Youcat

El catecismo Youcat, cuando salió contenía algunos errores que fueron enmendados, por ejemplo:

# 420  “¿Puede un matrimonio cristiano utilizar métodos anticonceptivos?”.

“Sí, un matrimonio cristiano puede y debe actuar responsablemente con el don de poder dar vida”.

Fue corregido y ahora dice:

CIC 2370 La continencia periódica, los métodos de regulación de nacimientos fundados en la autoobservación y el recurso a los períodos infecundos (HV 16) son conformes a los criterios objetivos de la moralidad. Estos métodos respetan el cuerpo de los esposos, fomentan el afecto entre ellos y favorecen la educación de una libertad auténtica. Por el contrario, es intrínsecamente mala “toda acción que, o en previsión del acto conyugal, o en su realización, o en el desarrollo de sus consecuencias naturales, se proponga como fin o como medio, hacer imposible la procreación”

  • También contenía algunas ambigüedades, como que en la biblia: “no todo lo que contiene es correcto”

EL TEXTO SAGRADO NO CONTIENE ERRORES

El Texto Sagrado no enseña errores. Fue inspirado por Dios y no puede ser que Dios enseñe la falsedad. Por eso no podrá haber jamás contradicción entre el sentido cierto de la Sagrada Escritura y los resultados seguros de la ciencia, porque no es posible que Dios se contradiga a Sí mismo. Revelación y Naturaleza proceden igualmente de Dios…

FINALIDAD DE LA BIBLIA

Finalidad de la Biblia es enseñarnos lo que es útil para nuestra salvación;esto es, las verdades de orden religioso que tienen por objeto regular nuestras relaciones con Dios y enseñarnos nuestros deberes en este punto. Las ciencias profanas, y, en particular, las físicas y naturales no entran dentro del objeto primario del relato bíblico…

LEÓN XIII A este respecto DECLARÓ:  (Traducción del texto latino hecha por el canónigo lectoral de la S.I. Catedral de Madrid, D. Salvador Muñóz Iglesias, en Doctrina Pontificia. Documentos bíblicos (B.A.C., Madrid, 1955, pág., 232)

In consideratione sit primum scriptores sacros, seu verius Spiritum Dei, qui peripsos loquebatur, noluisse ista (videlicet intimanm aspectabilium rerum constitutionem) docere homines, nulli saluti profutura.

«Se ha de considerar, en primer lugar, que los escritores sagrados, o mejor, el Espíritu Santo, que hablaba por ellos, no quisieron enseñar a los hombres estas cosas (la íntima naturaleza o constitución de las cosas que se ven) puesto que en nada les habían de servir para su salvación.»

El escritor sagrado habla de las cosas naturales, algunas veces en sentido figurado y otras de acuerdo con el lenguaje de su tiempo, que corresponde más a menudo a las apariencias sensibles que a la íntima naturaleza de las cosas.

La Comisión Bíblica, creada  por LEÓN XIII, en octubre de 1902, para dirigir y promover los estudios de la Sagrada Escritura, declara a propósito del Hexaemeron (los seis días de la Creación) del Génesis, lo que sigue:

«No habiendo sido la mente del autor sagrado, al escribir el primer capítulo del Génesis, enseñar de manera científica la íntima constitución de las cosas visibles y el orden completo de la creación, sino más bien proporcionar a su gente una noticia popular en el lenguaje común de aquellos tiempos, acomodada a los sentimientos y capacidad de los hombres, no se ha de buscar en su interpretación escrupulosamente y siempre la propiedad del lenguaje científico».

La naturaleza histórica de los once primeros capítulos del Génesis es confirmada por la Comisión Bíblica («Acta Apostilicae Sedis», vol., XL, 28 enero-27 febrero 1948).

No en el sentido moderno, como si el Libro del Génesis se hubiese escrito según los criterios histórico-científicos de nuestros días o de los historiadores clásicos, que se preocupan de narrar los hechos puntualmente, disponiéndolos, lo mejor que se pueda, en el orden y el espacio de ellos, sino a la manera de los antiguos semitas, que recurrían a un estilo sencillo y figurado, adaptado a la inteligencia de una humanidad menos desarrollada.

El Génesis, refiere los hechos «históricos», esto es, verdaderamente acaecidos. Pero esos hechos verdaderamente acaecidos se presentan según la mentalidad e inteligencia de aquellos antiguos pueblos. Tarea de los exegetas es entresacar ese contenido histórico de la forma polícroma y fascinadora que los cubre. Esa tarea para sabios de mentalidad y cultura tan diversas de las de los antiguos semitas no es fácil. «No ha de perderse por eso el ánimo –advierte el Padre Santo–; no se olvide que ocurre en los estudios humanos como en las cosas naturales: que las obras crecen lentamente y no se consiguen frutos sino después de muchas fatigas.» ( Acta Apostolicae Sedis, 1943)

  • También aceptaba como ciertas algunas hipótesis o teorías que no han sido demostradas y que por el contrario están condenadas por decretos del Magisterio que consideran herejía la “hipótesis de la evolución”. Herejía que también la ciencia cuestiona, ya que la genética ha encontrado refutaciones a la hipótesis de la evolución darwinista, como que la información genética, lejos de incrementar su funcionalidad, se degrada y decae con el tiempo, es decir se degrada o involuciona como pasa a los peces en una cueva aislada que se vuelven ciegos.

  • Se habla también de liberalidad en temas como:
  1. Contracepción. CIC 2370
  2. Homosexualidad. CIC 2357
  3. Eutanasia. CIC 2276
  4. Masturbación. CIC 2352
  5. La Evolución. En 1950 el Papa Pío XII afirmó en la encíclica Humani Generis que: “la fe católica manda defender que las almas son creadas inmediatamente por Dios”.
  • ¿Qué relación tiene la Iglesia con los judíos?

Los judíos son los «hermanos mayores» de los cristianos porque Dios los amó en primer lugar y les habló primero a ellos. El hecho de que Jesucristo, como hombre sea judío, nos une. Que la Iglesia reconozca en él al Hijo de Dios vivo, nos separa. Estamos unidos en la espera de la venida definitiva del Mesías.

CIC 596 Las autoridades religiosas de Jerusalén no fueron unánimes en la conducta a seguir respecto de Jesús (cf. Jn 9, 16; 10, 19). Los fariseos amenazaron de excomunión a los que le siguieran (cf. Jn 9, 22). A los que temían que «todos creerían en él; y vendrían los romanos y destruirían nuestro Lugar Santo y nuestra nación» (Jn 11, 48), el sumo sacerdote Caifás les propuso profetizando: «Es mejor que muera uno solo por el pueblo y no que perezca toda la nación» (Jn 11, 49-50). El Sanedrín declaró a Jesús «reo de muerte» (Mt 26, 66) como blasfemo, pero, habiendo perdido el derecho a condenar a muerte a nadie (cf. Jn 18, 31), entregó a Jesús a los romanos acusándole de revuelta política (cf. Lc 23, 2) lo que le pondrá en paralelo con Barrabás acusado de «sedición» (Lc 23, 19). Son también las amenazas políticas las que los sumos sacerdotes ejercen sobre Pilato para que éste condene a muerte a Jesús (cf. Jn 19, 12. 15. 21).

  • Ningún pecador debe ser amado en cuanto es pecador

Vive justa y santamente el que estime en su valor todas las cosas. Éste será el que tenga el amor ordenado de suerte que ni ame lo que no deba amarse, ni deje de amar lo que debe ser amado, ni ame más lo que se debe amar menos, ni ame con igualdad lo que exige más o menos amor, ni ame, por fin, menos o más lo que por igual debe amarseNingún pecador debe ser amado en cuanto es pecador. A todo hombre, en cuanto hombre, se le debe amar por Dios y a Dios por sí mismo. (San Agustín de Hipona. Sobre la Doctrina Cristiana, L. I, c. 27, n. 28)

Viernes Santo: Oración por la conversión de los judíos .

Oremos también por los pérfidos judíos, para que Dios Nuestro Señor aparte el velo de sus corazones, de modo que ellos también reconozcan a Cristo Nuestro Señor (No se responde «amén», ni se dice «Oremos», ni «Arrodillémonos» o «En pie», sino que inmediatamente se dice:) Omnipotente y sempiterno Dios, Tú que no excluyes de tu Misericordia ni siquiera a los pérfidos judíos, escucha nuestras preces, que te dirigimos por la obcecación de aquel pueblo; de tal modo que, conocida la Verdad de tu Luz, que es Cristo, salgan de sus tinieblas. Por el mismo Cristo Nuestro Señor, Hijo tuyo, que vive y reina en la Unidad del Espíritu Santo y es Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

(MISSALE ROMANVM: Oraciones solemnes del Viernes Santo)

  • ¿Por qué se opone la Iglesia a la pena de muerte?

CIC 2266 A la exigencia de la tutela del bien común corresponde el esfuerzo del Estado para contener la difusión de comportamientos lesivos de los derechos humanos y las normas fundamentales de la convivencia civil. La legítima autoridad pública tiene el derecho y el deber de aplicar penas proporcionadas a la gravedad del delito. La pena tiene, ante todo, la finalidad de reparar el desorden introducido por la culpa. Cuando la pena es aceptada voluntariamente por el culpable, adquiere un valor de expiación. La pena finalmente, además de la defensa del orden público y la tutela de la seguridad de las personas, tiene una finalidad medicinal: en la medida de lo posible, debe contribuir a la enmienda del culpable.

  • ¿Cómo ve la Iglesia a las demás religiones?

Concilio de Florencia (XVII Ecuménico)

•Nadie, ni siquiera los judíos, puede salvarse fuera de la Iglesia.

Firmemente cree, profesa y predica que nadie que no esté dentro de la Iglesia Católica, no sólo paganos, sino también judíos o herejes y cismáticos, puede hacerse partícipe de la vida eterna, sino que irá al fuego eterno que está aparejado para el diablo y, sus ángeles (Mt 25, 41), a no ser que antes de su muerte se uniere con ella; (Denzinger-Hünermann, 1351. Concilio de Florencia. Bula Cantate Domino, de 4 de febrero de 1442)

El Papa Gregorio XVI:
 “Por lo tanto, deben instruirlos en la verdadera adoración de Dios, que es única para la religión católica.” (Summo Iugiter Studio (# 6), 27 de mayo de 1832)
Please follow and like us:
error0

Acerca de Bottega Divina

Bottega Divina difusión del arte y el legado histórico del Catolicismo. Herencia y patrimonio de la Humanidad, camino de salvación. La verdad os hará Libres
Esta entrada fue publicada en Arte Sacro. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *