Virgen de la Revelación

1947 Roma, Italia (Abadía de Tre Fontane)
Nuestra Señora de la Revelación
Bruno Cornacchiola, comunista; buscaba matar al Papa.
-Aprobado culto en el lugar.

El Italiano Bruno Cornacchiola,  miliciano anarquista en la guerra civil Española, donde murieron mas de 500.000 personas ese año incluyendo 6.832 clérigos, de los cuales 13 eran obispos, 4.184 sacerdotes, 2.365 religiosos y 283 religiosas, conoció en Zaragoza a un alemán protestante quien lo adoctrino. Este lo puso en contra de la Virgen, de la Eucaristía, y creó en él un odio férreo hacia la Iglesia Católica y al Santo Padre. Le decía que el Papa era la bestia del Apocalipsis y también le inculcó odio hacia los sacerdotes, religiosos y religiosas. Llegó a tener un odio tan grande que cuando terminó la guerra de España se dirigió a Roma y, con la intención de matar al Santo Padre, compró un puñal y gravó sobre él: «Muerte al Papa».

Casado, con tres hijos entonces, ya de regreso en Roma, se dirigía a pasar un día en el campo con su familia, en el lugar donde la tradición católica situó la decapitación de San Pablo, y que al caer la cabeza al suelo rebotó tres veces y milagrosamente hizo brotar tres fuentes.

Sucedió algo extraño: al iniciar el juego con la pelota, ésta se elevó a lo alto y desapareció. Los niños salieron a buscarla, el más pequeño, Juan Franco fue encontrado en una cueva cercana. Ensimismado, de rodillas y con las manitas juntas diciendo en alta voz: Bella Señora. Sus otros dos hijos hicieron lo mismo.

Cuando Bruno les vio en actitud orante levantó aterrado los ojos y dijo: “Dios mío, sálvalos”. Trató de levantarlos del suelo pero no podía, pesaban demasiado. Entonces sintió un dolor inmenso en sus ojos y unas manos blancas que le quitaban como un velo. Cayó de rodillas y una luz muy grande iluminó la gruta y entonces pudo ver una Bella Señora que le decía:

“Soy la que está en la Trinidad divina. Soy la Virgen de la Revelación. Tú me has perseguido. Ya basta. Entra en el redil pues el juramento de Dios es santo. Los nueve viernes que comulgaste te han salvado. Obedece al Santo Padre.”

En el libro El vidente (Salani) de Saverio Gaeta, entre las profecías que la Virgen reveló a Cornacchiola, hay una revelación que habla específicamente  del asesinato de un Papa, también dijo que vio en la misma visión lo que los tres pastorcitos de Fátima,  !El Papa es golpeado por segunda vez, cae de nuevo y muere¡.

En 1970, el vidente escribe: «Un sueño me mantuvo en suspenso durante toda la noche. El Papa rodeado de cardenales y obispos que claman a él diciendo palabras revolucionarias: «No queremos vivir una vida impuesta, sino libre de practicar la religión que nos plazca». El Papa estaba gritando, llorando: «No, no se puede reemplazar con los cultos paganos la adoración de Cristo, la Iglesia ha luchado duro para acabar el ateísmo y la idolatría». «El Papa es tomado y echado en un pozo «.

En las profecías de Cornacchiola hay mucho más: la tragedia de Superga que cobró la vida del equipo de fútbol de Torino, la elección del Beato Papa Pablo VI en 1963, la Guerra de Yom Kipur en 1973, el secuestro y  asesinato de Aldo Moro en 1978, el ataque a San Juan Pablo II en 1981 y el poco conocido de 1982, la explosión del reactor de la central nuclear de Chernobyl en 1986, hasta la caída de las torres gemelas en 2001. Pero también hay revelaciones sobre la plaga de pedofilia del clero y el terrorismo islámico. Profecías que la Iglesia, al menos hasta ahora, no ha dado mucho crédito.

