Virgen de la Revelación

1947 Roma, Italia (Abadía de Tre Fontane)
Nuestra Señora de la Revelación
Bruno Cornacchiola, comunista; buscaba matar al Papa.
-Aprobado culto en el lugar.

El Italiano Bruno Cornacchiola,  miliciano anarquista en la guerra civil Española, donde murieron mas de 500.000 personas ese año incluyendo 6.832 clérigos, de los cuales 13 eran obispos, 4.184 sacerdotes, 2.365 religiosos y 283 religiosas, conoció en Zaragoza a un alemán protestante quien lo adoctrino. Este lo puso en contra de la Virgen, de la Eucaristía, y creó en él un odio férreo hacia la Iglesia Católica y al Santo Padre. Le decía que el Papa era la bestia del Apocalipsis y también le inculcó odio hacia los sacerdotes, religiosos y religiosas. Llegó a tener un odio tan grande que cuando terminó la guerra de España se dirigió a Roma y, con la intención de matar al Santo Padre, compró un puñal y gravó sobre él: «Muerte al Papa».

Casado, con tres hijos entonces, ya de regreso en Roma, se dirigía a pasar un día en el campo con su familia, en el lugar donde la tradición católica situó la decapitación de San Pablo, y que al caer la cabeza al suelo rebotó tres veces y milagrosamente hizo brotar tres fuentes.

Sucedió algo extraño: al iniciar el juego con la pelota, ésta se elevó a lo alto y desapareció. Los niños salieron a buscarla, el más pequeño, Juan Franco fue encontrado en una cueva cercana. Ensimismado, de rodillas y con las manitas juntas diciendo en alta voz: Bella Señora. Sus otros dos hijos hicieron lo mismo.

Cuando Bruno les vio en actitud orante levantó aterrado los ojos y dijo: “Dios mío, sálvalos”. Trató de levantarlos del suelo pero no podía, pesaban demasiado. Entonces sintió un dolor inmenso en sus ojos y unas manos blancas que le quitaban como un velo. Cayó de rodillas y una luz muy grande iluminó la gruta y entonces pudo ver una Bella Señora que le decía:

“Soy la que está en la Trinidad divina. Soy la Virgen de la Revelación. Tú me has perseguido. Ya basta. Entra en el redil pues el juramento de Dios es santo. Los nueve viernes que comulgaste te han salvado. Obedece al Santo Padre.”

En el libro El vidente (Salani) de Saverio Gaeta, entre las profecías que la Virgen reveló a Cornacchiola, hay una revelación que habla específicamente  del asesinato de un Papa, también dijo que vio en la misma visión lo que los tres pastorcitos de Fátima,  !El Papa es golpeado por segunda vez, cae de nuevo y muere¡.

En 1970, el vidente escribe: «Un sueño me mantuvo en suspenso durante toda la noche. El Papa rodeado de cardenales y obispos que claman a él diciendo palabras revolucionarias: «No queremos vivir una vida impuesta, sino libre de practicar la religión que nos plazca». El Papa estaba gritando, llorando: «No, no se puede reemplazar con los cultos paganos la adoración de Cristo, la Iglesia ha luchado duro para acabar el ateísmo y la idolatría». «El Papa es tomado y echado en un pozo «.

En las profecías de Cornacchiola hay mucho más: la tragedia de Superga que cobró la vida del equipo de fútbol de Torino, la elección del Beato Papa Pablo VI en 1963, la Guerra de Yom Kipur en 1973, el secuestro y  asesinato de Aldo Moro en 1978, el ataque a San Juan Pablo II en 1981 y el poco conocido de 1982, la explosión del reactor de la central nuclear de Chernobyl en 1986, hasta la caída de las torres gemelas en 2001. Pero también hay revelaciones sobre la plaga de pedofilia del clero y el terrorismo islámico. Profecías que la Iglesia, al menos hasta ahora, no ha dado mucho crédito.

«Yo no soy un brujo, ni un adivino, pero esta  noche soñé de nuevo: estoy en San Pedro justo en frente de la Basílica, se esperaba la llegada del Papa, la gente alrededor gritaba: ‘ahí está, ahí está!’. Me presento ante él, el Papa está en el suelo empapado de sangre, lloro, me despierto y rezo mucho por él »

El 1 de marzo, 1983 Cornacchiola escribe: «Lo que me has mostrado, oh Señor, la sangre en cantidades más el vestido blanco del Papa» que no se haga realidad.

El 21 de septiembre de 1988 tuvo otra visión. «Espero que lo que he soñado nunca se haga realidad, es demasiado doloroso y espero que Dios nunca permitirá que el Papa niegue las verdades de la Fe y se ponga en el lugar de Dios»…

Todo empezó en 1937, cuando Luigina Sinapi oyó llorar a una mujer en una cueva en Roma,  fue al interior de la cueva y vio a la Virgen llorando con los ojos bajos; sorprendida miró alrededor y en un rincón, encontró los restos de un feto, casi con toda seguridad abortado y arrojado en ese lugar oscuro, lejos de ojos indiscretos.

Luego de enterrar al bebe la Virgen le dijo:

“Voy a volver a este lugar para convertir a un hombre que lucha hoy profundamente contra la Iglesia de Cristo y quiere asesinar al Santo Padre (…). Ve ahora a San Pedro, ahí encontrarás una religiosa que te hará conocer a su hermano, que es un Cardenal. A él, tienes que llevar el mensaje. Desde este lugar llegará a Roma el trono de mi glorificación. Debes decirle al Cardenal que pronto será el nuevo Papa.”

Sinapi fue en busca de la mujer, descrita por la Virgen por la apariencia física, y la encontró en San Pedro, era la hermana del Cardenal Eugenio Pacelli.

La mística habló con el Cardenal, que la escuchó, con desconfianza…

10 años después, el mismo año de la aparición, el 5 de octubre de 1947, el Papa Pío XII bendijo una estatua de la Virgen que fue llevada triunfalmente hasta Tre Fontane por más de Cien Mil personas.

El 9 de diciembre de 1949, Cornacchiola se encuentra con el Papa Pio XII, a quien le confiesa que años atrás había planeado matarlo y le pide perdón.

bruno Cornacchiola 2001 bottega

https://youtu.be/yMafIubMAbI

Please follow and like us:
error0

Acerca de Bottega Divina

Bottega Divina difusión del arte y el legado histórico del Catolicismo. Herencia y patrimonio de la Humanidad, camino de salvación. La verdad os hará Libres
Esta entrada fue publicada en Arte Sacro. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Virgen de la Revelación

  1. luiz eduardo perrier Fuentes dijo:

    Es muy bueno saber un poquito mas ttengo la esperanza de ir a la gruta de la 3 fuentes en donde la Virgen apareció a Bruno .se que es milagrosa. Ig

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *