamparado, y porque ando triste al verme molestado por mi enemigo? –
   Sacerdote: Emitte lucem tuam, et veritatem tuam: ipsa me deduxerunt, et adduxerunt in montem sanctum tuum, et in tabernacula tua    Sacerdote: Envíame tu luz y tu verdad: ellas me han de guiar y conducir a tu santo monte, y a tu morada del Cielo
   Monaguillo: Et introibo ad altare Dei: ad Deum qui laetificat juventutem meam.    Monaguillo: Y entrare al altar de Dios: hasta Dios que es la alegría de mi juventud.
   Sacerdote: Confitebor tibi in cithara Deus, Deus meus: quare tristis es, anima mea, et quare conturbas me?    Sacerdote: Y te alabare con la citara, oh Dios , Dios mio: por que estas triste, alma mía, por que me turbas?
   Monaguillo: Spera in Deo, quoniam adhuc confitebor illi : salutare vultus mei, et Deus meus.    Monaguillo: Espera en Dios; pues aun he de celebrarte como a mi Dios y Salvador.
   Sacerdote: Gloria Patri, et Filio, et Spiritui Sancto.    Sacerdote: Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo
   Monaguillo: Sicut erat in principio, et nunc, et semper; et in saecula saeculorum. Amen.    Monaguillo: Como era en un principio y ahora y siempre y en los siglos de los siglos. Amen
   Sacerdote: Introibo ad altare Dei.    Sacerdote: Entraré al altar de Dios
   Monaguillo: Ad Deum qui laetificat juventutem meam.    Monaguillo: Hasta Dios, que alegra mi juventud.
   Sacerdote: Adjuctorium nostrum in nomine Domini.    Sacerdote: Nuestro socorro esta en el Señor,
   Monaguillo: Qui fecit caelum et terram.    Monaguillo: Que hizo el cielo y la tierra

Igualdad

“Y tú decías en tu corazón: Subiré a los cielos… elevaré mi trono, y me asentaré en el monte de la asamblea… Subiré sobre las cumbres de las nubes y seré Igual al Altísimo”. Pues bien, tú has sido precipitado al infierno, a la más honda mazmorra. Isaías 14:13-15

Así acabó el primero que se quiso hacer igual…

Ese mismo susurro al oído de la mujer “seréis iguales a Dios”:

“Eritis sicut dii scientes bonum et malum” “Seréis como dioses, conocedores del bien y del mal”.

Allí empezaron nuestros problemas con la igualdad.

“Todos los hombres son iguales porque son criaturas hechas a imagen y semejanza de Dios”.

Por lo tanto, tenemos el mismo derecho a todo lo que es propio de la condición humana: la vida, salud, trabajo, religión, familia, desarrollo intelectual, etc, además de esa igualdad fundamental, hay desigualdades accidentales entre los hombres puestas por Dios: de virtud, de inteligencia, de salud, de capacidad de trabajo, y muchas otras. Todo ser viviente tiene que estar en armonía con el orden natural de las cosas. Incluso las leyes de la naturaleza van en armonía con la escala jerárquica, la gravedad mantiene a los planetas y estrellas en su sitio, etc

Esta escala jerárquica está en los planes de Dios como un medio para promover el orden por el incentivo dado a los mejores y más capaces. El igualitarismo trae consigo la masificación, la inercia, el estancamiento y, por tanto, la decadencia, porque todo cuanto está vivo, si no avanza, se deteriora y muere.

La parábola de los talentos lo explica así: Dios da a cada uno en una medida diferente y exige de cada uno un fruto proporcional.

La igualdad absoluta destruye la libertad, es una utopía; un mito ideológico que va contra la naturaleza humana. Es anarquía que pretende destruir las leyes naturales.

La única manera de imponer la igualdad utópica es a través de una feroz dictadura.

Luis Felipe II de Orleans era un miembro de la rama menor de la Casa de Borbón, primo de Luis XVI, la dinastía gobernante de Francia.

Estaba encargado de un mando en la marina. Pero por su falta de talento el Rey lo revocó del cargo.

A partir de este momento el Duque de Orleáns, renegó de todos sus títulos y se hizo conocer como “Felipe Igualdad”, sentando las bases de la revolución y obteniendo una gran aprobación popular, se puso de parte de los radicales, apoyando a los jacobinos y a los más extremistas como Jean Paul Marat y Robespierre, firmó a favor de la pena de muerte de su sobrino el rey Luis XVI, aspirando ocupar su cargo… en pago fue guillotinado. Su hijo fue el último rey de Francia, así agradece el diablo a quien le sirve.

La desigualdad esta siendo presentada como antipática, injusta, cruel y anticristiana.

Dios instituyó la desigualdad. Por eso, un universo de criaturas iguales sería un mundo en que se habría eliminado, en toda la medida de lo posible, la semejanza entre criaturas y Creador. Odiar, toda y cualquier desigualdad es, colocarse contra los elementos de semejanza entre el Creador y la creación, es odiar a Dios.

León XIII dice: «todos tienden al mismo fin, que es el mismo Dios, el único que puede dar la felicidad perfecta y absoluta a los hombres y a los ángeles; además, todos han sido igualmente redimidos por el beneficio de Jesucristo y elevados a la dignidad de hijos de Dios, de modo que se sientan unidos, por parentesco fraternal, tanto entre sí como con Cristo, primogénito entre muchos hermanos»