«Yo no soy un brujo, ni un adivino, pero esta  noche soñé de nuevo: estoy en San Pedro justo en frente de la Basílica, se esperaba la llegada del Papa, la gente alrededor gritaba: ‘ahí está, ahí está!’. Me presento ante él, el Papa está en el suelo empapado de sangre, lloro, me despierto y rezo mucho por él »

El 1 de marzo, 1983 Cornacchiola escribe: «Lo que me has mostrado, oh Señor, la sangre en cantidades más el vestido blanco del Papa» que no se haga realidad.

El 21 de septiembre de 1988 tuvo otra visión. «Espero que lo que he soñado nunca se haga realidad, es demasiado doloroso y espero que Dios nunca permitirá que el Papa niegue las verdades de la Fe y se ponga en el lugar de Dios»…

Todo empezó en 1937, cuando Luigina Sinapi oyó llorar a una mujer en una cueva en Roma,  fue al interior de la cueva y vio a la Virgen llorando con los ojos bajos; sorprendida miró alrededor y en un rincón, encontró los restos de un feto, casi con toda seguridad abortado y arrojado en ese lugar oscuro, lejos de ojos indiscretos.

Luego de enterrar al bebe la Virgen le dijo:

“Voy a volver a este lugar para convertir a un hombre que lucha hoy profundamente contra la Iglesia de Cristo y quiere asesinar al Santo Padre (…). Ve ahora a San Pedro, ahí encontrarás una religiosa que te hará conocer a su hermano, que es un Cardenal. A él, tienes que llevar el mensaje. Desde este lugar llegará a Roma el trono de mi glorificación. Debes decirle al Cardenal que pronto será el nuevo Papa.”

Sinapi fue en busca de la mujer, descrita por la Virgen por la apariencia física, y la encontró en San Pedro, era la hermana del Cardenal Eugenio Pacelli.

La mística habló con el Cardenal, que la escuchó, con desconfianza…

10 años después, el mismo año de la aparición, el 5 de octubre de 1947, el Papa Pío XII bendijo una estatua de la Virgen que fue llevada triunfalmente hasta Tre Fontane por más de Cien Mil personas.

El 9 de diciembre de 1949, Cornacchiola se encuentra con el Papa Pio XII, a quien le confiesa que años atrás había planeado matarlo y le pide perdón.

bruno Cornacchiola 2001 bottega

Mensajes:

Los puntos más importantes son los siguientes: «Los pastores del rebaño no están cumpliendo con su deber. Demasiado mundo entró en su ánimo para dar escándalo al rebaño, y desviarlo del camino. […]. Antes de que Rusia se convierta y deje el ateísmo, va a desatar una tremenda y severa persecución. Oren, se puede detener. […].las cosas falsas del mundo, espectáculos, estampas de obscenidad  […]. Satanás es liberado por un período de tiempo y se enciende para los hombres el fuego de la revuelta. Hijos sed fuertes, resistid el asalto del infierno. […]. Toda la Iglesia sufrirá una terrible prueba, para limpiar lo que se ha infiltrado en sus ministros. […]. Sacerdotes y fieles serán puestos en un punto de inflexión peligroso en el mundo de perdición, que se lanza el asalto por cualquier medio: falsas ideologías y teologías. […]. Habrá días de tristeza y luto. Del lado del oriente un pueblo fuerte, pero alejado de Dios, va a lanzar un ataque terrible, y destruirá las cosas más sagradas y santas. […]. El mundo va a ir a otra guerra, más despiadada que las anteriores; más golpeada será la Roca eterna (Roma). La ira de Satanás ya no se contiene; el Espíritu de Dios se retira de la tierra, la Iglesia quedará viuda, ella va a ser dejada a merced del mundo. […]. La más afectada será la Iglesia de Cristo para limpiarla de las contaminaciones que se encuentran dentro. […]. Los sacerdotes serán pisoteados y asesinados, esa es la ruta de la cruz junto al despojamiento de la sotana sacerdotal».

La aparición de 21 de febrero de 1948 dice lo siguiente: «Digo a mis hijos sacerdotes: que se están convirtiendo en mundo, despojándose de lo sagrado para desacralizar y abandonar el sacerdocio. […]. El mundo tiene sed de verdad, pero no se le da más del agua que apaga la sed».

Aparición de 15 de agosto 1949: «¿Por qué no os alejais del pecado? Que os llevará a la más atroz de las pérdidas. […]. Esto sucede especialmente a aquellos que en estos tiempos llenos de pecado, se ocultan a mis llamadas, en la época moderna llena de falsedades “.

Aparición de 15 de agosto 1958: «habrá un muy fuerte terremoto que sacudirá todo el mundo. No vayan por ahí, ni duerman si están en pecado mortal, confesar y arrepentirse de haberlo hecho, y no hacerlo más. […]. El sol se oscurecerá, y las estrellas caerán, pero no se trata sólo de realidad material: hay una parte interpretativa y espiritual, y será el  sol de los soberbios y las estrellas del orgullo los que caigan. […]. Fuera de la Iglesia Católica, Apostólica y Romana no hay salvación. […]. Amar a todos no significa mantener una actitud sentimental. […]. No os despojéis del hábito, el vestido evoca, es una señal del cielo».

Particularmente interesante es la visión de 24 de febrero de 1968: «Satanás reina ahora en todos los lugares altos […]. Satanás vendrá a puestos de cabeza de la Iglesia. […]. Las tentaciones son terribles, el mundo vivirá en tal confusión que los elegidos quedarán expuestos a la duda! No hay escape […] todos vivirán momentos terribles de la guerra, la destrucción y el caos político, religioso y cultural. ¿Cuántos errores y herejías serpentean en cada nación, en cada monasterio. […]. Lo que se necesita es el apostolado individual no un apostolado colectivizado. […]. Tenemos que trabajar en el apostolado entre las almas individuales: los que saben y pueden hacer, sin necesidad de ningún tipo de autorización previa, tienen que trabajar».

2 de febrero de 1960, la Virgen dice: «La sangre y las lágrimas, la sangre de Jesús, las lágrimas de tu Madre; se ha perdido el exacto sentido de la verdad”.

16 de de abril de, 1987: «Debes ofrecerte víctima por la conversión y la santificación de los sacerdotes y religiosos, que han abandonado el camino de la doctrina y de la moral, perdiendo fuerza de la salvación y por cuya culpa muchas almas van al infierno».

12 de abril de 1980 (trigésimo tercer aniversario de la aparición) miles de fieles reunidos en Tre Fontane pudieron ver el milagro del sol que empezó a girar como había ocurrido en Fátima el 13 de octubre de 1917.

El 1 de febrero de 1986 Cornacchiola recibe otro duro mensaje: «Preparaos hijos míos: no puedo aguantar más la mano. La ira de la justicia está sobre vosotros».

En la página 153 de su libro, Saverio Gaeta expone un registro personal de Cornacchiola sobre un ecumenismo mal entendido, que define «eclesiásticamente correcto»: «No puedo hacerme a la idea de que todas las religiones conducen a la redención. Todas las religiones, dicen hoy, dan salvación. Pero entonces ¿por qué Jesús vino, cuando ya había tantas religiones? Jesús dice: «El que cree en mí, será salvo; no quien cree en su religión. Si los protestantes se salvan, porqué la Virgen vino a mí y me dijo que volviera a entrar en el redil santo, cuando podría muy bien haberme dejado donde estaba, entre los adventistas?».

El 9 de enero de 1986 Cornacchiola tiene otra locución: «Hoy los hombres han puesto todas las religiones en el mismo nivel de que todas conducen a Dios y todos se salvan. […]. Entonces, también se salvan los que no aceptan a Jesús? […]. Contra la Iglesia Satanás no puede hacer nada porque es divina; pero en contra de las almas que viven en ella puede mucho; así presentará el mal bajo capa moral, religiosa, política y social. […]. Llamo a todos a la conversión, pero por justicia debo dejar caer la mano de mi hijo, precisamente para que la justicia se cumpla».

Impresionante es la visión de 7 de abril de, 1966: «Se ve, la basílica de San Pedro, que tiene la cara muy dañada, lo vemos y lloramos». El 1 de agosto, 1966: «Me encontré en frente de la iglesia que llamada de la Escalera Santa, en la plaza adyacente donde se encuentra el obelisco. Estaba puesta como una sala de estar con obispos y cardenales. De repente se derrumba sobre muchos obispos, cardenales y otros, la fachada entera de la iglesia».

En el mensaje del 1 de enero de 1988, una advertencia especial está reservada a los sacerdotes: «Estais pisando mi redil y lo llevais hacia la perdición. ¿Por qué no haces más para dar a conocer mi doctrina? ¿Por qué llevais a mis ovejas a cauces secos y a pastos de mortales hierbas? […]. Me dieron muerte sólo porque mi palabra no era la suya (de los fariseos). Han cerrado la boca y los oidos de mis ovejas. ana cerrado la puerta de mi Iglesia para no entrar y no dejar entrar a mi pueblo”.

En 1982, la Virgen le dio una nueva advertencia a los sacerdotes (que costará a Cornacchiola mucho pesar): «sin signos sacerdotales externos: no sólo viven en la duda de fe, sino atraen a otros a abandonar la fe […] se han emborrachado de mundo y de la falsa modernidad «(op. cit., pp. 172-173).

Una de las visiones más conmovedoras es la de 28 de abril de 1986. Cornacchiola se encuentra en la plaza de San Pedro y Nuestra Señora dice: «aunque se de una orden que piensas que está mal, estás obligado a obedecer, a menos que toque la fe, la moral y la caridad. ¡Entonces no!

El 12 de noviembre de 1986, la Virgen muestra una escena aterradora: «Veo a muchos sacerdotes con sus sotanas y los religiosos y religiosas con su hábito: todos en una fila y los verdugos que los empujan, y arrastran uno por uno en un escenario de madera. Les hizo arrodillarse y les preguntó: «Arroja el hábito». Ante su respuesta de «¡No!’ tomó la cabeza y la puso en un tocón y fueron decapitados por el ejecutor que tenía un hacha.

De 18 de julio de 1996: «Sobre todo muchos de mis sacerdotes hijos, e incluso superiores, caen fácilmente en los brazos de Satanás como hojas secas que caen de un árbol en la brisa».

El 4 de junio de 1964, la Virgen le había dictado a Cornacchiola una petición para «salvar a la humanidad del diluvio de fuego».

El 1 de enero de 1988, el vidente recibe una revelación que abre las puertas del futuro: Sodoma y Gomorra no se arrepintieron, no hicieron penitencia y la justicia cayó sobre ellas. […]. Si no os convertís hierro y fuego descenderán sobre vosotros […]. Lo que se llama la paz no es más que el engaño porque falta la conversión y todo se está preparando para una guerra satánica».

Otro aspecto muy actual es el de 14 de agosto, 1999: «La Virgen me muestra religiosas, sacerdotes, obispos, cardenales y me dice:»¡Sois sordos y tardos! Ven señales que son una llamada, pero no reflexionan en esta realidad. […]. Ellos niegan el Dios Trino y con orgullo se consideran como Dios”

13 de marzo de 2000, Nuestra Señora dice: «la salvación no es reunir todas las religiones para hacer un montón de errores y herejías, sino convertirse a la unidad del amor y la fe».

En la noche 31 de diciembre de 1984: «Me siento transportado en el centro de Roma, exactamente a la Plaza Venecia. Hay una multitud reunida gritando: «¡venganza’. Corría gran cantidad de sangre por todas partes, todo el mundo manchado de sangre. De repente toda esa gente empieza a gritar: ‘Todos a San Pedro! Y siguieron gritando:»¡venganza!. En la plaza interior de la columnata estaban el Papa, cardenales, obispos y sacerdotes. Todo el mundo estaba llorando. Maravilla: están descalzos y la Virgen grita: Arrepentíos!”

21 de de julio de 1998: «Soñé que los musulmanes rodearon la iglesia y cerraron las puertas y por el techo rociaron con gasolina y le prendieron fuego, estando dentro los fieles en la oración y todo estaba en llamas».

En la madrugada del 10 de febrero el año 2000 otro sueño angustiado: «Estoy en San Pedro […] una multitud de bárbaros corre hacia el interior de la basílica matando a todos los que encontraban. […]. Todos los sacerdotes presentes estaban con la sotana, a ambos lados de la iglesia los obispos a la derecha, los cardenales a la izquierda y oraban de rodillas con el rostro en el suelo”.

11 de marzo de, 1970: «qué mal he pasado la noche. Un sueño me tuvo preocupado toda la noche. El Papa rodeado de cardenales y obispos que le gritaban diciendo palabras revolucionarias. […]. El Papa fue preso y echado en un pozo “.

El 21 de septiembre de 1988: «Que no se realice nunca lo que he soñado, es demasiado doloroso, y espero que el Señor no permitirá que el Papa niegue cualquier verdad de la fe y se ponga en lugar de Dios. ¡Cuánto dolor sentía en la noche, mis piernas estaban paralizadas y no podían moverse, por el dolor que se experimenta al ver la Iglesia reducida a un montón de ruinas”.

El 4 de enero, 1992: «Los cristianos están luchando porque ya no tienen un líder que los guíe».

26 de de enero de, 1996: «Ayer por la noche vi la basílica de San Pedro en el fuego».

El 31 de de diciembre de de 1990 María le confía: «Los falsos profetas, que buscan por todos los medios envenenar a las almas, cambian la doctrina de Jesús en doctrinas satánicas; y quitarán el continuo sacrificio de la cruz que se repite en los altares del mundo”.

El 12 de marzo de 1983, la Virgen de la Revelación dice a Cornacchiola: «El peligro está a la puerta, una guerra nuclear, si no se hace lo que yo digo, es inevitable. […]. Hablo a todos, la guerra Atómica está lista, los hombres sin conciencia amenazan usarla, y el peligro está siempre más cerca de lo que cree «.

13 de de julio de, 1998, «hoy he sufrido mucho en un sueño. Era tiempo de guerra y los extranjeros invadieron Italia».

Please follow and like us:
error0

Acerca de Bottega Divina

Bottega Divina difusión del arte y el legado histórico del Catolicismo. Herencia y patrimonio de la Humanidad, camino de salvación. La verdad os hará Libres
Esta entrada fue publicada en Arte Sacro. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Virgen de la Revelación

  1. sandra luz davila dijo:

    gracias por compartir esta vida y revelación importante que vuelve a tocar lo dicho en Fatima, y el libro del padre Gobi, entre otras, la imagen de la señora de la revelación es impresionante y tan cercana a nosotros, ejemplo de estudio y amor por la palabra divina, orar mucho , ayunar, adoración al santísimo, confesión, penitencia vuelven a nuestros corazones pues esto lo repite nuestra señora reina de la paz . Gracias madre por amarnos tanto y recordarnos siempre el camino de salvación.

  2. luiz eduardo perrier Fuentes dijo:

    Es muy bueno saber un poquito mas ttengo la esperanza de ir a la gruta de la 3 fuentes en donde la Virgen apareció a Bruno .se que es milagrosa. Ig

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *