Víctor Hugo

Poeta, dramaturgo, pintor y escritor romántico francés, considerado como uno de los escritores más importantes en lengua francesa.

Su padre un Militar y su madre una dama muy “desenvuelta” e independiente que dejo a su marido,por su romance con el general Victor Lahorie,(de allí le viene el nombre de Victor).

“Liberal” en todo, se casa con una amiga de la infancia y no tiene reparos en que ella tenga como amantes a sus amigos como Augustin Sainte-Beuve, para evitar sus criticas, etc.

Como parte de la Revolución francesa de 1848, es nombrado alcalde del 8.º distrito de París, y posteriormente diputado de la Segunda República, durante el periodo del terror participará personalmente en la matanza, más tarde desaprobará su propia labor y el baño de sangre que produjo su apoyo a Luis Napoleón. Con quien se enemista por el restablecimiento del papa en sus funciones ya que era un anticlerical furibundo.

Mientras estaba de viaje por el norte de España, en compañía de su amante, se entero de la muerte de su hija, aborreciendo a Dios se hizo espiritista e invocaba a Shakespeare, Molière, Mozart, Dante, Esquilo, Platón, Galileo, Napoleón (el grande), Josué, Lutero, y otras almas en pena y alguno que otro demonio,”Yo dudé y creé una religión” solía decir.“En las noches mi estudio se llena de ruidos extraños. Hay golpes en la pared. Los papeles vuelan en forma inexplicable. Las lámparas se apagan solas”. También anotó que cuando se despertaba por la noche, temía encontrarse con los seres que se “manifestaban” en las “sesiones”.

Fue el padre gel genero novelístico-histórico de odio, como los miserables y la vida de lucrecia Borgia, obra llenas de mentiras.

Don Bosco le recordó al escritor que no le quedaba mucho tiempo antes de entrar en la eternidad. ¿No convendría pensar en el porvenir supremo y llamar a un sacerdote y arrepentirse de sus actos?

Murió suplicando por un sacerdote pero sus seguidores, familiares y yernos lo impidieron.

Sus restos están en el Panteón de París, la catedral de los revolucionarios, con Rousseau, Voltaire y otros “personajes”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *